La tran­si­ción de Chi­le

Pulso - - OPINION - La au­to­ra es si­có­lo­ga. VI­VIA­NA SOSMAN

DES­PUÉS DE leer en Qué Pa­sa la emo­ti­va historia de Ales­sia, una in­ge­nie­ra trans­gé­ne­ro que des­de su in­fan­cia

“re­za­ba pa­ra ser una ni­ña”, no po­de­mos se­guir con los ojos ta­pa­dos. A pun­to de cum­plir 36 años y a car­go de una je­fa­tu­ra en sis­te­mas en Cen­co­sud, Ales­sia -en­ton­ces aún Ale­jan­dro- de­ci­dió trans­for­mar su nom­bre y apa­rien­cia de hom­bre a mu­jer. En­ton­ces pa­só por un com­ple­jo pro­ce­so de tran­si­ción de gé­ne­ro: co­men­zó ha­blán­do­lo con su se­ño­ra, y des­pués con su je­fa y sub­al­ter­nos. Su em­pre­sa es una or­ga­ni­za­ción de más de 140 mil per­so­nas, en la cual es­tán de­cla­ra­das po­lí­ti­cas de in­clu­sión que ha­blan de iden­ti­dad de gé­ne­ro, pe­ro no exis­tía un pro­to­co­lo de­fi­ni­do pa­ra ac­tuar en un ca­so de tran­si­ción co­mo el su­yo. La es­tra­te­gia que to­ma­ran se­ría un im­por­tan­te precedente. Es­ta va­lien­te in­ge­nie­ra nos mues­tra la ne­ce­si­dad que tie­nen las per­so­nas trans­gé­ne­ro de vi­vir pú­bli­ca­men­te y tra­ba­jar con trans­pa­ren­cia y dig­ni­dad. An­tes de ha­cer su tran­si­ción, la per­se­guía el mie­do a ser re­cha­za­da y des­pe­di­da, y te­nía mo­ti­vos: ac­tual­men­te, nue­ve de ca­da diez per­so­nas trans no ac­ce­den al tra­ba­jo for­mal. En Chi­le no hay nin­gún es­tu­dio que dé lu­ces cla­ras so­bre el por­cen­ta­je de po­bla­ción que se iden­ti­fi­ca co­mo trans­gé­ne­ro, y a ni­vel mun­dial tam­po­co hay da­tos con­clu­yen­tes. Chi­le es­tá vi­vien­do una sig­ni­fi­ca­ti­va trans­for­ma­ción so­cial, cul­tu­ral y se­xual, y la exi­to­sa tran­si­ción de Ales­sia lo ejem­pli­fi­ca, pe­ro aún que­da mucho por ha­cer. To­da­vía nos cues­ta acep­tar lo dis­tin­to: mu­chas ve­ces, los se­res hu­ma­nos reac­cio­na­mos con mie­do an­te lo ajeno, so­mos in­va­di­dos rá­pi­da­men­te por pre­jui­cios, lo inusual nos ha­ce sen­tir an­gus­tia y ten­de­mos a es­tig­ma­ti­zar, juz­gar y pa­to­lo­gi­zar. Las per­so­nas trans me­re­cen ser res­pe­ta­das y vi­vir se­gún su pro­pia sin­gu­la­ri­dad. La di­fe­ren­cia no pue­de se­guir sien­do ob­je­to de dis­cri­mi­na­ción y re­cha­zo. Es­te ca­so abre una puer­ta pa­ra cons­truir una so­cie­dad más res­pe­tuo­sa, un Chi­le más di­ver­so e in­clu­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.