Cre­ci­mien­to en el cen­tro

La se­ma­na pa­sa­da, el ex Pre­si­den­te Ri­car­do La­gos reali­zó un ges­to al men­cio­nar en un se­mi­na­rio que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es hoy lo prin­ci­pal pa­ra un país co­mo Chi­le.

Pulso - - OPINION -

EL CRE­CI­MIEN­TO eco­nó­mi­co es­tu­vo va­rios años re­le­ga­do del de­ba­te pú­bli­co. Con suer­te se in­cor­po­ró en el dis­cur­so de cier­tas au­to­ri­da­des -en al­gu­nas con más con­vic­ción que en otras-. Re­le­ga­do por la idea de que era la ho­ra de re­par­tir, de que ha­bía que ba­jar de los pa­ti­nes a los ni­ños en lu­gar de su­bir­los, de que los po­de­ro­sos de siem­pre de­bían pa­gar. Ol­vi­da­ron que el cre­ci­mien­to es pri­me­ro pa­ra me­jo­rar la dis­tri­bu­ción de in­gre­sos, pa­ra ma­yor ca­li­dad y co­ber­tu­ra en la edu­ca­ción, pa­ra que las per­so­nas de me­nos in­gre­sos ten­gan tra­ba­jo y sus suel­dos suban de ma­ne­ra más di­ná­mi­ca.

Sin em­bar­go, los efec­tos de la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca de­bi­do a ra­zo­nes ex­ter­nas (fin del ci­clo mi­ne­ro) y tam­bién in­ter­nas (in­cer­ti­dum­bres pro­vo­ca­das por el pro­pio Go­bierno) fre­na­ron la ex­pan­sión del país, hun­die­ron a te­rreno ne­ga­ti­vo las ex­pec­ta­ti­vas y, por en­de, los in­gre­sos del fis­co se vie­ron de­pri­mi­dos, a tal pun­to que re­tor­nó un re­la­ti­vo rea­lis­mo y la agenda so­cial de­bió mo­de­rar­se. No obs­tan­te, con el tiem­po, el cre­ci­mien­to vol­vió a ad­qui­rir el pro­ta­go­nis­mo que nun­ca de­bió per­der, sien­do, qui­zás, la se­ma­na pa­sa­da el mo­men­to cús­pi­de, cuan­do los ex pre­si­den­tes Ri­car­do La­gos y Se­bas­tián Pi­ñe­ra par­ti­ci­pa­ron co­mo ex­po­si­to­res en un se­mi­na­rio. El men­sa­je de La­gos fue el más lla­ma­ti­vo: “Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, en el ca­so de Chi­le la ta­rea nú­me­ro uno es cre­cer. To­do lo de­más es mú­si­ca, si no hay cre­ci­mien­to que sus­ten­te los bue­nos de­seos que to­dos los di­ri­gen­tes tie­nen pa­ra el país”.

Es una bue­na no­ti­cia el que vuel­va a re­le­var­se la tras­cen­den­cia del cre­ci­mien­to; sin em­bar­go, aún hay que ate­rri­zar ese dis­cur­so en una vía concreta pa­ra al­can­zar un ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.