Li­de­raz­go con com­pro­mi­so éti­co

A las em­pre­sas se les pide no só­lo cum­plir la le­ga­li­dad, sino pro­mo­ver al­tos es­tán­da­res éti­cos y una vi­sión de ne­go­cios sos­te­ni­ble.

Pulso - - OPINION - GON­ZA­LO SAID NI­CHO­LAS DA­VIS Gon­za­lo Said es pre­si­den­te de Ge­ne­ra­ción Em­pre­sa­rial; Ni­cho­las Da­vis es vi­ce­pre­si­den­te de Ge­ne­ra­ción Em­pre­sa­rial.

LA EM­PRE­SA es el prin­ci­pal mo­tor del desa­rro­llo y el cre­ci­mien­to del país. Del éxi­to de ella de­pen­de en bue­na par­te la su­pera­ción de la po­bre­za, la con­ti­nua me­jo­ra en la ca­li­dad de vida y el bie­nes­tar de las per­so­nas, y mo­ver a Chi­le en su con­jun­to en la di­rec­ción del pro­gre­so.

Sin em­bar­go, sa­be­mos que la crí­ti­ca a las em­pre­sas es du­ra, que el desafío y la exi­gen­cia so­cial nos es­tán ten­sio­nan­do. La brecha en­tre el desem­pe­ño de las com­pa­ñías y las ex­pec­ta­ti­vas ciu­da­da­nas, am­pli­fi­ca­da por los gra­ves ca­sos em­pre­sa­ria­les de los úl­ti­mos años, ha ayu­da­do sin du­da a ge­ne­rar el ac­tual cli­ma de des­con­fian­za que ame­na­za tan­to a las em­pre­sas co­mo a la so­cie­dad.

Es­te no es un pro­ble­ma co­mu­ni­ca­cio­nal, sino un desafío que apun­ta di­rec­to al co­ra­zón de có­mo en­ten­de­mos el ha­cer em­pre­sa y el rol que es­ta tie­ne en la so­cie­dad.

Da­da la com­ple­ji­dad del mun­do de hoy, des­de ha­ce un tiem­po ya no só­lo im­por­ta qué se ha­ce, sino có­mo se ha­cen las co­sas. En es­ta eco­no­mía glo­bal in­ter­co­nec­ta­da e hí­per trans­pa­ren­te, mu­chas ve­ces no te­ne­mos cla­ri­dad so­bre las me­jo­res di­rec­cio­nes en las cua­les de­be­mos avan­zar pa­ra en­fren­tar me­jor es­tos desafíos.

Por eso, de­be­mos abor­dar con hu­mil­dad nues­tras de­bi­li­da­des, com­par­tir apren­di­za­jes, di­se­ñar en con­jun­to los caminos pa­ra ha­cer­nos car­go de lo que el país es­pe­ra y ne­ce­si­ta de no­so­tros, y cons­truir los nue­vos ma­pas éti­cos que se­rán el pun­to dis­tin­ti­vo y de sus­ten­ta­bi­li­dad de nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes.

Hoy a las em­pre­sas se les exi­ge no só­lo cum­plir con la le­ga­li­dad, sino pro­mo­ver al­tos es­tán­da­res éti­cos y man­te­ner una vi­sión de ne­go­cios sos­te­ni­ble y de lar­go pla­zo. Sin es­to, arries­gan su li­cen­cia so­cial pa­ra ope­rar.

Pe­ro el desafío no es de ca­da em­pre­sa por sí so­la, ya que en un mun­do hi­per­co­nec­ta­do lo que ha­ce o de­ja de ha­cer una de ellas tie­ne im­pac­to en la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial y en la so­cie­dad co­mo un to­do. Por ello, las em­pre­sas re­quie­ren tra­ba­jar man­co­mu­na­da­men­te en ele­var sus es­tán­da­res, ba­sán­do­se en prin­ci­pios cla­ros y en un sen­ti­do del bien co­mún que sea com­par­ti­do y va­lo­ra­do por sus gru­pos de in­te­rés.

Aquí es don­de el rol de los lí­de­res em­pre­sa­ria­les re­sul­ta cru­cial: for­jar un cla­ro tono éti­co des­de la ci­ma de las or­ga­ni­za­cio­nes, de­mos­tran­do com­pro­mi­so con las me­jo­res prác­ti­cas y el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble. Las em­pre­sas, en sus prác­ti­cas y re­la­cio­nes, de­ben ser el re­fle­jo de los va­lo­res y ex­pec­ta­ti­vas de sus di­rec­ti­vos.

SON ELLOS los que de­ben bus­car res­pues­tas a las gran­des pre­gun­tas de es­tos tiem­pos: ¿có­mo res­pon­der a las ex­pec­ta­ti­vas que la so­cie­dad tie­ne? ¿Có­mo dis­mi­nuir los ries­gos le­ga­les y éti­cos? ¿Có­mo abor­dar los erro­res, una vez ocu­rri­dos? ¿Có­mo re­la­cio­nar­se co­la­bo­ra­ti­va­men­te con otras em­pre­sas? ¿Có­mo pa­sar en­ton­ces de las de­cla­ra­cio­nes a la ac­ción?

Las pa­la­bras ins­pi­ran, es cier­to, pe­ro ur­ge con­cre­tar. Un pri­mer ca­mino pa­ra lo­grar­lo es mi­ni­mi­zar la po­si­bi­li­dad de que sur­jan nue­vos ca­sos de ma­las prác­ti­cas: los pro­gra­mas de cum­pli­mien­to, por ejem­plo, se ha­cen car­go de pre­ve­nir y de­tec­tar po­si­bles trans­gre­sio­nes a las le­yes y/o nor­mas. Pe­ro el com­plian­ce co­mo chec­klist es in­su­fi­cien­te. Un ca­mino com­ple­men­ta­rio es ins­pi­rar a las per­so­nas a ac­tuar con sen­ti­do éti­co, es de­cir, con con­cien­cia.

Pa­ra ello, más que un ar­que­ro que ata­je los go­les, se re­quie­re de un en­tre­na­dor del equi­po, que li­de­re a to­do el plan­tel en torno a ob­je­ti­vos y va­lo­res cla­ros, va­lién­do­se de pro­gra­mas sis­te­má­ti­cos fun­da­men­ta­dos en la dig­ni­dad de las per­so­nas, el bien co­mún y, por su­pues­to, la mi­sión de la pro­pia em­pre­sa.

Es­ta es la gran mo­ti­va­ción de la Fun­da­ción Ge­ne­ra­ción Em­pre­sa­rial pa­ra par­ti­ci­par jun­to con la Con­fe­de­ra­ción de la Pro­duc­ción y del Co­mer­cio (CPC) y Vir­tus Part­ners en el en­cuen­tro con los prin­ci­pa­les em­pre­sa­rios de Chi­le en Las Ma­ja­das de Pir­que, don­de es­pe­ra­mos mo­ti­var con es­tas pre­gun­tas y pro­pues­tas, y tra­ba­jar en con­jun­to las res­pues­tas y la ac­ción pa­ra avan­zar en una cul­tu­ra de in­te­gri­dad que cam­bie a las em­pre­sas, a no­so­tros mis­mos y a Chi­le en­te­ro, pa­ra me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.