In­ver­sio­nes so­cial­men­te res­pon­sa­bles

Un in­ver­sio­nis­ta lo­gra te­ner una vi­sión pri­vi­le­gia­da res­pec­to del ti­po de ries­go de ima­gen al que un sec­tor es­tá ex­pues­to.

Pulso - - TRADER - WAGNER GUIDA El au­tor es ge­ren­te ge­ne­ral de Itaú AGF.

SI ha­ce­mos una en­cues­ta en Chi­le so­bre si “las in­ver­sio­nes am­bien­tal y so­cial­men­te res­pon­sa­bles” son im­por­tan­tes, es pro­ba­ble que el 99% di­ga sí, lo es. En­ton­ces ¿por qué en el país ca­si no exis­ten ins­tru­men­tos en­fo­ca­dos en in­ver­sio­nes res­pon­sa­bles?

la men­ta­li­dad del “in­ver­sio­nis­ta” no siem­pre es la mis­ma que la “ciu­da­da­na”. Con mer­ca­dos al al­za, un in­ver­sio­nis­ta quie­re ma­xi­mi­zar su ga­nan­cia; en tan­to en mer­ca­dos ha­cia la ba­ja, los in­ver­sio­nis­tas pa­san a ac­ti­vos con me­nor ries­go. En am­bos ca­sos, la sus­ten­ta­bi­li­dad que­da en se­gun­do plano.

La de­fi­ni­ción clá­si­ca de In­ver­sio­nes So­cial­men­te Res­pon­sa­bles (en in­glés, SRI) es aque­lla que bus­ca un re­torno fi­nan­cie­ro agre­ga­do a un re­torno so­cial, o que por lo me­nos atien­da re­qui­si­tos de sus­ten­ta­bi­li­dad, don­de el im­pac­to al me­dio am­bien­te o a la so­cie­dad en ge­ne­ral, sean cons­truc­ti­vos en el tiem­po.

Lo que po­cos in­ver­sio­nis­tas sa­ben es que las em­pre­sas que bus­can un en­fo­que so­cial y de sus­ten­ta­bi­li­dad son me­jor eva­lua­das, y en el lar­go pla­zo sus ac­cio­nes pre­sen­tan un me­jor re­torno ajus­ta­do al ries­go. Hay es­tu­dios aca­dé­mi­cos en una di­ver­si­dad de paí­ses que lo com­prue­ban. Al res­pec­to, su­gie­ro leer Shed­ding Light on Res­pon­si­ble In­vest­ment (Mer­cer, 2009).

Las SRI son in­ver­sio­nes que ne­ce­sa­ria­men­te mi­ran lo am­bien­tal, lo so­cial y los as­pec­tos de go­bierno cor­po­ra­ti­vo en su con­jun­to. Es de­cir, cuan­do nos re­fe­ri­mos a SRI es­ta­mos ha­blan­do de có­mo las em­pre­sas li­dian con ecoe­fi­cien­cia, uso del agua, bio­di­ver­si­dad, cam­bio cli­má­ti­co; có­mo li­dian con sus co­la­bo­ra­do­res, pro­vee­do­res, co­mu­ni­da­des don­de es­tán pre­sen­tes, in­ver­sio­nis­tas e in­clu­so có­mo se con­for­ma la di­ver­si­dad de gé­ne­ro en sus di­rec­to­rios (en es­te úl­ti­mo te­ma, ver Cen­ci, Hoep­ner, Re­zec, Schertler, 2012).

Al atri­buir va­lor en las ac­cio­nes po­si­ti­vas que desa­rro­llan es­tas com­pa­ñías, un in­ver­sio­nis­ta lo­gra te­ner una vi­sión pri­vi­le­gia­da res­pec­to del ti­po de ries­go de ima­gen al que un sec­tor es­tá ex­pues­to, por ejem­plo, even­tua­les co­lu­sio­nes, o cuán pre­pa­ra­das es­tán las pa­ra los desafíos de re­la­ción con sus co­la­bo­ra­do­res, si los cam­bios de cli­ma pue­den mo­di­fi­car sus re­tor­nos y, fi­nal­men­te, si por al­gu­na ra­zón el cos­to pa­ra ac­ce­der a ca­pi­ta­les pue­da ser más ba­jo o más al­to.

In­ser­tar es­te pro­pó­si­to de sus­ten­ta­bi­li­dad en el mun­do de las in­ver­sio­nes per­so­na­les es fun­da­men­tal, no so­lo pa­ra apro­xi­mar la men­ta­li­dad in­ver­sio­nis­ta de la men­ta­li­dad ciu­da­da­na, sino tam­bién pa­ra me­jo­rar el re­torno pon­de­ra­do por ries­go de cual­quier por­ta­fo­lio de in­ver­sión.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.