¿Quién es Gary Cohn? La apues­ta de la Ca­sa Blan­ca pa­ra di­ri­gir la Re­ser­va Fe­de­ral

Pulso - - ECONOMIA & DINERO -

En 2015, Cohn afir­mó que no te­nía ar­gu­men­to “le­gí­ti­mo pa­ra ele­var las ta­sas sin que la in­fla­ción es­tu­vie­ra cer­ca, o te­ner al­gu­na sos­pe­cha de que es­tá acer­cán­do­se, a 2%”. El po­si­ble su­ce­sor de Ja­net Ye­llen podría ser una sa­li­da no tan ra­di­cal de una era de ta­sas de in­te­rés más ba­jas, ya que, la evidencia su­gie­re que se­ría in­clu­so aún más blan­do que Ye­llen.

Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Ma­rio Drag­hi, y al go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra, Mark Car­ney.

Fuer­te per­so­na­li­dad

El eco­no­mis­ta es re­co­no­ci­do por po­seer una per­so­na­li­dad do­mi­nan­te, que ha­bría for­ja­do a lo lar­go de to­do sus años en el ban­co es­ta­dou­ni­den­se, ras­go que podría lle­var­lo a te­ner di­fi­cul­ta­des fu­tu­ras con la cul­tu­ra de tra­ba­jo pro­pia de la Fed, don­de pre­do­mi­na un es­ti­lo len­to y con­tem­pla­ti­vo, bas­tan­te ale­ja­do del ver­ti­gi­no­so mun­do de los ne­go­cios.

De he­cho, se­gún el director de tec­no­lo­gía de Gold­man du­ran­te el 2005, Mi­chael Dubno, el eco­no­mis­ta es una per­so­na con ras­gos más agre­si­vos y di­rec­tos, que pue­de ser in­clu­so ca­paz de con­se­guir los ob­je­ti­vos que se pro­pon­ga.

Dubno afir­mó que “Gary es de­fi­ni­ti­va­men­te un pen­sa­dor ins­tin­ti­vo”, de­cla­ran­do que el ase­sor pre­si­den­cial tie­ne aque­llas per­so­na­li­da­des que pue­den lo­grar lo que se pro­po­nen, ca­rac­te­rís­ti­ca que lo lle­vó a la pre­si­den­cia de Gold­man Sachs en­tre los años 2006 al 2017, lue­go de ha­ber in­gre­sa­do a esta or­ga­ni­za­ción co­mo uno más de los mi­les de tra­ba­ja­do­res de la ban­ca.

Sin em­bar­go, no to­dos ven co­mo des­ven­ta­ja su fuer­te per­so­na­li­dad. Sus par­ti­da­rios, co­mo el ex pre­si­den­te de Crea­ti­ve Ar­tists Agency y ex pre­si­den­te de The Walt Dis­ney Com­pany, Mi­chael Ovitz, afir­mó es­tar im­pre­sio­na­do con su per­so­na­li­dad, con­sig­nó Bloom­berg.

“Es un co­mer­cian­te, tie­ne to­da esa sen­sa­ción en su cuer­po, en su ce­re­bro y en la pun­ta de los de­dos”, des­ta­có Ovitz a Bloom­berg.

Su ca­rác­ter y su ma­ne­ra de de­cir las co­sas, “di­rec­tas y sin ro­deos”, podría dar­le más de un pro­ble­ma en su pro­ce­so de am­bien­ta­ción, si es que lle­ga­ra fi­nal­men­te a la pre­si­den­cia del ban­co cen­tral de la primera eco­no­mía mun­dial, con­si­de­ran­do el al­to con­trol de los men­sa­jes que se emi­ten des­de esta ins­ti­tu­ción y las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del car­go, que tie­nen que ver más con pa­pe­leo que con ne­go­cios en sí.

Más for­ma­ción

Se­gún Ri­chard Fisher, ex pre­si­den­te de la Fed de Da­llas, la pre­si­den­cia de la Re­ser­va Fe­de­ral le exi­gi­ría a Cohn te­ner que “leer mu­cho”. Y es que en efec­to, el Ban­co Fe­de­ral to­ma de­ci­sio­nes en con­jun­to con el Co­mi­té Di­rec­ti­vo, en don­de ca­da miem­bro tie­ne un vo­to con el mis­mo pe­so, por lo que la pro­fun­di­dad que al­can­ce ca­da uno en un te­ma es fun­da­men­tal pa­ra la dis­cu­sión.

La pre­si­den­cia de la Fed pue­de ser el car­go de más al­to ran­go, y por con­se­cuen­cia el de ma­yor ex­po­si­ción pú­bli­ca, pe­ro aun así re­quie­re con­ven­cer a los de­más pa­ra con­se­guir la una­ni­mi­dad de los miem­bros y po­der to­mar de­ci­sio­nes con­cre­tas.

El eco­no­mis­ta de So­cié­té Gé­né­ra­le, Omair Sharif, afir­ma que Cohn es el can­di­da­to con las ma­yo­res op­cio­nes de ser elec­to por la ad­mi­nis­tra­ción Trump, pa­ra lue­go en­fren­tar la con­fir­ma­ción del se­na­do. “To­dos los sig­nos de la Ca­sa Blan­ca son que él es el prin­ci­pal con­ten­dien­te”, de­cla­ró Sharif a Bloom­berg News.

An­tes de eso, Cohn de­be con­se­guir que el man­da­ta­rio no le ofrez­ca a Ye­llen una re­pos­tu­la­ción al car­go, per­mi­tién­do­le con­ti­nuar co­mo la prin­ci­pal au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria por los pró­xi­mos cua­tro años, si­guien­do la tra­di­ción de dos pe­río­dos con­se­cu­ti­vos. Si es­to no lle­ga­se a ocu­rrir en fe­bre­ro, se ve­ría co­mo una cla­ra mues­tra de una cri­sis po­lí­ti­ca en el al­to man­do de Es­ta­dos Uni­dos.

Por otra par­te, mu­cho de lo que se di­jo en al­gún mi­nu­to en torno al pre­si­den­te Do­nald Trump y sus trans­for­ma­cio­nes han que­da­do en pau­sa, por lo que una nue­va pos­tu­la­ción de Ja­net Ye­llen tam­po­co se des­car­ta.

A pe­sar de que du­ran­te la cam­pa­ña po­lí­ti­ca de Trump ha­ya ma­ni­fes­ta­do po­ca em­pa­tía ha­cia Ye­llen y otros go­ber­na­do­res del Fed, por sus ta­sas de in­te­rés de­ma­sia­do ba­jas du­ran­te el go­bierno de Ba­rack Oba­ma, el Je­fe de Es­ta­do afir­mó en una en­tre­vis­ta al Wall Street Jour­nal que Ye­llen “es­tá en la ca­rre­ra, ab­so­lu­ta­men­te”.P

“Gary es de­fi­ni­ti­va­men­te un pen­sa­dor ins­tin­ti­vo”

MI­CHAEL DUBNO

“Ten­dría que leer mu­cho, y no sé si eso es lo que le gus­ta­ría ha­cer”

RI­CHARD FISHER

“To­dos los sig­nos de la Ca­sa Blan­ca son que él es el prin­ci­pal con­ten­dien­te”

OMAIR SHARIF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.