Ser­vi­cios mí­ni­mos y au­to­ma­ti­za­ción

Creer que las em­pre­sas in­vier­ten en tec­no­lo­gía y au­to­ma­ti­za­ción de sus pro­ce­sos só­lo pa­ra tra­tar de per­ju­di­car a los sin­di­ca­tos y tra­ba­ja­do­res, es in­sen­sa­to.

Pulso - - PORTADA -

EL MINISTRO de Ha­cien­da, Rodrigo Val­dés, ha da­do una se­ñal im­por­tan­te acer­ca de su con­cep­ción de los ser­vi­cios mí­ni­mos, la que en prin­ci­pio pa­re­ce ser más fle­xi­ble que la es­ta­ble­ci­da por la Di­rec­ción del Tra­ba­jo. Se tra­ta de una ma­te­ria que con la Re­for­ma La­bo­ral ya en ré­gi­men se ha con­ver­ti­do en un pun­to de de­ba­te e in­ter­pre­ta­ción que de se­gu­ro se pro­lon­ga­rá, de­bi­do a los in­nu­me­ra­bles ca­sos di­fe­ren­tes don­de hay que re­sol­ver.

Sin em­bar­go, más allá de es­te in­ten­to de re­gu­lar la he­te­ro­ge­nei­dad, la dis­cu­sión pú­bli­ca ha ser­vi­do pa­ra ini­ciar la re­vi­sión de una cues­tión inevi­ta­ble: los cam­bios en el tra­ba­jo por la tec­no­lo­gía y la sus­ti­tu­ción por má­qui­nas. La CUT ha exi­gi­do que es­te pro­ce­so sea de­fi­ni­do co­mo re­em­pla­zo y, por tan­to, sea ilegal; el pre­si­den­te de la CPC, Al­fre­do Mo­reno, ha con­tes­ta­do que los pro­ce­sos de ma­yor tec­no­lo­gía son inevi­ta­bles en la em­pre­sa mo­der­na. Pue­de ser una pa­ra­do­ja, pro­ba­ble­men­te ne­ce­sa­ria, que en el aná­li­sis del mer­ca­do la­bo­ral y el de­re­cho a huel­ga se de­ba­tan aque­llas ma­te­rias que tan­to fal­ta­ron en la tra­mi­ta­ción de la Re­for­ma La­bo­ral.

Lla­ma la aten­ción que exis­tan per­so­nas que ase­ve­ren que la au­to­ma­ti­za­ción de los pro­ce­sos y la in­ver­sión en tec­no­lo­gía es­tán pen­sa­das pa­ra afec­tar a los tra­ba­ja­do­res o dis­mi­nuir la for­ta­le­za del sin­di­ca­to. Pen­sar eso es sim­ple­men­te no en­ten­der có­mo fun­cio­na una em­pre­sa ni qué ele­men­tos mue­ven su to­ma de de­ci­sio­nes. La po­si­ción que ha adop­ta­do la CUT es in­sen­sa­ta. El fin de es­ta in­ver­sión es ga­nar efi­cien­cia y, por en­de, ha­cer más sos­te­ni­ble la vida de la em­pre­sa. La úl­ti­ma pa­la­bra la tie­ne la Di­rec­ción del Tra­ba­jo, que re­sol­ve­rá es­ta du­da a tra­vés de un dic­ta­men. Es de es­pe­rar que pri­me una mi­ra­da más rea­lis­ta so­bre có­mo fun­cio­nan las em­pre­sas y qué es­tán ha­cien­do sus com­pe­ti­do­ras fue­ra de es­tas fron­te­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.