¿Qué re­ci­bi­rá el pró­xi­mo Pre­si­den­te?

Se ha­rá ne­ce­sa­rio fre­nar la in­cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca en ma­te­ria im­po­si­ti­va, con el ob­je­to de que no si­gan sa­lien­do ca­pi­ta­les y así se re­to­me el ni­vel de in­ver­sión ex­tran­je­ra que tu­vi­mos en el pa­sa­do.

Pulso - - OPINION - La au­to­ra es so­cia de Re­ca­ba­rren & Aso­cia­dos.

SI SE ANALIZAN las re­cau­da­cio­nes tri­bu­ta­rias de los úl­ti­mos años, po­de­mos cons­ta­tar que la ca­ja fis­cal ha es­ta­do muy de­pri­mi­da y, por otra par­te, los gas­tos fis­ca­les com­pro­me­ti­dos van en al­za, lo que nos lle­va a con­cluir que des­de el pun­to de vis­ta fis­cal, el pró­xi­mo Go­bierno tie­ne una ta­rea ti­tá­ni­ca.

Los com­pro­mi­sos de gas­to en ma­te­ria de edu­ca­ción, sa­lud, ju­bi­la­cio­nes y gas­to so­cial es­tán en al­za en ca­si to­dos los pro­gra­mas po­lí­ti­cos, y la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria, en al­gún ca­so se in­cre­men­ta­rá, en otro se man­ten­drá y en otro se re­du­ci­rá, pe­ro sea cual sea la po­si­ción, pa­re­cie­ra que es im­po­si­ble cum­plir con los com­pro­mi­sos si no se cre­ce de ma­ne­ra más agre­si­va, y no se mo­de­ran las pro­me­sas que se nos han he­cho.

En efec­to, la re­cau­da­ción des­de el año 2013 a la fe­cha, me­di­da en dó­la­res, se ha re­du­ci­do en ca­si US$11.000 mi­llo­nes, y es in­fe­rior en más de US$18.000 mi­llo­nes a lo es­pe­ra­do. To­do es­to pe­se al in­cre­men­to de ta­sas de 20% a 24%, y a los in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios pro­duc­to de la re­gu­la­ri­za­ción de in­ver­sio­nes en el ex­te­rior, que ge­ne­ró una re­cau­da­ción de US$1.500 mi­llo­nes, y del pa­go sus­ti­tu­ti­vo al FUT que ge­ne­ró US$867 mi­llo­nes en 2015 y 2016, y US$1.314 mi­llo­nes en 2017.

Adi­cio­nal­men­te, si ana­li­za­mos los im­pues­tos re­cau­da­dos por la re­gu­la­ri­za­ción de in­ver­sio­nes en el ex­te­rior, hay US$18.000 mi­llo­nes que con­tri­bu­yen­tes re­si­den­tes en Chi­le pue­den re­tor­nar li­bres de im­pues­to, y por el la­do del im­pues­to sus­ti­tu­ti­vo al FUT hay a lo me­nos US$15.000 mi­llo­nes re­gis­tra­dos co­mo in­gre­sos no ren­ta, su­mas que pue­den ser li­bre­men­te re­ti­ra­das por los con­tri­bu­yen­tes fi­na­les.

En tér­mi­nos sim­ples, hay más de US$33.000 mi­llo­nes de in­gre­sos no tri­bu­ta­bles que per­mi­ti­rán a so­cios, ac­cio­nis­tas de em­pre­sas, o con­tri­bu­yen­tes de im­pues­to glo­bal com­ple­men­ta­rio o adi­cio­nal, re­ti­rar es­tas su­mas, sin tri­bu­tar con los im­pues­tos fi­na­les, lo cual re­du­ci­rá la re­cau­da­ción por los pró­xi­mos años a ni­vel de per­so­nas na­tu­ra­les de al­tos in­gre­sos, con lo cual el uso del 65% del cré­di­to del im­pues­to de pri­me­ra ca­te­go­ría, só­lo afec­ta­rá a los in­gre­sos me­dios.

Por otra par­te, se ha­rá ne­ce­sa­rio fre­nar la in­cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca en ma­te- ria im­po­si­ti­va, a ob­je­to de que no si­gan sa­lien­do ca­pi­ta­les des­de Chi­le, y po­da­mos re­to­mar el ni­vel de in­ver­sión ex­tran­je­ra que tu­vi­mos en el pa­sa­do.

Chi­le no se­rá com­pe­ti­ti­vo si las de­fi­ni­cio­nes tri­bu­ta­rias no se en­cuen­tran cla­ra­men­te re­gu­la­das en la ley, se dic­tan ins­truc­cio­nes que lle­nan va­cíos le­ga­les, se califican ope­ra­cio­nes no re­gu­la­das en la ley co­mo ac­tos gra­va­dos, o se so­bre­car­ga al con­tri­bu­yen­te con re­que­ri­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos que co­pan su tiem­po en lu­gar de de­jar­lo em­pren­der.

Tam­po­co ha­brá cer­te­za y se­gu­ri­dad si los tri­bu­na­les de jus­ti­cia no re­suel­ven las con­tro­ver­sias de ma­ne­ra rá­pi­da y jus­ta, sien­do “vis­tos y se con­fir­ma” a fa­vor del SII la re­gla ge­ne­ral, al no exis­tir es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria en los tri­bu­na­les su­pe­rio­res de jus­ti­cia.

Da­da es­ta reali­dad, se­rá ne­ce­sa­rio eva­luar cui­da­do­sa­men­te los pro­gra­mas pre­si­den­cia­les, ya que no só­lo se­rá ne­ce­sa­rio con­tro­lar el gas­to, sino que se de­be­rá in­cen­ti­var el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, y el con­su­mo, au­men­tan­do así la re­cau­da­ción por im­pues­to a la ren­ta de las em­pre­sas e IVA. Se de­be­rá po­ner én­fa­sis en otor­gar cer­te­za al ciu­da­dano, tan­to en las re­so­lu­cio­nes del SII, así co­mo de los tri­bu­na­les su­pe­rio­res de jus­ti­cia.

Si no vol­ve­mos a ser un país or­de­na­do en es­tas ma­te­rias, nun­ca lle­ga­re­mos al desa­rro­llo al que tan­to as­pi­ra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.