To­do lo de­más es mú­si­ca,

La di­rec­ción y la con­duc­ción es­tra­té­gi­ca no de­ben im­pro­vi­sar­se, así co­mo tam­po­co se pue­de ac­tuar por en­sa­yo y error en los paí­ses.

Pulso - - PORTADA - Por Fran­cis­co Ja­vier Ga­rri­do

LOS PAÍ­SES sos­tie­nen su cre­ci­mien­to so­bre pla­nes bien con­ce­bi­dos y me­jor eje­cu­ta­dos. El cre­ci­mien­to es la ba­se de la es­ta­bi­li­dad de las eco­no­mías con­tem­po­rá­neas, lo que sus­ten­ta uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les de lo que lla­ma­mos es­ce­na­rios en nues­tras es­pe­cia­li­da­des es­tra­té­gi­cas.

Es por tan­to afor­tu­na­da en for­ma y fon­do la ale­go­ría de la que ha­ce uso el ex Pre­si­den­te La­gos en su in­ter­ven­ción en un re­cien­te se­mi­na­rio de Mo­ne­da y de la que ha­ce­mos uso pa­ra ti­tu­lar es­ta co­lum­na (sal­vo un pe­que­ño de­ta­lle al que nos re­fe­ri­re­mos en bre­ve).

En efec­to, no es la fal­ta de ideas lo que ini­cia el pro­ce­so de ma­los re­sul­ta­dos en los paí­ses (ba­jan­do o su­bien­do sus ca­li­fi­ca­cio­nes) y em­pre­sas (con caí­das en la in­ver­sión y al­zas en el des­em­pleo), sino el efec­to que pro­vo­can unos ciu­da­da­nos y elec­to­res po­co in­tere­sa­dos, po­co in­for­ma­dos y de ga­ti­llo rá­pi­do a la ho­ra de opi­nar, y que po­nen al ti­món de la na­ción a los más vo­ci­fe­ran­tes, ca­ris­má­ti­cos o bo­ni­fi­ca­do­res de la cla­se, co­mo si se tra­ta­se de una elec­ción en el cen­tro de alum­nos; pe­ro nun­ca en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad ha da­do lo mis­mo quien lle­ve el ti­món (les pa­so el da­to a los que se per­die­ron la cla­se de his­to­ria uni­ver­sal).

Es por es­to que los lla­ma­dos a di­ri­gir un país de­ben a lo me­nos de­mos­trar que an­te la evi­den­cia de unos es­ce­na­rios don­de se pre­vén unas me­jo­res pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to de me­diano pla­zo pa­ra Chi­le (no así de lar­go pla­zo), cuen­tan con una es­tra­te­gia pa­ra ajus­tar el rum­bo de ni­vel na­cio­nal y con al­can­ce ge­ne­ra­cio­nal (mis­mo ca­so que exi­gi­mos a las em­pre­sas con­si­de­ra­das es­tra­té­gi­cas pa­ra el desa­rro­llo país). Pe­ro los pe­sa­dos he­chos nos mues­tran có­mo a pe­sar de ha­ber pre­vis­to las con­di­cio­nes de es­ce­na­rios en 2015 nos en­con­tra­mos ya con paí­ses co­mo Bra­sil, Chi­le o Ve­ne­zue­la que ter­mi­na­rán 2017 con nue­vas deu­das y an­ti­guas re­ce­tas, que no por ha­ber si­do pre­sen­ta­das en for­ma se­duc­to­ra y apo­ya­das en las ca­lles po­drán jus­ti­fi­car sus de­cli­ves y sus pa­té­ti­cos cre­ci­mien­tos. Fal­ta­rá eva­luar cuá­les de es­tas eco­no­mías lo­gra­rán cam­biar el rum­bo y en cuán­to tiem­po.

Y es que la di­rec­ción y con­duc­ción es­tra­té­gi­ca no de­ben im­pro­vi­sar­se y tam­po­co se de­be ac­tuar por en­sa­yo y error con la con­duc­ción de los paí­ses, por­que co­mo se po­drá ve­ri­fi­car en el ca­so chi­leno quie­nes pa­guen las con­se­cuen­cias e hi­po­te­cas de los “sue­ños de desa­rro­llo que nun­ca lle­gan” se­rán los po­bres y las cla­ses me­dias, que ha­brán ven­di­do su fu­tu­ro a pre­cio de bo­nos cor­to­pla­cis­tas y pro­me­sas de ca­li­dad que nun­ca re­em­pla­za­rán lo que de­bie­ron ha­cer siem­pre con sus pro­pios me­dios y pul­mo­nes.

ES CIER­TO que tan­to las ma­las po­lí­ti­cas co­mo las ma­las con­duc­cio­nes sue­len im­pac­tar y no­tar­se mu­cho más en tiem­pos de ba­jo cre­ci­mien­to, da­do que cuan­do hay me­nos mar­gen de ma­nio­bra el am­bien­te se ten­sa y en­ra­re­ce, tan­to por las ex­pec­ta­ti­vas in­cum­pli­das, co­mo por ma­yor ex­po­si­ción pú­bli­ca de los fa­llos y de­cai­mien­tos que de pron­to a to­dos afec­tan.

He­mos si­do tes­ti­gos de lo que ocu­rre en es­tas con­di­cio­nes: al­gu­nos di­rec­ti­vos sue­len echar mano de las de­li­ran­tes pre­ten­sio­nes de “con­tar con una es­tra­te­gia pa­ra sa­lir ade­lan­te” (que no son más que qui­zá bien in­ten­cio­na­das ideas) y en es­te es­ta­do de con­fu­sión men­tal su­po­nen in­clu­so que las so­lu­cio­nes emer­gen por el so­lo he­cho de pen­sar en ellas (“es­ta­mos vien­do bro­tes ver­des”), o ma­ni­fies­tan reite­ra­das ac­cio­nes in­cohe­ren­tes (“de­be­mos ser más cau­tos, pe­ro nos en­deu­da­re­mos ca­da vez más”) e in­clu­so ab­sur­das (“el país de­be cre­cer, pe­ro les im­pon­dre­mos unas re­for­mas que ni si­quie­ra no­so­tros en­ten­de­mos”).

Una for­ma de diag­nós­ti­co de ta­les es­ta­dos de de­li­rio es­tra­té­gi­co en la di­rec­ción con­sis­te en la de­tec­ción de los ejes so­bre los que se sos­tie­nen las for­mu­la­cio­nes es­tra­té­gi­cas (en ca­so de ha­ber­las) o las vi­sio­nes de fu­tu­ro que ha­yan asu­mi­do quie­nes to­man de­ci­sio­nes de fu­tu­ro en tiem­po pre­sen­te.

En el ca­so lo­cal hay su­fi­cien­tes de­ci­sio­nes que no con­si­de­ra­ron las con­di­cio­nes de es­ce­na­rio y así vi­vi­mos las con­se­cuen­cias de ta­les es­ta­dos de de­li­rio (es­to ha­ce la di­fe­ren­cia en­tre los pro­fe­sio­na­les de la to­ma de de­ci­sión fu­tu­ra y quie­nes jue­gan al azar).

Por tan­to, la re­le­van­cia del cre­ci­mien­to es sin du­da cen­tral pa­ra los pro­gra­mas y pro­yec­cio­nes de las na­cio­nes en el me­dio y lar­go pla­zo. ¿Y qué hay de to­do lo de­más? “Lo de­más” son las con­di­cio­nes que se fa­ci­li­tan y cons­tru­yen pa­ra abo­nar el cre­ci­mien­to, por tan­to son tan com­ple­jas y so­fis­ti­ca­das co­mo la me­jor pie­za mu­si­cal de Mo­zart: de no­so­tros de­pen­de que se tra­te en­ton­ces de un “Ré­quiem” o de una “Pe­que­ña se­re­na­ta noc­tur­na”. En efec­to, “to­do lo de­más” pue­de ser mú­si­ca, pe­ro mú­si­ca de la bue­na. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.