Dé­fi­cit fis­cal: di­men­sión éti­ca y can­tos de si­re­na

Pulso - - OPINION - JOR­GE A. YUNIS J. El au­tor es di­rec­tor de em­pre­sas fa­mi­lia­res y fe­llow & men­tor Fa­mily Firm Ins­ti­tu­te-Bos­ton (equity@equitysbc.com).

RE­CHA­ZO LOS ejer­ci­cios de nu­me­ro­lo­gía po­lí­ti­ca por­que es reír­se en nues­tra ca­ra. Tam­po­co acep­to aque­llos su­pues­tos ideo­ló­gi­cos he­roi­cos con que las vo­ce­rías in­ten­tan con­fun­dir la men­te de los chi­le­nos. ¡Exis­ten prin­ci­pios muy só­li­dos! Co­mo aquel que di­ce,

¡“no exis­te el ‘dinero pú­bli­co’, só­lo hay dinero de los con­tri­bu­yen­tes”, por lo tan­to, es­tán gas­tan­do mi pla­ta

(éti­co) pa­ra ha­cer lo que se les ven­ga en ga­na en be­ne­fi­cio po­lí­ti­co. La otra ca­ra es la pro­duc­ti­vi­dad del gas­to pú­bli­co, ver­da­de­ra bur­la to­da vez que es la ma­yor agencia de re­clu­ta­mien­to par­ti­dis­ta (éti­co). Las cla­si­fi­ca­do­ras de ries­go in­ter­na­cio­na­les lo ob­je­ti­van a tra­vés de sus eva­lua­cio­nes. Ini­cia­ron el cas­ti­go a nues­tro país por la “irres­pon­sa­ble bre­cha de res­pon­sa­bi­li­dad” se­gui­da. Mas no se­rá la úni­ca; mi pro­nós­ti­co es que al me­nos se­rán dos cas­ti­gos adi­cio­na­les en los pró­xi­mos 12 me­ses, ya que la con­duc­ta es­tá cla­ro que con­ti­nua­rá (éti­co). Dos de los ele­men­tos del mar­co po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal son po­lí­ti­ca de gas­to pú­bli­co y ges­tión pú­bli­ca. Sus consecuencias son di­rec­tas so­bre la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca (éti­co), la cohe­sión so­cial (éti­co), y la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za (éti­co). Mien­tras el mun­do del progreso (no pro­gre­sis­ta) mi­ra trans­for­ma­cio­nes ra­di­ca­les de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, deses­ca­lan los pa­ra­dig­mas eco­nó­mi­cos, su lé­xi­co se en­ri­que­ce de no­ve­da­des, nues­tro país tie­ne una agen­da de in­te­li­gen­cia ideo­ló­gi­ca co­mo el mi­to de Uli­ses y las si­re­nas. El can­to de las si­re­nas re­pre­sen­ta el po­der del es­pe­jis­mo y el he­chi­zo pa­ra apar­tar al hom­bre de su ru­ta. Los ma­ri­ne­ros, al es­cu­char el se­duc­tor can­to de es­tas cria­tu­ras ma­ri­nas, caían en un es­ta­do abru­ma­dor que los ha­cía es­tre­llar su na­vío con­tra los arre­ci­fes y así nau­fra­gar (éti­co). Nun­ca ol­vi­de­mos es­ta ver­dad fun­da­men­tal: el Es­ta­do no tie­ne más dinero que el que las per­so­nas ga­nan por sí mis­mas. Si quie­re gas­tar só­lo pue­de ha­cer­lo en­deu­dan­do tus aho­rros o au­men­tan­do tus im­pues­tos (éti­co).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.