La dé­bil po­si­ción de las py­mes fren­te a los ci­be­ra­ta­ques

Pulso - - PORTADA - CA­MI­LA CASTILLO

In­ci­den­tes de es­te ti­po, pue­den lle­gar a cos­tar a una pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa al­re­de­dor de US$86.500. En­tre los ata­ques más re­cu­rren­tes en las py­mes se en­cuen­tran el phis­hing y el malwa­re. Wan­naCry de­jó una vez más en evi­den­cia lo crí­ti­co de la se­gu­ri­dad en es­te seg­men­to.

—Las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas son las com­pa­ñías más ex­pues­tas y vul­ne­ra­bles a re­ci­bir un ci­be­ra­ta­que. Es­to, se­gún el úl­ti­mo in­for­me de “Vul­ne­ra­bi­li­dad de Em­pre­sas en Ci­ber­se­gu­ri­dad” de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Co­mer­cio, Ser­vi­cios y Tu­ris­mo (CNC), el cual sos­tie­ne que 34,6% de las py­mes na­cio­na­les su­frie­ron du­ran­te 2016 un ata­que ci­ber­né­ti­co. Si­tua­ción que mu­chas ve­ces se des­en­ca­de­nó por fal­ta de pre­su­pues­to, per­so­nal o in­fra­es­truc­tu­ra den­tro de las em­pre­sas de me­nor ta­ma­ño.

Un só­lo in­ci­den­te de es­te ti­po, pue­de cos­tar­le a una gran em­pre­sa US$860 mil en pro­me­dio, pe­ro pa­ra una py­me, es­ta si­tua­ción pue­de al­can­zar los US$86.500, se­gún da­tos de Kas­persky Lab.

Aun­que los da­tos de Kas­persky se re­fie­re a un es­tán­dar de py­me de paí­ses desa­rro­lla­dos, una ci­fra si­mi­lar o al­go más ba­ja, es inima­gi­na­ble de pa­gar por par­te de las py­mes chi­le­nas, to­man­do en cuen­ta que se­gún in­for­ma­ción que pro­por­cio­na el Ser­vi­cio de Im­pues­to In­ter­nos (SII), el mon­to anual de ven­tas de una py­me pue­de va­riar en­tre los US$7 mil a apro­xi­ma­da­men­te US$22 mil.

De he­cho, se­gún un re­por­te de Pan­da Se­cu­rity, del to­tal de em­pre­sas en el mun­do, un 43% de los ata­ques se con­cen­tran en las py­mes. Lue­go de en­fren­tar es­tos ata­ques, só­lo un 40% de es­tas se re­cu­pe­ra.

¿A QUÉ ATA­QUE ES­TÁN EX­PUES­TAS?. El fa­mo­so Wan­naCry fue uno de los úl­ti­mos ata­ques ci­ber­né­ti­cos que afec­tó a más de 150 paí­ses y ge­ne­ró una gran preo­cu­pa­ción a ni­vel mun­dial.

Sin em­bar­go, a pe­sar de que la si­tua­ción se con­tro­ló, en los úl­ti­mos me­ses han apa­re­ci­do nue­vos ca­sos de ci­ber­de­lin­cuen­cia. Hoy exis­ten dos gran­des ame­na­zas que pue­de aten­tar con­tra las py­mes na­cio­na­les: por una par­te es­tá el phis­hing (que re­ve­la da­tos per­so­na­les aso­cia­dos a una cuen­ta co­rrien­te o tar­je­ta de cré­di­to) el cual du­ran­te los me­ses que va del año, apre­ció un im­por­tan­te au­men­to, su­peran­do la su­ma de to­dos los even­tos re­por­ta­dos en­tre 2015 y 2016 (ver in­fo­gra­fía).

Por otra par­te, es­tá el

ran­som­wa­re

malwa­re, soft­wa­re que se in­fil­tra en una PC sin el con­sen­ti­mien­to de su pro­pie­ta­rio.

En es­te con­tex­to, Lu­cas Paus, in­ves­ti­ga­dor de se­gu­ri­dad de ESET La­ti­noa­mé­ri­ca, se­ña­la que “po­dría­mos in­tuir que las preo­cu­pa­cio­nes o ries­gos per­ci­bi­dos por las em­pre­sas es­tán dis­mi­nu­yen­do, por lo cual no se­ría sor­pren­den­te que qui­zá es­to se tra­duz­ca en el au­men­to de in­ci­den­tes en el fu­tu­ro” (ver in­fo­gra­fía).

A su vez, Eduar­do Ro­mán, di­rec­tor de pro­duc­tos y so­lu­cio­nes mó­vi­les de Sam­sung Chi­le in­di­ca que “los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les son una puer­ta de en­tra­da a los ata­ques ci­ber­né­ti­cos, ya que aun­que un 99% de ellos son di­ri­gi­dos a gran­des pla­ta­for­mas y só­lo un 1% del ries­go es­tá en los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, esa pe­que­ña ven­ta­na pue­de sig­ni­fi­car un 99% de pro­ble­mas pa­ra la or­ga­ni­za­ción, por­que pue­de afec­tar to­dos los sis­te­mas co­nec­ta­dos en lí­nea”.

Por su par­te, des­de Mo­vis­tar Chi­le ad­vier­ten que “los de­sa­fíos en ci­ber­se­gu­ri­dad pa­ra las py­mes se re­la­cio­nan con po­der co­nec­tar de for­ma há­bil y es­tra­té­gi­ca el fo­co de ne­go­cio con su ope­ra­ción, jun­to con ge­ne­rar una cul­tu­ra de vida di­gi­tal se­gu­ra al in­te­rior de la or­ga­ni­za­ción, don­de exis­ta con­cien­cia y pro­to­co­los de ac­ción pa­ra el tra­ta­mien­to de la in­for­ma­ción”.

EL ESLABÓN MÁS DÉ­BIL. Se­gún el es­tu­dio ESET Se­cu­rity Re­port 2017, el año pa­sa­do ca­si la mi­tad de las em­pre­sas la­ti­noa­me­ri­ca­nas su­frió una in­fec­ción con malwa­re. Un 16% des­cri­bió que di­chas in­fec­cio­nes fue­ron con va­rian­tes de ran­som­wa­re.

An­te es­to, des­de ESET sos­tie­nen que al in­ten­tar rea­li­zar pro­yec­cio­nes en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, hay que te­ner en cuen­ta que no to­das las in­dus­trias po­seen el mis­mo gra­do de evo­lu­ción en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, ni tam­po­co un mis­mo pre­su­pues­to. “En es­te sen­ti­do, el cos­to de es­tas so­lu­cio­nes de­pen­de­rá en gran me­di­da del ta­ma­ño de la em­pre­sa y can­ti­dad dis­po­si­ti­vos en la red. Cla­ro que tam­bién los ries­gos y los cos­tos de un in­ci­den­te son pro­por­cio­na­les al ta­ma­ño de la em­pre­sa”, di­ce Paus.

En­tre los consejos que dan los ex­per­tos, en pri­mer lu­gar se de­be con­tar con ser­vi­do­res y so­lu­cio­nes an­tis­pam pa­ra evitar vi­rus en los co­rreos elec­tró­ni­cos. Asi­mis­mo, sos­tie­nen que uti­li­zar ver­sio­nes an­ti­guas de soft­wa­re pre­sen­ta un ries­go, por lo que es im­por­tan­te rea­li­zar ac­tua­li­za­cio­nes de ma­ne­ra con­ti­nua.

Por úl­ti­mo ad­vier­ten que es im­por­tan­te edu­car a los co­la­bo­ra­do­res de las py­mes a uti­li­zar co­rrec­ta­men­te sus equi­pos per­so­na­les, ya que gran par­te de ellos los uti­li­za pa­ra tra­ba­jar, con­vir­tién­do­se “en eslabón más dé­bil de la ca­de­na”, acla­ran los es­pe­cia­lis­tas.P

Una de las ven­ta­jas de la mo­da­li­dad cloud com­pu­ting es que las py­mes pue­den de­jar en ma­nos de ter­ce­ros al­gu­nos ser­vi­cios in­for­má­ti­cos, re­du­cien­do ries­gos en se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.