La ba­ja equi­dad de gé­ne­ro en la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca

Pulso - - PORTADA - DANIEL FAJARDO CABELLO

La fil­tra­ción de un em­plea­do de Goo­gle que es­cri­bió un ma­ni­fies­to con­tra las ca­pa­ci­da­des de las mu­je­res en la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca, abrió nue­va­men­te el de­ba­te acer­ca de la po­bre par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na de las mu­je­res en es­te sec­tor. En Chi­le, el pa­no­ra­ma no es muy di­fe­ren­te, pe­ro ha­ce unos años va­rias fun­da­cio­nes, el Go­bierno y el sec­tor pri­va­do es­tán tra­tan­do de cam­biar la his­to­ria. Par­tien­do por los co­le­gios.

LAS mu­je­res no es­tán ca­pa­ci­ta­das pa­ra rea­li­zar el mis­mo tra­ba­jo que los hom­bres (…) Es un gran error igua­lar a hom­bres y mu­je­res”.

Es­tas fue­ron al­gu­nas de las fra­ses de un ma­ni­fies­to de diez pá­gi­nas que un em­plea­do de Goo­gle (aho­ra des­vin­cu­la­do) es­cri­bió a las au­to­ri­da­des de la com­pa­ñía y que fue fil­tra­do por in­ter­net, desatan­do un mi­ni­es­cán­da­lo en la fir­ma ca­li­for­nia­na el lu­nes pa­sa­do.

La mi­si­va mos­tra­ba una se­rie de ar­gu­men­tos bio­ló­gi­cos y so­cia­les que con­cluían que las mu­je­res no tie­nen las mis­mas ha­bi­li­da­des que los hom­bres en el ru­bro tec­no­ló­gi­co, des­em­pol­van­do una idea que si bien, qui­zás no se man­tie­ne tan ge­ne­ra­li­za­da, se ha­ce pa­ten­te en las cifras de par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en la in­dus­tria TI, tan­to en Si­li­con Va­lley, co­mo Chi­le. En tér­mi­nos glo­ba­les, es­te sec­tor tie­ne en­tre un 9% y 10% de tra­ba­ja­do­ras en­tre sus fi­las. En nues­tro país, se es­ti­ma que es­ta ci­fra es­tá en­tre el 4% y 5%. Otra ci­fra in­tere­san­te: só­lo 13% de los in­ge­nie­ros del mun­do son mu­je­res.

Otro ejem­plo co­mo el de Goo­gle ocu­rrió ha­ce unos años en la mis­mí­si­ma Ap­ple, cuan­do lan­zó una apli­ca­ción de sa­lud, el Healt­hKit, que era ca­paz de mo­ni­to­rear prác­ti­ca­men­te to­da la in­for­ma­ción de bie­nes­tar de una per­so­na. Pe­ro ol­vi­dó in­cluir un fac­tor que afec­ta a más de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial: el ci­clo mens­trual de las mu­je­res, lo que pro­vo­có un es­cán­da­lo a ni­vel mun­dial.

La con­clu­sión es uná­ni­me: el pro­ble­ma es so­cio­cul­tu­ral. “Las mu­je­res son tan ca­pa­ces co­mo los hom­bres pa­ra desa­rro­llar un tra­ba­jo en el mun­do de la cien­cia, la tec­no­lo­gía o la era di­gi­tal, pe­ro exis­te pro­ble­ma so­cio­cul­tu­ral que se ini­cia en la in­fan­cia, si­gue en el co­le­gio, en la uni­ver­si­dad y lue­go en el mun­do la­bo­ral”, ex­pli­ca Jaime So­to, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Chi­le­na de Em­pre­sas de las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción (ACTI).

Edu­ca­ción: la cla­ve

Des­de el sec­tor pri­va­do, ONG y pú­bli­co, coin­ci­den tam­bién en que la so­lu­ción pa­sa por la en­se­ñan­za bá­si­ca y me­dia. “La edu­ca­ción des­de muy pe­que­ños –sin ha­cer dis­tin­ción– es fun­da­men­tal. La en­se­ñan­za de las cien­cias de la compu­tación y la pro­gra­ma­ción de­be co­men­zar en el kín­der y con­ti­nuar sis­te­má­ti­ca­men­te a lo lar­go de to­da la vi­da es­tu­dian­til”, agre­ga So­to.

Un es­tu­dio del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial es la­pi­da­rio. Cuan­do se le pre­gun­tó a es­tu­dian­tes de Edu­ca­ción Me­dia sus pre­fe­ren­cias pro­fe­sio­na­les, el área de in­ge­nie­ría y tec­no­lo­gía fue ele­gi­da en un 79% por los hom­bres y en un 21% por mu­je­res (ver grá­fi­co).

La in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca, jun­to a una se­rie de fun­da­cio­nes co­men­zó ha­ce unos años una se­rie de ini­cia­ti­vas pa­ra in­cen­ti­var la en­se­ñan­za tec­no­ló­gi­ca en los co­le­gios. Uno de es­tos ca­sos es La­bo­ra­to­ria, una em­pre­sa so­cial que iden­ti­fi­ca, ca­pa­ci­ta y co­lo­ca a jó­ve­nes mu­je­res de ba­jos re­cur­sos por me­dio de cla­ses de pro­gra­ma­ción, a tra­vés de un pro­gra­ma in­ten­si­vo de 4 a 6 me­ses. La ini­cia­ti­va em­pe­zó en Pe­rú ha­ce tres años y hoy es­tá pre­sen­te tam­bién en Mé­xi­co y Chi­le.

José To­más Lo­bo, city di­rec­tor de La­bo­ra­to­ria en Chi­le co­men­ta que hoy exis­te un gran in­te­rés de las mu­je­res por co­men­zar una ca­rre­ra en el sec­tor di­gi­tal, pe­ro hay una fal­ta de opor­tu­ni­da­des im­por­tan­te, “por lo que un mo­de­lo edu­ca­ti­vo con fuer­te fo­co a la em­plea­bi­li­dad ge­ne­ra ma­yor in­te­rés de par­te de las mu­je­res ya que pue­den ver de ma­ne­ra con­cre­ta el va­lor”, di­ce Lo­bo, y agre­ga: “Es­to no es un desafío de un go­bierno o de una or­ga­ni­za­ción, es una ne­ce­si­dad que co­mo so­cie­dad de­be­mos cons­truir en con­jun­to”. En su úl­ti­ma con­vo­ca­to­ria, La­bo­ra­to­ria, lo­gró más de 12.000 pos­tu­la­cio­nes, de la cua­les ca­si 4.000 co­rres­pon­den a Chi­le.

Otra ini­cia­ti­va es Girls in Tech, en­ti­dad sin fi­nes de lu­cro crea­da el 2007 en San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia, en me­dio de Si­li­con Va­lley. Su fun­da­do­ra, Adria­na Gas­coig­ne, tu­vo des­de un prin­ci­pio el ob­je­ti­vo de em­po­de­rar a las mu­je­res en el ám­bi­to del em­pren­di­mien­to tec­no­ló­gi­co. Hoy po­see más de 50 ca­pí­tu­los en to­do el mun­do.

En Chi­le, un gru­po de mu­je­res, en­tre las que es­ta­ban Mai­tet­xu La­rrae­chea, Pa­tri­cia Pe­ña y Carolina Ar­ce, for­ma­ron la ver­sión lo­cal de Girls in Tech Chi­le ha­ce cua­tro años,

La con­clu­sión de to­dos los sec­to­res es ca­si uná­ni­me: el pro­ble­ma en Chi­le y el mun­do es so­cio­cul­tu­ral

La pre­sen­cia de mu­je­res en el ru­bro de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes es de só­lo un 12% en Chi­le

La in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca co­men­zó una se­rie de ini­cia­ti­vas pa­ra in­cen­ti­var la en­se­ñan­za tec­no­ló­gi­ca en los co­le­gios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.