El Rey de los Unos

Pulso - - TRADER - El au­tor es pa­ne­lis­ta de ra­dio Du­na

no pasa del uno y tan­to, co­mo le ha si­do dos de ca­da tres meses. Si Venezuela es el úni­co que an­da más len­to que no­so­tros”. “Pue­de ser, pe­ro le han to­ca­do tiem­pos di­fí­ci­les” di­je. “Tiem­pos di­fí­ci­les”, con­tes­tó mi ami­go rien­do. “…Eso es jus­ta­men­te lo que me can­só del mi­nis­tro: siem­pre sa­ca una bue­na ex­cu­sa pa­ra jus­ti­fi­car­se. Co­mo que ya no le im­por­ta­ra per­der. Que las ex­por­ta­cio­nes. Que Aus­tra­lia. Que Pe­rú. Siem­pre la sa­li­da per­fec­ta. Pe­ro al fi­nal, cre­ce­mos a la mi­tad del mun­do y siem­pre lo ha­cía­mos al do­ble. Ade­más ha cre­ci­do me­nos que Are­nas!”.

“El pro­ble­ma es el pre­cio del co­bre” se­ña­lé re­co­bran­do las con­vic­ción. “Are­nas tu­vo Ima­cec pro­me­dio de 2%, pe­ro con co­bre de 2,98. Val­dés ha te­ni­do co­bre de 2,39”. El hom­bre vol­vió a la car­ga: “Pe­ro si des­de no­viem­bre el pre­cio pro­me­dio ha si­do 2,63, sin con­tar la subida de ju­lio!!” “Y sa­bes cuán­to he­mos cre­ci­do en esos meses?. Écha­le…” “No sé…1%?” le di­je . “No se­ñor: el Ima­cec pro­me­dio ha si­do 0,5%, la peor ra­cha de los 25 meses. Y no me ven­gas con el cuen­to de la huel­ga en Es­con­di­da”

“Creo que es­tás sien­do muy du­ro. Le ha to­ca­do ju­gar de ar­que­ro y ta­par los go­les“, ar­gu­men­té. “Ima­gí­na­te lo que es que to­dos es­tén con­tra ti to­do el ra­to”. “Ta­pan­do qué go­les? ¿Vis­te el otro día las ci­fras de em­pleo? 103.000 nue­vos em­pleos en el sec­tor pú­bli­co en­tre abril y ju­lio¡! Un 12% de cre­ci­mien­to en 90 días¡! Ya hay ca­si 1 mi­llón de per­so­nas en el sec­tor pú­bli­co. ¿Quién nos pue­de ex­pli­car eso? ¿Có­mo no va a au­men­tar la deu­da? ¿Có­mo no nos van a ha­cer down­gra­de las cla­si­fi­ca­do­ras? El mi­nis­tro re­ci­bió una re­la­ción Deu­da/PGB de 15% y la va a de­jar en 26% y su­bien­do co­mo ca­ñón, ca­si me­dio pun­to por mes ¡Y aho­ra di­ce que el Go­bierno an­te­rior lo de­jó sin hol­gu­ras!

“Qui­zás fue por el cen­so de abril..” di­je, ya ca­si sin ga­nas de dis­cu­tir, “o que las mu­ni­ci­pa­li­da­des es­tán con­tra­tan­do…No sé…Por lo me­nos la Re­for­ma Tri­bu­ta­ria que­dó me­nos ma­la”. Mi ami­go arre­me­tió co­mo fu­ria: “La Re­for­ma Tri­bu­ta­ria es un en­re­do que no en­tien­de na­die. ¿Has vis­to có­mo es­tán de fo­rra­dos los ase­so­res tri­bu­ta­rios? No pa­ran de tra­ba­jar y ha­cer cre­cer las ofi­ci­nas y me­jo­rar los au­tos. Qué le que­da al po­bre em­pre­sa­rio chi­co, que no ca­cha ni una? Re­ma­tó desafian­te: “Acuér­da­te de mi je­fe: des­pués de 6 meses el pro­ble­ma es tu­yo. Ahí es­ta­mos. Y anóta­lo : Es­te mes no pasa del 1,5%. Y el año, de 1,2%. El quin­to peor en 40 años. O el no­veno peor des­de que hay es­ta­dís­ti­cas só­li­das, ha­ce 57 años. ¿Cul­pa de Are­nas?“Yo me que­dé ca­lla­do, pen­san­do qué res­pon­der, por­que el mi­nis­tro me caía bien y lo en­con­tra­ba se­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.