¿Una nue­va di­rec­ción en las elec­cio­nes de sep­tiem­bre?

Si la Unión (CDU/CSU) con­si­gue 39% que es lo que le da el úl­ti­mo son­deo, aún le fal­ta­rían 12 pun­tos pa­ra al­can­zar la ma­yo­ría.

Pulso - - ACTUALIDAD & POLITICA -

—Si las en­cues­tas apun­tan en la di­rec­ción co­rrec­ta, el AfD lo­gra­rá en­trar al Bun­des­tag en sep­tiem­bre. Los son­deos le dan 9% de in­ten­ción de vo­to, lo su­fi­cien­te pa­ra con­ver­tir­se en un blo­que des­es­ta­bi­li­za­dor al in­te­rior del Con­gre­so, pues im­pe­di­rá la for­ma­ción de alian­zas más tra­di­cio­na­les. Si la Unión (CDU/CSU) con­si­gue 39% que le da el úl­ti­mo son­deo aún le fal­tan 12 pun­tos pa­ra al­can­zar la ma­yo­ría, ser go­bierno, y que Mer­kel sea re­elec­ta. Co­mo en oca­sio­nes an­te­rio­res, los de­mo­cra­ta­cris­tia­nos de­be­rán bus­car un alia­do pa­ra un go­bierno de coa­li­ción. Tras su se­gun­da trau­má­ti­ca ex­pe­rien­cia, en que el par­ti­do prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ce ba­jo la fi­gu­ra de Mer­kel, el SPD ha ju­ra­do no re­pe­tir el rol de so­cio. El FDP, tam­bién con una amar­ga ex­pe­rien­cia pa­sa­da, no pa­re­ce muy dis­pues­to. Una alian­za con La Iz­quier­da (equi­va­len­te al PC, MAS, IC), he­re­de­ros de la RDA, es to­da­vía im­pen­sa­ble y ta­bú. AfD, aun­que con ex CDU/CSU en­tre sus fi­las, ha des­car­ta­do por com­ple­to par­ti­ci­par de una coa­li­ción, ade­lan­tan­do su rol de opo­si­ción. Por eso no ex­tra­ña el co­que­teo en­tre Mer- kel y los Ver­des. Un go­bierno ne­gro y ver­de, en re­fe­ren­cia a los co­lo­res de am­bos par­ti­dos, era al­go has­ta ha­ce po­co inima­gi­na­ble, que so­lo Mer­kel ha he­cho po­si­ble. Has­ta ha­ce cin­co me­ses, el mi­nis­tro de Fi­nan­zas de Ba­va­ria, Mar­kus Sö­der, uno de los hom­bres más in­flu­yen­tes de la Unión de­cla­ra­ba que tal com­bi­na­ción era sim­ple­men­te “im­pen­sa­ble”. El di­le­ma pa­ra los ale­ma­nes es si­mi­lar al de sus pa­res chi­le­nos. ¿De­fien­den sus prin­ci­pios o se afe­rran al po­der? Si la Unión se nie­ga a for­mar alian­za con los Ver­des, las op­cio­nes son po­cas, y abre la puer­ta a una gran coa­li­ción de iz­quier­da en con­tra. De­jar el po­der en Ber­lín no pa­re­ce atrac­ti­vo. Eso ex­pli­ca por qué in­clu­so el lí­der de los más con­ser­va­do­res del par­ti­do, el pre­si­den­te de la CSU, Horst Seeho­fer, sor­pren­dió de­cla­ran­do que una alian­za con los Ver­des no se­ría “có­mo­da”, pe­ro es “ima­gi­na­ble”.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.