El ex­pe­ri­men­to ha­cia la iz­quier­da de la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel

Pulso - - PORTADA - Un re­por­ta­je de MAR­CE­LA VÉ­LEZ-PLICKERT, des­de Fránc­fort

La can­ci­ller ale­ma­na es fa­mo­sa por go­ber­nar no en ba­se a los prin­ci­pios de su par­ti­do, la de­mo­cra­cia cris­tia­na, sino si­guien­do el con­sen­so pú­bli­co. La es­tra­te­gia le ayu­da a ga­nar vo­tos, pe­ro ha de­bi­li­ta­do a su par­ti­do y ha crea­do un nue­vo es­pa­cio, has­ta aho­ra im­pen­sa­ble, pa­ra la de­re­cha.

LA APRO­BA­CIÓN del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual en Ale­ma­nia, el pa­sa­do 30 de ju­nio, no hi­zo más que con­fir­mar al­go que se ha ges­ta­do du­ran­te to­do el li­de­raz­go de An­ge­la Mer­kel: la iz­quier­di­za­ción de la de­mo­cra­cia cris­tia­na. No, la Can­ci­ller no vo­tó a fa­vor de la me­di­da. Pe­ro fue su sor­pre­si­va aper­tu­ra a que el te­ma sea dis­cu­ti­do en el Bun­des­tag lo que fa­ci­li­tó su apro­ba­ción.

Al igual que en Chi­le, con el apo­yo de la DC a las re­for­mas de Mi­che­lle Ba­che­let, la ma­nio­bra de Mer­kel cau­só la mo­les­tia de las ba­ses con­ser­va­do­ras de la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU), es­pe­cial­men­te de su alia­do bá­va­ro Unión So­cial Cris­tia­na (CSU), el ala más con­ser­va­do­ra. A Mer­kel, en ple­na cam­pa­ña en bus­ca de su ter­ce­ra re­elec­ción, no le im­por­tó mucho, ya an­tes ha en­fren­ta­do la opo­si­ción de los con­ser­va­do­res y las ba­ses de su pro­pio par­ti­do. Por el con­tra­rio, las en­cues­tas mos­tra­ban que dos tercios de los ale­ma­nes apo­ya­ban la me­di­da. El can­di­da­to de los so­cia­lis­tas (SPD), Martin Schulz, lo ha­bía le­van­ta­do co­mo su nue­va ban­de­ra de cam­pa­ña, con am­plio res­pal­do de los me­dios y otros par­ti­dos en el Con­gre­so. Co­mo en ca­sos an­te­rio­res, Mer­kel op­tó por la de­ci­sión más po­pu­lar. Aun­que ella mis­ma y su par­ti­do vo­ta­ron en con­tra, la apro­ba­ción del ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio que­da­rá re­gis­tra­do co­mo un hi­to du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción. “Des­de su po­lí­ti­ca so­cial, mi­gra­to­ria y ener­gé­ti­ca, has­ta su pos­tu­ra en los res­ca­tes en la cri­sis del eu­ro, des­de ha­ce años la can­ci­ller, lí­der de la CDU, se ha ale­ja­do de las pos­tu­ras de los elec­to­res tra­di­cio­na­les de su par­ti­do”, afir­man los ana­lis­tas po­lí­ti­cos Matt­hias Geis y Bernd Ul­rich en Die Zeit.

Mer­kel si­guió así la lí­nea de la es­tra­te­gia elec­to­ral que ins­tau­ró des­de li­de­ra el CDU, ha­ce 17 años. “Mo­der­ni­za­ción” y “des­mo­vi­li­za­ción asi­mé­tri­ca” ha si­do de­no­mi­na­do el pro­ce­so de em­pu­jar al par­ti­do de­mó­cra­ta cris­tiano ha­cia la iz­quier­da, cap­tu­ran­do te­mas de los par­ti­dos de ese es­pec­tro pa­ra atraer a sus elec­to­res o des­in­cen­ti­var­los de vo­tar por sus re­pre­sen­tan­tes tra­di­cio­na­les. Un ejem­plo cla­ro es la “Agenda 2010”, di­se­ña­da e ins­ta­la­da por el úl­ti­mo can­ci­ller que tu­vo el SPD, Ge­rard Schrö­der. Las re­for­mas, im­po­pu­la­res en el mo­men­to de su im­ple­men­ta­ción, le cos­ta­ron al SPD per­der la si­guien­te elección. Hoy, el can­di­da­to del SPD, Schulz re­nie­ga de la agenda, mien­tras Mer­kel apa­re­ce co­mo su de­fen­so­ra. Des­pués de to­do, son a es­tas me­di­das, no ins­tau­ra­das por ella, a las que se atri­bu­ye en par­te la sa­lud ac­tual de la eco­no­mía ale­ma­na.

Una can­ci­ller de­mó­cra­ta cris­tia­na co­mo de­fen­so­ra de la agenda so­cia­lis­ta. La mis­ma can­ci­ller que, pa­ra for­mar la ac­tual coa­li­ción de go­bierno, tras no ob­te­ner la ma­yo­ría su­fi­cien­te en las elec­cio­nes de 2013, acep­tó im­ple­men­tar las me­di­das más icó­ni­cas de la agenda del SPD, co­mo la ins­tau­ra­ción del sa­la­rio mí­ni­mo y la re­duc­ción de la edad de ju­bi­la­ción.

Gi­ros en “U”

Sin em­bar­go, hay tres po­lí­ti­cas cla­ve que mar­can el pro­ce­so en el que Mer­kel ha em­bar­ca­do a la coa­li­ción de­mo­cra­ta­cris­tia­na. El pri­mer gol­pe ocu­rrió en mar­zo 2011, cuan­do anun­ció un gi­ro ra­di­cal en su po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca. En ese mo­men­to, el blo­que CDU/CSU go­ber­na­ba con el Par­ti­do Li­be­ral De­mó­cra­ta (FDP) y seis me­ses an­tes ha­bían anun­cia­do una ex­ten­sión de los reac­to­res nu­clea­res co­mo par­te de una “re­vo­lu­ción ener­gé­ti­ca lim­pia y res­pon­sa­ble”. Ase­dia­da por los Ver­des y el sor­pre­si­vo ac­ci­den­te nu­clear de Fu­kus­hi­ma, Mer­kel anun­ció que Ale­ma­nia desis­ti­ría por com­ple­to de la ener­gía nu­clear. “El go­bierno an­te­rior, SPD/Ver­de, que­ría aca­bar con la ener­gía nu­clear ha­cia 2020. Pe­ro yo di­go que cuan­do an­tes, me­jor”. Con esas pa­la­bras Mer­kel sa­cu­dió al es­pec­tro po­lí­ti­co ale­mán. Se la acu­só de po­ner en ries­go su ca­pi­tal po­lí­ti­co y su cre­di­bi­li­dad. El FDP pa­gó el cos­to y su­frió la peor de­rro­ta de su historia en la si­guien­te elección, que­dan­do fue­ra del Bun­des­tag. Los Ver­des y el SPD se que­da­ron sin una de sus prin­ci­pa­les banderas de lu­cha.

Dos años des­pués el gol­pe de ti­món fue va­ló­ri­co. Du­ran­te una dé­ca­da, la CDU/CSU se ha­bían opues­to a la uni­ver­sa­li­za­ción de las guar­de­rías, apo­yan­do la idea de una fa­mi­lia tra­di­cio­nal, en el que el cui­da­do de los me­no­res de tres años de­bía es­tar a car­go de la ma­dre. En 2013, a un mes de la elección, Mer­kel apro­bó el ac­ce­so uni­ver­sal a las guar­de­rías. “Es­te fue un gol­pe al co­ra­zón de los va­lo­res tra­di­cio­na­les del elec­tor del par­ti­do”, afir­ma un ex mi­li­tan­te, quien se des­afi­lió y par­ti­ci­pó de la fun­da­ción del con­ser­va­dor Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD).

A es­to se su­man los ro­ces cons­tan-

“La can­ci­ller, lí­der de la CDU, se ha ale­ja­do de las pos­tu­ras de los elec­to­res tra­di­cio­na­les de su par­ti­do”, di­cen ana­lis­tas.

Acep­tó im­ple­men­tar me­di­das de la agenda del SPD, co­mo sa­la­rio mí­ni­mo y la re­duc­ción de la edad de ju­bi­la­ción.

Na­da re­ve­ló más el quie­bre en­tre Mer­kel y los de­mo­cra­ta­cris­tia­nos que su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria.

tes en­tre Mer­kel, la di­ri­gen­cia de la CDU y la CSU du­ran­te el ma­ne­jo de la cri­sis de deu­da del eu­ro. Al in­te­rior del par­ti­do se opo­nían a fi­nan­ciar los res­ca­tes a Gre­cia, Por­tu­gal, Ir­lan­da o Es­pa­ña. Pe­ro ba­jo la pro­me­sa de que se­rían ca­sos ex­cep­cio­na­les (Gre­cia su­ma ya tres pa­que­tes de res­ca­te) y que “no hay al­ter­na­ti­va” que man­te­ner el eu­ro, Mer­kel lo­gró fi­nal­men­te el vo­to fa­vo­ra­ble del Bun­des­tag.

Sin em­bar­go, na­da re­ve­ló más el quie­bre en­tre la can­ci­ller y los de­mo­cra­ta­cris­tia­nos que su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. La de­ci­sión de abrir las fron­te­ras a un mi­llón de mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, en sep­tiem­bre de 2015 sa­cu­dió las ba­ses del par­ti­do. “En el pa­sa­do, Mer­kel ha­bía de­fen­di­do una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria es­tric­ta y ex­pre­só va­rias ve­ces su es­cep­ti­cis­mo so­bre la po­si­bi­li­dad de otras cul­tu­ras pa­ra in­te­grar­se; y de re­pen­te acep­ta una mi­gra­ción sin lí­mi­tes”, cues­tio­nó en su mo­men­to Ro­land Tichy, pre­si­den­te del think tank Fun­da­ción Lud­wig-Ed­hardt. La me­di­da fue aplau­di­da por los so­cia­lis­tas y los ver­des, y en ge­ne­ral en Ale­ma­nia se vi­vía una eu­fo­ria de la “Cul­tu­ra de la Bien­ve­ni­da”. “Wir schaf­fen das” (“No­so­tros po­de­mos”) se con­vir­tió en un le­ma na­cio­nal. Pe­ro el ata­que ma­si­vo a mu­je­res en la es­ta­ción de tre­nes de Co­lo­nia en el Año Nue­vo de 2015 y el aten­ta­do en el mer­ca­do na­vi­de­ño de Ber­lín el año pa­sa­do, en el que mu­rie­ron 12 per­so­nas, aca­ba­ron con ello. Las pe­que­ñas ho­mo­gé­neas co­mu­ni­da­des que de re­pen­te re­ci­bían de­ce­nas o un cen­te­nar de mi­gran­tes de una cul­tu­ra com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te cau­só un shock cul­tu­ral. La gran can­ti­dad de re­cur­sos pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de los re­cién lle­ga­dos (0,5% del PIB al año) ter­mi­na­ron por de­sen­can­tar a los ale­ma­nes. Los ni­ve­les de apro­ba­ción lle­ga­ron a su ni­vel más ba­jo. Mien­tras, su par­ti­do per­día ad­he­ren­tes.

Pe­ro, co­mo ex­pli­ca Ch­ris­tian Oden­dahl, del think tank Cen­tre for Eu­ro­pean Re­form, Mer­kel sue­le to­mar de­ci­sio­nes ba­sa­da en el con­sen­so pú­bli­co. “Eva­lúa sus op­cio­nes y es­co­ge siem­pre la que le ga­ran­ti­za con­ti­nuar en el po­der”. El ma­les­tar ge­ne­ra­li­za­do por las fa­llas del sis­te­ma mi­gra­to­rio, la pre­sión de la CSU y el sor­pre­si­vo avan­ce del SPD en las en­cues­tas hi­cie­ron que Mer­kel cam­bia­ra, nue­va­men­te, de rumbo. Así, en mar­zo pa­sa­do, anun­ció un en­du­re­ci­mien­to de las re­glas mi­gra­to­rias y pa­ra la en­tre­ga de asi­lo, así co­mo un in­cre­men­to de de­por­ta­cio­nes.

“La po­si­ción de Mer­kel pue­de des­cri­bir­se co­mo ayer un po­co li­be­ral, hoy un po­co so­cia­lis­ta, ma­ña­na un po­co con­ser­va­do­ra. Así, lo­gra ser lo su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­va pa­ra to­dos, y al mis­mo tiem­po no apa­re­ce co­mo una ver­da­de­ra ame­na­za pa­ra nin­gún gru­po”, ex­pli­ca el po­li­tó­lo­go Wer­ner Pat­zelt, uno de los au­to­res en el re­cien­te li­bro “Mer­kel, un ba­lan­ce crí­ti­co”. Pe­ro es­ta es­tra­te­gia, aun­que exi­to­sa en lo elec­to­ral, ha ge­ne­ra­do se­rios ries­gos. El pri­me­ro es la per­so­na­li­za­ción del par­ti­do. Mer­kel no so­lo ha eclip­sa­do cual­quier otro po­si­ble li­de­raz­go, for­ta­le­cien­do el mi­to que “no hay al­ter­na­ti­va” más allá de ella, sino que ha per­so­na­li­za­do al ex­tre­mo al par­ti­do. “Mer­kel ha lo­gra­do de­bi­li­tar a sus ri­va­les apro­pián­do­se de sus te­mas, lo­gra mo­vi­li­zar elec­to­res so­lo por su per­so­na, pe­ro por un plan­tea­mien­to cla­ro de la CDU co­mo par­ti­do”, afir­ma el po­li­tó­lo­go.

Es­pa­cio a la de­re­cha

El otro ries­go que se ha con­cre­ta­do es la apa­ri­ción de un par­ti­do de de­re­cha con­ser­va­dor. En un país don­de la de­re­cha po­lí­ti­ca era has­ta ha­ce po­co ta­bú, la po­si­ción con­ser­va­do­ra de la CDU/CSU tra­di­cio­nal era con­si­de­ra­da de cen­tro. El par­ti­do agru­pa­ba al gran es­pec­tro po­lí­ti­co que no se iden­ti­fi­ca­ba ni con la iz­quier­da ex­tre­ma, ni el li­be­ra­lis­mo va­ló­ri­co de los Ver­des, ni las po­lí­ti­cas so­cia­lis­tas del SPD. Un par­ti­do de cen­tro con­ser­va­dor. Pe­ro po­co que­da. En el úl­ti­mo año “la Unión” de­mo­cra­ta­cris­tia­na per­dió 3% de sus mi­li­tan­tes, aun­que si­gue sien­do el se­gun­do par­ti­do más gran­de, tra­sel SPD, con 575.000 miem­bros, 800 me­nos que los so­cia­lis­tas. Un es­tu­dio del po­li­tó­lo­go Oskar Nie­der­ma­yer mues­tra que des­de 1990, la alian­za CDU/CSU ha si­do la más cas­ti­ga­da con una pér­di­da de 69% de mi­li­tan­tes, mien­tras SPD per­dió 54%.

En el otro ex­tre­mo, AfD au­men­tó 60% sus mi­li­tan­tes re­gis­tra­dos, des­de su crea­ción en 2015. En­tre los fun­da­do­res y prin­ci­pa­les miem­bros hay va­rios ex CDU y ex CSU. El AfD sur­gió co­mo una opo­si­ción a la po­lí­ti­ca de res­ca­tes en la eu­ro­zo­na. De ahí su nom­bre “Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia”, pa­ra desafiar a Mer­kel y su “no hay al­ter­na­ti­va”. Lue­go se con­so­li­dó co­mo opo­si­ción, to­man­do el li­de­raz­go del re­cha­zo a su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. El AfD ha si­do acu­sa­do de ex­tre­ma de­re­cha, na­cio­na­lis­ta y ra­di­cal. Una es­tra­te­gia que an­tes fre­nó el sur­gi­mien­to de otros in­ten­tos de de­re­cha o de lí­nea con­ser­va­do­ra, pe­ro que no ha fun­cio­na­do con el AfD. “Si bien la es­tra­te­gia de Mer­kel ha da­do buen re­sul­ta­do en lo elec­to­ral, tam­bién ha ge­ne­ra­do un am­plio va­cío ha­cia la cen­tro­de­re­cha. Mu­chos CDU de­cep­cio­na­dos se fue­ron al AfD. Lo que el padre de la CSU, Franz Jo­sef Strauß, siem­pre qui­so evi­tar (la apa­ri­ción de un par­ti­do le­gí­ti­mo a la de­re­cha de la Unión) se ha vuel­to una reali­dad ba­jo el man­da­to de Mer­kel”, afir­ma Pat­zelt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.