La eco­no­mía mun­dial si­gue en buen pie

Tras ci­fras del FMI, el cre­ci­mien­to mun­dial que se es­pe­ra pa­ra es­te año es una ex­pa­sión per cá­pi­ta su­pe­rior al pro­me­dio his­tó­ri­co.

Pulso - - OPINION - VA­LEN­TÍN CA­RRIL El au­tor es eco­no­mis­ta y es­tra­te­ga pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca Prin­ci­pal In­ter­na­tio­nal.

DU­RAN­TE EL pre­sen­te año se pro­du­jo un even­to re­la­ti­va­men­te po­co co­mún, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) en su re­por­te “Pers­pec­ti­vas de la eco­no­mía mun­dial” de abril au­men­tó su ex­pec­ta­ti­va de cre­ci­mien­to pa­ra el año en cur­so, por en­ci­ma de su pro­yec­ción de enero.

En su ter­ce­ra re­vi­sión den­tro de 2017 el FMI ha man­te­ni­do su es­ti­ma­do en 3,5%, el cual de ma­te­ria­li­zar­se se­ría un ex­ce­len­te avan­ce lue­go del 3,1% del año pa­sa­do. No só­lo eso, un cre­ci­mien­to de 3,5% es equi­va­len­te al cre­ci­mien­to mun­dial pro­me­dio des­de 1980, un pe­río­do en el cual el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción era ma­yor. En otras pa­la­bras, el cre­ci­mien­to mun­dial que se es­pe­ra pa­ra es­te año es un cre­ci­mien­to per cá­pi­ta su­pe­rior al pro­me­dio his­tó­ri­co.

Es­te buen com­por­ta­mien­to, que se ob­ser­va des­de el año 2010, se de­be fun­da­men­tal­men­te a que la re­cu­pe­ra­ción del mun­do desa­rro­lla­do lue­go de la crisis de 2008 se pro­du­jo al mis­mo tiem­po que las eco­no­mías emer­gen­tes man­te­nían sus bue­nos ni­ve­les de cre­ci­mien­to pro­me­dio. Re­cor­de­mos que en al­gu­nos mo­men­tos hu­bo du­das res­pec­to de la ca­pa­ci­dad de la ma­yor eco­no­mía emer­gen­te, Chi­na, de man­te­ner sus muy ele­va­das ta­sas de cre­ci­mien­to. Pos­te­rior­men­te, la re­ce­sión en la zo­na eu­ro en 2012 y 2013 cau­só una ba­ja en el cre­ci­mien­to mun­dial y an­sie­dad en los mer­ca­dos. Pe­ro des­de 2014 en ade­lan­te se ha con­so­li­da­do una si­tua­ción en la cual to­dos los ma­yo­res cen­tros de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca mun­dial es­tán cre­cien­do, es­to quie­re de­cir Es­ta­dos Uni­dos, las cin­co prin­ci­pa­les eco­no­mías de Eu­ro­pa y la zo­na eu­ro, Ja­pón y los paí­ses que han man­te­ni­do cre­ci­mien­to po­si­ti­vo to­do el pe­río­do, co­mo lo son Chi­na e In­dia.

Si ob­ser­va­mos el de­ta­lle del cam­bio en las es­ti­ma­cio­nes del FMI en su re­por­te de ju­lio hay in­clu­so ma­yo­res ra­zo­nes pa­ra el op­ti­mis­mo. En efec­to, el or­ga­nis­mo ele­vó su pro­nós­ti­co pa­ra el cre­ci­mien­to du­ran­te el pre­sen­te año en las eco­no­mías emer­gen­tes co­mo gru­po pe­ro man­tu­vo su ex­pec­ta­ti­va de 2% pa­ra las eco­no­mías desa­rro­lla­das. A su vez es­to se pro­du­ce de­bi­do a que las al­zas de es­ti­ma­ción, co­mo por ejem­plo la me­jo­ría de 0,5 pun­tos pa­ra Es­pa­ña lle­ván­do­la a un fuer­te 3,2%, es­tán com­pen­sa­das bá­si­ca­men­te por una ba­ja de 0,2 pun­tos en EEUU. Sin em­bar­go, no se apre­cia en la evo­lu­ción re­cien­te de las dis­tin­tas se­ries de da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos de ese país una ra­zón cla­ra pa­ra es­ta re­duc­ción, que lle­vó el cre­ci­mien­to es­ti­ma­do a 2,1%. De he­cho, la es­ti­ma­ción de Prin­ci­pal es­tá en 2,4%. De acuer­do con el re­por­te del FMI, la ba­ja en la es­ti­ma­ción de cre­ci­mien­to pa­ra EEUU tan­to en el pre­sen­te año co­mo el pró­xi­mo se de­be en par­te al ba­jo cre­ci­mien­to efec­ti­vo del pri­mer tri­mes­tre, pe­ro en su ma­yo­ría a que se es­pe­ra que la po­lí­ti­ca fis­cal fi­nal­men­te no va a ser to­do lo ex­pan­si­va que se pen­só ori­gi­nal­men­te, de­bi­do a la in­cer­ti­dum­bre res­pec­to de la na­tu­ra­le­za y la opor­tu­ni­dad de los cam­bios que se planean.

AL RES­PEC­TO, se pue­de co­men­tar que en pri­mer lu­gar el cre­ci­mien­to dé­bil del pri­mer tri­mes­tre o bien no es tal al me­dir­lo en tér­mi­nos anua­les y no se­cuen­cia­les, o bien se re­vir­tió al me­nos par­cial­men­te con la ci­fra pre­li­mi­nar del se­gun­do tri­mes­tre. Adi­cio­nal­men­te si bien par­te del mer­ca­do po­si­ble­men­te ba­sa­ba su op­ti­mis­mo en pla­nes fis­ca­les muy agre­si­vos que hoy pa­re­cen im­pro­ba­bles, tam­bién se apre­cia que hay ana­lis­tas que con­si­de­ran que la me­jor ex­pli­ca­ción de lo que hoy su­ce­de en EEUU es­tá en su­po­ner que es­ta­mos en pre­sen­cia de un shock po­si­ti­vo de ofer­ta agre­ga­da.

El atrac­ti­vo teó­ri­co de es­te ar­gu­men­to ra­di­ca en que per­mi­te ex­pli­car con fa­ci­li­dad el buen cre­ci­mien­to del PIB y la es­ta­bi­li­dad de la in­fla­ción en ni­ve­les ba­jos, pe­se a que va­rios in­di­ca­do­res pe­ro es­pe­cial­men­te el ba­jo des­em­pleo ha­rían su­po­ner un al­za. Sin em­bar­go, sur­ge la pre­gun­ta ¿qué cau­sa es­te shock po­si­ti­vo? Hay fun­da­men­tal­men­te dos po­si­bi­li­da­des. Una es que la pro­duc­ti­vi­dad, que es­tu­vo es­tan­ca­da, ha re­cu­pe­ra­do su cre­ci­mien­to po­si­ble­men­te por nue­vas for­mas de ha­cer uso de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos u otros mo­ti­vos. La se­gun­da es que la agen­da de re­duc­ción de re­gu­la­cio­nes ex­ce­si­vas, que en su gran ma­yo­ría no re­quie­re de apro­ba­ción en el Con­gre­so, ha per­mi­ti­do una me­jo­ra en la pro­duc­ti­vi­dad al me­nos por aho­ra, aun­que po­dría te­ner un cos­to fu­tu­ro en tér­mi­nos am­bien­ta­les y/o de au­men­to de ries­go. Ba­jo es­te es­ce­na­rio se pue­de es­pe­rar que EEUU mues­tre fi­nal­men­te un cre­ci­mien­to del PIB su­pe­rior a la es­ti­ma­ción ac­tual del FMI pe­ro sin mos­trar al­zas en la in­fla­ción, lo cual sig­ni­fi­ca­ría un muy buen mar­co pa­ra la in­ver­sión en ren­ta va­ria­ble, to­da vez que el al­za de ta­sas de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en el país del nor­te se­ría aco­ta­da. Al mis­mo tiem­po, po­dría sig­ni­fi­car una nue­va y po­co co­mún co­rrec­ción al al­za en la es­ti­ma­ción de cre­ci­mien­to mun­dial por par­te del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal en su pró­xi­mo re­por­te es­te oc­tu­bre.

Es­to se tra­du­ce en un buen es­ce­na­rio pa­ra el cre­ci­mien­to de los paí­ses más pe­que­ños y abier­tos al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. La re­cien­te sor­pre­sa po­si­ti­va en el cre­ci­mien­to del PIB de Mé­xi­co en el se­gun­do tri­mes­tre es una se­ñal fa­vo­ra­ble en es­te as­pec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.