Ve­ne­zue­la: una mi­ra­da ha­cia el abis­mo

Pulso - - OPINION - ÁNGELA VIVANCO M. La au­to­ra es pro­fe­so­ra de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal UC.

LOS QUE CALIFICAN a Ve­ne­zue­la de “de­mo­cra­cia pro­ce­di­men­tal” o de “de­mo­cra­cia im­per­fec­ta”, ade­más de bus­car tér­mi­nos eu­fe­mís­ti­cos y mal apli­ca­dos, evi­tan ha­cer­se car­go de una amar­ga reali­dad que só­lo pue­de abor­dar­se si se re­co­no­ce tal cual es: la Ve­ne­zue­la de Ma­du­ro y sus cóm­pli­ces es una dic­ta­du­ra, sin ape­lli­dos po­si­bles. Co­mo to­das las au­to­cra­cias, la que nos ocu­pa se ca­rac­te­ri­za por tres ras­gos bien de­fi­ni­dos: el to­tal pri­vi­le­gio de un in­te­rés -el del gru­po go­ber­nan­te- so­bre los in­tere­ses del co­lec­ti­vo, sus de­re­chos y ne­ce­si­da­des; el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co no se res­pe­ta en la reali­dad, no exis­te Es­ta­do de De­re­cho, sino la pan­ta­lla ju­rí­di­ca que sir­ve a las ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas de per­pe­tua­ción; y por úl­ti­mo, las pre­rro­ga­ti­vas in­di­vi­dua­les de­pen­den de la bue­na vo­lun­tad del po­der. Es cier­to que Ma­du­ro as­cen­dió al po­der gra­cias a la vo­ta­ción de su pue­blo -no es el úni­co que lue­go de ga­nar su si­tial de­cla­ró su to­tal des­pre­cio a la “so­cie­dad abier­ta”-; tam­bién es cier­to que la si­tua­ción con la opo­si­ción se ha ido po­la­ri­zan­do, pe­ro na­da de eso ex­pli­ca ni jus­ti­fi­ca las tro­pe­lías, las muer­tes dia­rias y la sis­te­má­ti­ca per­se­cu­ción de los opo­si­to­res. En es­tos días en que mu­chos pi­den diá­lo­go y otros pro­po­nen fi­gu­ras me­dia­do­ras del con­flic­to, só­lo nos que­da desear que tan os­cu­ro pe­río­do pue­da su­pe­rar­se con una sa­li­da ins­ti­tu­cio­nal y no vio­len­ta, pro­ba­ble­men­te con ayu­da/pre­sión de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Sin em­bar­go, la en­se­ñan­za que de­ja el dra­ma ve­ne­zo­lano a los de­más paí­ses de Amé­ri­ca es ro­tun­da y te­rri­ble: cui­da­do con los “sal­va­do­res” de la na­ción, con los po­pu­lis­mos que arras­tran oca­sio­na­les ma­yo­rías, con la exa­cer­ba­ción de emo­cio­nes en vez de ideas y con las “re­fun­da­cio­nes”. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.