“Ya ve­re­mos si lle­ga a 3%, por aho­ra du­do que lle­gue allí en un ho­ri­zon­te cer­cano”

Pulso - - EN PORTADA -

¿Ta­sas de la Fed?

la imagen de que Chi­le es­ta­ba en otra li­ga res­pec­to al res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca, en tér­mi­nos de su pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas. Ob­via­men­te que es­ta­mos muy por en­ci­ma de Ve­ne­zue­la y si­mi­la­res -si los hay- en tér­mi­nos de ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro se ob­ser­vó una pen­dien­te ne­ga­ti­va en una di­rec­ción que to­do el mun­do creía era par­te de un pa­sa­do al que nun­ca vol­ve­ría­mos. In­de­pen­dien­te­men­te de cuán bueno pue­da ser el pró­xi­mo go­bierno, la imagen de que to­do pue­de cam­biar rá­pi­do pa­ra mal to­ma­rá más de un pe­rio­do pre­si­den­cial en bo­rrar. Es un ries­go adi­cio­nal, y gran­de, a con­si­de­rar en cual­quier de­ci­sión de in­ver­sión real o fi­nan­cie­ra en nues­tro país.

¿Qué pue­de ha­cer el pró­xi­mo go­bierno pa­ra ayu­dar a bo­rrar es­ta imagen?

—Si el ele­gi­do es Se­bas­tián Pi­ñe­ra, no me ca­be du­da que las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas se­rán téc­ni­ca­men­te me­jo­res, y eso ayudará en el cor­to pla­zo. Pe­ro el pro­ble­ma es más de fon­do, no se tra­ta só­lo de una me­jor ges­tión eco­nó­mi­ca, sino de co­men­zar a re­sol­ver los pro­ble­mas de fon­do que lle­va­ron a la gen­te a vo­tar por un go­bierno de cor­te po­pu­lis­ta. Si no crea­mos las con­di­cio­nes pa­ra que los pro­ble­mas de de­sigual­dad de opor­tu­ni­da­des se pue­dan re­sol­ver efi­cien­te­men­te, la so­cie­dad vol­ve­rá a mos­trar su frus­tra­ción y vol­ve­re­mos a caer en cos­to­sas pseu­do-so­lu­cio­nes po­pu­lis­tas y an­ti­cua­das. Si has­ta los fran­ce­ses, ins­pi­ra­do­res de mu­chas de es­tas, han di­cho bas­ta, des­pués de pa­gar gran­des cos­tos eco­nó­mi­cos por dé­ca­das.

¿Y si no es el ele­gi­do, se­rá el fin del mo­de­lo neo­li­be­ral?

—El ries­go es­tá, con gran­des cos­tos pa­ra el país. El mo­de­lo de mer­ca­do es co­mo la de­mo­cra­cia, im­per­fec­to, pe­ro sus sus­ti­tu­tos más cer­ca­nos es­tán a años luz de ellos.

Es más, en am­bos sus im­per­fec­cio­nes son di­ná­mi­cas, cam­bian en el tiem­po. Por ejem­plo, en el ca­so de la de­mo­cra­cia, mez­cla­da con twit­ter y el iPho­ne, han crea­do un pro­ce­so de se­gre­ga­ción de in­for­ma­ción po­lí­ti­ca ex­tre­ma­da­men­te cos­to­sa. Pre­gún­ten­le a EEUU de es­to, que ter­mi­nó eli­gien­do a Trump!... pe­ro la solución no es ni eli­mi­nar la de­mo­cra­cia, ni los mé­to­dos de co­mu­ni­ca­ción modernos, sino bus­car so­lu­cio­nes den­tro de ellos. Hoy en día, por ejem­plo, se es­tán crean­do apli­ca­cio­nes que in­tro­du­cen alea­to­ria­men­te con­ver­sa­cio­nes del otro la­do po­lí­ti­co en los chats de cor­te po­lí­ti­co. Fa­ce­book usa­rá mé­to­dos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra cla­si­fi­car y di­luir no­ti­cias fal­sas. Y así, con el pa­so del tiem­po y la crea­ti­vi­dad hu­ma­na, trans­for­ma­re­mos las si­ner­gias ne­ga­ti­vas en po­si­ti­vas, y ten­dre­mos un elec­to­ra­do más in­for­ma­do que an­tes. De más es­tá de­cir que eli­mi­nar la de­mo­cra­cia o el iPho­ne po­drían apa­re­cer co­mo so­lu­cio­nes ten­ta­do­ras en el cor­to pla­zo, pe­ro con enor­mes cos­tos pa­ra la so­cie­dad.

Al­go si­mi­lar ocu­rre con la eco­no­mía de mer­ca­do y sus desafíos re­cien­tes. No ca­be du­da que la eco­no­mía de mer­ca­do ha pro­du­ci­do gran pro­gre­so a ni­vel glo­bal, pe­ro tam­bién es cier­to que en las úl­ti­mas dé­ca­das ha pro­du­ci­do gran­des inequi­da­des y per­de­do­res de cor­to pla­zo en su in­ter­ac­ción con el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción y au­to­ma­ti­za­ción tec­no­ló­gi­ca. Al igual que con la de­mo­cra­cia y el iPho­ne, la solución no es­tá en aban­do­nar la eco­no­mía de mer­ca­do y al pro­gre­so tec­no­ló­gi­co, sino en bus­car me­ca­nis­mos den­tro de ellos pa­ra mi­ni­mi­zar sus cos­tos y, even­tual­men­te, dar vuel­ta las si­ner­gias.P

El plano in­ter­na­cio­nal pa­re­ce es­tar mar­ca­do por una re­no­va­da ba­ja del dó­lar a ni­vel glo­bal en un am­bien­te en el que la Fed tar­da­ría más en ele­var la ta­sa de in­te­rés. ¿Cuál es su eva­lua­ción del ám­bi­to glo­bal?

—Es­ta­mos pa­san­do por un mo­men­to po­si­ti­vo pa­ra la eco­no­mía glo­bal. El ti­po de cam­bio es un pre­cio re­la­ti­vo que de­pen­de de mu­chos fac­to­res, no só­lo del di­fe­ren­cial de ta­sas de in­te­rés de cor­to pla­zo. El dó­lar se apre­ció fuer­te­men­te ha­ce un par de años por­que aun­que to­das las eco­no­mías avan­za­das te­nían las ta­sas pe­ga­das al sue­lo, Es­ta­dos Uni­dos iba cla­ra­men­te ade­lan­te en tér­mi­nos de su re­cu­pe­ra­ción. El dó­lar tu­vo otro pe­rio­do de apre­cia­ción im­por­tan­te cuan­do se pro­du­jo la eu­fo­ria de po­si­bles re­for­mas des­pués de la elección de Trump y el con­gre­so re­pu­bli­cano. En los úl­ti­mos me­ses se han per­di­do esas dos ven­ta­jas –Eu­ro­pa y el res­to del mun­do es­tá fi­nal­men­te achi­can­do la brecha de re­cu­pe­ra­ción con EEUU, y la gen­te tie­ne una vi­sión más rea­lis­ta de lo que es Trump-. Ni el Fed, ni nin­gún otro ban­co cen­tral real­men­te de­ter­mi­na la ta­sa de in­te­rés, ellos só­lo tra­tan de apun­tar­le a la ta­sa neu­tral de­ter­mi­na­da por la eco­no­mía y las per­cep­cio­nes de los agen­tes eco­nó­mi­cos res­pec­to a fac­to­res co­mo los men­cio­na­dos arri­ba.

Pa­ra al­gu­nos, Janet Ye­llen “ad­vir­tió” que la ta­sa de in­te­rés neu­tral po­dría si­tuar­se bas­tan­te por de­ba­jo de los ni­ve­les his­tó­ri­cos. Al­gu­nos creen cer­ca­na a 3%. ¿Com­par­te esa vi­sión?

—Lle­vo ha­blan­do des­de ha­ce mu­chos años de un nue­vo equi­li­brio con ta­sas muy ba­jas, prin­ci­pal­men­te pro­duc­to de fac­to­res de ries­go, de­mo­grá­fi­cos, y re­gu­la­to­rios. Si­go en la mis­ma lí­nea. Ya ve­re­mos si lle­ga a 3%, por aho­ra du­do que lle­gue allí en un ho­ri­zon­te cer­cano.

El cos­to de fi­nan­cia­mien­to y el dó­lar ba­jo, y una eco­no­mía chi­na que pa­re­ce for­ta­le­cer­se. ¿Es­ta­mos ad por­tas de un nue­vo ci­clo fa­vo­ra­ble pa­ra los emer­gen­tes? ¿El co­bre vol­ve­rá so­bre US$3 la libra?

—Sí, ya lo es­ta­mos vien­do. Los flu­jos de ca­pi­ta­les a mer­ca­dos emer­gen­tes es­tán re­pun­tan­do, pro­duc­to de las con­di­cio­nes que us­ted des­cri­be ade­más de que se han com­ple­ta­do una se­rie de ajus­tes en mu­chas eco­no­mías emer­gen­tes. Di­fí­cil sa­ber si el co­bre lle­ga­rá a US$3 o no, pe­ro los futuros a un par de años no es­tán muy le­jos de eso. Chi­na es muy im­por­tan­te en to­do es­to, y siem­pre exis­te la in­cer­ti­dum­bre de si lo­gra­rán manejar el ex­ce­so de ex­pan­sión de cré­di­to en una for­ma gra­dual, y aho­ra se han agre­ga­do el ries­go de un po­si­ble con­flic­to co­mer­cial con EEUU, o de las enor­mes re­per­cu­sio­nes de un con­flic­to bé­li­co en­tre es­te úl­ti­mo y Co­rea del Nor­te.

Ha­ce tiem­po que no se veían tan­tos mo­to­res de la eco­no­mía mun­dial fun­cio­nan­do al mis­mo tiem­po: EEUU, Chi­na y aho­ra Eu­ro­pa. ¿Es tan así? ¿Qué con­se­cuen­cias pue­de te­ner es­ta sin­cro­nía?

—Así es, ca­si to­das las ins­ti­tu­cio­nes de­di­ca­das a las siem­pre im­pre­ci­sas predicciones, an­ti­ci­pan un re­pun­te del cre­ci­mien­to glo­bal pa­ra es­te año, y aún más pa­ra el pró­xi­mo. El co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, muy de­pri­mi­do des­pués de la cri­sis sub­pri­me, es­tá mos­tran­do evi­den­cia cla­ras de re­pun­te. El mun­do aún tie­ne mu­chas hol­gu­ras, lue­go no es­pe­ro mu­chas pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias de mo­men­to, aun­que la dis­tri­bu­ción de es­ta in­fla­ción de­pen­de­rá de que vea­mos en ma­te­ria cam­bia­ria.

¿Cuá­les son los ries­gos que us­ted ad­vier­te en su es­ce­na­rio cen­tral?

—Fue­ra de los ries­gos pun­tua­les de Chi­na y con­flic­tos bé­li­cos que ya men­cio­né, veo enor­mes ries­gos, no de gran­des cri­sis, pe­ro sí de una re­cu­pe­ra­ción muy frá­gil. El buen mo­men­to de que es­ta­mos ha­blan­do es­tá ocu­rrien­do en un con­tex­to ex­cep­cio­nal pa­ra la to­ma de ries­go fi­nan­cie­ro –el ex­ce­so de re­torno de ac­ti­vos ries­go­sos so­bre el de los ac­ti­vos se­gu­ros es­tá a ni­ve­les muy ele­va­dos pa­ra es­ta eta­pa de la re­cu­pe­ra­ción, y con una vo­la­ti­li­dad rea­li­za­da de es­tos ac­ti­vos ries­go­sos ex­cep­cio­nal­men­te ba­ja. Es­ta com­bi­na­ción man­tie­ne su va­lua­ción muy ele­va­da, y aun así ape­nas nos al­can­za pa­ra te­ner una re­cu­pe­ra­ción me­dio­cre. La vul­ne­ra­bi­li­dad de es­te es­ce­na­rio a al­gún shock que ele­ve la vo­la­ti­li­dad per­ci­bi­da en for­ma sos­te­ni­da, co­mo un even­to geo­po­lí­ti­co de pri­mer or­den, es muy gran­de.

Ro­goff di­jo en Pul­so que no es­pe­ra una cri­sis fi­nan­cie­ra en 10 o 20 años. ¿Cuál es su aná­li­sis?

—Las gran­des cri­sis nor­mal­men­te lle­gan de án­gu­los que no es­pe­ra­mos, ya que es­tán es­con­di­dos en la com­ple­ji­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Por ejem­plo, el pro­ble­ma cen­tral de la cri­sis del sub­pri­me no fue el pre­cio de las pro­pie­da­des que to­dos veían (eso por sí so­lo ha­bría crea­do una cri­sis me­nor), sino la ex­plo­si­vi­dad de las es­truc­tu­ras fi­nan­cie­ras sen­ta­das en los ba­lan­ces de los ban­cos de in­ver­sio­nes y otras ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras apa­lan­ca­das –la im­por­tan­cia de es­tas só­lo se fue en­ten­dien­do en el me­dio de las cri­sis, pe­ro pa­ra en­ton­ces era tarde y cun­dió el pá­ni­co. Tan­to los agen­tes pri­va­dos co­mo los re­gu­la­do­res apren­den de es­tas cri­sis, lue­go es más di­fí­cil que se re­pi­ta un even­to si­mi­lar en un ho­ri­zon­te re­le­van­te. Pe­ro ya ve­re­mos, la “crea­ti­vi­dad” hu­ma­na es ili­mi­ta­da…

RIES­GOS “Un po­si­ble con­flic­to co­mer­cial con EEUU, o un con­flic­to bé­li­co en­tre es­te úl­ti­mo y Co­rea del Nor­te”.

VI­SIÓN GLO­BAL “El mun­do aún tie­ne mu­chas hol­gu­ras, lue­go no es­pe­ro mu­chas pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias de mo­men­to”.

IM­PAC­TO DE SU GES­TIÓN “Yo no pon­go las ma­nos al fuego por Trump”.

Exis­te preo­cu­pa­ción por las ac­cio­nes de las tec­no­ló­gi­cas ¿Se­rá la pró­xi­ma bur­bu­ja? ¿Ve otra?

—Creo que de­bi­do al me­ca­nis­mo que des­cri­bí, es­ta­mos en­tran­do en una fa­se de un mun­do bi­po­lar, don­de la dis­tan­cia en­tre re­ce­sio­nes y pe­rio­dos de cre­ci­mien­to con es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra es muy cor­ta. El mie­do a es­ta cor­ta dis­tan­cia man­tie­ne las ta­sas ba­jas du­ran­te tiem­pos nor­ma­les, lo que fa­ci­li­ta la es­pe­cu­la­ción de aque­llos que es­tán más op­ti­mis­tas o que ne­ce­si­tan ge­ne­rar re­tor­nos más al­tos. Co­mo di­je an­te­rior­men­te, mien­tras no sal­te la vo­la­ti­li­dad de for­ma sos­te­ni­da, creo que las al­tas va­lua­cio­nes se­rán par­te de es­te frá­gil equi­li­brio ge­ne­ral.

¿Qué pro­ba­bi­li­dad ve de que sal­te la vo­la­ti­li­dad en for­ma sos­te­ni­da?

—Es di­fí­cil asig­nar una pro­ba­bi­li­dad a es­te ti­po de co­sas y de­pen­de del ho­ri­zon­te. Lo pro­ba­bi­li­dad es al­tí­si­ma en un in­ter­va­lo de dos años, pe­ro muy di­fí­cil de de­ter­mi­nar pa­ra los pró­xi­mos seis me­ses, por­que es una co­lec­ción de even­tos ca­da uno de ellos de ba­ja e im­pre­ci­sa pro­ba­bi­li­dad. La vo­la­ti­li­dad sal­ta prin­ci­pal­men­te por tres ti­pos de fac­to­res. Co­rrec­cio­nes téc­ni­cas de mer­ca­dos, re­ce­sio­nes y pro­ble­mas geo­po­lí­ti­cos. La pri­me­ra es im­pre­de­ci­ble, pe­ro no lle­va a cambios sos­te­ni­dos a no ser que quie­bre al­go im­por­tan­te den­tro del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Es­to úl­ti­mo no se ve pro­ba­ble. Tam­po­co es al­ta­men­te pro­ba­ble que cai­ga­mos en una re­ce­sión (por ra­zo­nes dis­tin­tas de un sal­to en la vo­la­ti­li­dad) en el cor­to pla­zo. Nos que­da­mos en­ton­ces con el gran im­pon­de­ra­ble de los pro­ble­mas geo­po­lí­ti­cos… y yo no pon­go las ma­nos al fuego por Trump…P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.