Mar­xis­mo y DC

Pulso - - OPINION -

Lle­ga­da la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, los tra­ba­ja­do­res en vez de unir­se pa­ra ter­mi­nar con la opre­sión de la bur­gue­sía, si­guie­ron sus ban­de­ras y se ma­ta­ron en el cam­po de ba­ta­lla. ¡Marx equi­vo­ca­do! ¿O los obre­ros? Mu­chos mar­xis­tas de­ci­die­ron en­ton­ces cam­biar de es­tra­te­gia. Cul­pa­bles: las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les. Va­le traer­lo a co­la­ción por la cri­sis que vi­ve la DC, que ha­ce po­lí­ti­ca jun­to con va­rios ac­to­res que bus­can ter­mi­nar con la tra­di­ción ju­deo­cris­tia­na. El PC y el PS si­guen co­que­tean­do con el mar­xis­mo sin com­ple­jos. El mar­xis­mo del si­glo XXI más que bus­car la re­vo­lu­ción pro­le­ta­ria, es­pe­ra ter­mi­nar con la tra­di­ción y los va­lo­res que “so­me­tie­ron” a Oc­ci­den­te, por so­bre to­do con los de cor­te cris­tiano. Co­mo la DC se su­po­ne en­rai­za­da en di­cha tra­di­ción, al­go no cal­za bien en es­to. Qui­zá por es­to es­tá en cri­sis. Mu­chos se dan cuen­ta de es­ta an­ti­no­mia. Mu­chos... sal­vo sus di­ri­gen­tes.

Cris­tián Ga­bler

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.