Bea­triz Sán­chez: “Nues­tras pro­pues­tas de Go­bierno no son ra­di­ca­les, son las jus­tas”

—En pen­sio­nes, la periodista pro­po­ne un sis­te­ma de co­ti­za­ción co­lec­ti­va so­li­da­rio, que no se­rá re­tro­ac­ti­vo. —Ade­más, lla­ma al em­pre­sa­ria­do a en­ten­der que es­tos cam­bios son ne­ce­sa­rios y que im­pul­sa­rán el desa­rro­llo.

Pulso - - PORTADA - Una en­tre­vis­ta de CAR­LOS SAID

BEA­TRIZ SÁN­CHEZ sa­be lo que es te­ner una vida ver­ti­gi­no­sa. En 24 años de ca­rre­ra, la periodista pa­só por cin­co ra­dios dis­tin­tas, y en mar­zo de­ci­dió cam­biar los mi­cró­fo­nos por los me­gá­fo­nos, al asu­mir una pre­can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial en el na­cien­te Fren­te Am­plio, el con­glo­me­ra­do de fuer­zas emer­gen­tes que más rá­pi­do ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años. Aho­ra, ya in­ves­ti­da co­mo can­di­da­ta pre­si­den­cial, Sán­chez ex­pli­ca cuá­les son sus pro­pues­tas eco­nó­mi­cas, có­mo las rea­li­za­ría y có­mo se pro­yec­ta la cons­truc­ción del na­cien­te blo­que que la lle­vó a irrum­pir en la po­lí­ti­ca. Us­te­des han di­cho que sí se preo­cu­pan de la eco­no­mía, ¿cuá­les son las prin­ci­pa­les pro­pues­tas en es­ta ma­te­ria? —Hay va­rios ejes y uno de los prin­ci­pa­les es cam­biar el mo­de­lo de desa­rro­llo que te­ne­mos hoy. Hoy, nues­tra eco­no­mía se ba­sa en la ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les, con muy po­co va­lor agre­ga­do, y la úni­ca for­ma de cre­cer es ha­cer cosas dis­tin­tas, ter­mi­nan­do con la ex­plo­ta­ción per­ma­nen­te de re­cur­sos pa­ra gi­rar y agre­gar más va­lor, ha­cer lo que es­tán ha­cien­do en in­no­va­ción, cien­cia y tec­no­lo­gía otros paí­ses que nos lle­van la de­lan­te­ra. Hay que em­pe­zar a cam­biar es­to y el mo­men­to es aho­ra. Creo que soy la úni­ca can­di­da­tu­ra que plan­tea un cam­bio en el mo­de­lo. ¿Y eso qué sig­ni­fi­ca?

—Eso sig­ni­fi­ca po­ten­ciar una fór­mu­la na­cio­nal de in­ver­sio­nes pa­ra Chi­le, lo que sig­ni­fi­ca am­pliar el gas­to que ha­ce el país en es­to, que hoy es del 0,4% (del PIB) y plan­teo su­bir­lo al me­nos a 1%, sin de­te­ner ese cre­ci­mien­to, y lle­gar en el me­diano pla­zo al 2,4%, que es el pro­me­dio de la OCDE, con el ob­je­ti­vo de em­pe­zar a ha­cer más in­dus­tria y desa­rro­llo na­cio­nal. Eso se pue­de ha­cer con un Estado em­pren­de­dor, con alian­zas con pri­va­dos e im­por­tan­do tec­no­lo­gía e in­no­va­ción. Es una de las for­mas de tra­ba­jo pa­ra cre­cer más y más ar­mó­ni­ca­men­te, por­que ¿quién cre­ce cuan­do Chi­le cre­ce? Ese cre­ci­mien­to no de­be ser pa­ra el 1% más ri­co del país, sino que de for­ma pa­re­ja, con sa­la­rios me­jo­res. Es tam­bién un cre­ci­mien­to del po­ten­cial hu­mano. ¿El plan de in­ver­sio­nes es una es­pe­cie de fon­do de in­fra­es­truc­tu­ra? —No es só­lo pa­ra desa­rro­llar más in­fra­es­truc­tu­ra, sino que tam­bién pa­ra que el Estado se in­vo­lu­cre en la crea­ción de más in­dus­tria, crea­ción chi­le­na, con em­pren­di­mien­tos des­cen­tra­li­za­dos. In­dus­tria­li­zan­do con crea­ción de co­no­ci­mien­to, no es­toy ha­blan­do de vol­ver a la in­dus­tria de los años 60 o 70. Cuan­do ha­bla­mos de un plan de in­ver­sión, es ge­ne­rar crea­ción en Chi­le. Ge­ne­rar co­no­ci­mien­to e in­dus­tria lo­cal. El Go­bierno pre­sen­ta­rá hoy su pro­yec­to de pen­sio­nes, ¿qué es­pe­ra de ese anun­cio? ¿Cuál es la pro­pues­ta del FA? —El Go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let tie­ne una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de to­mar lo que las per­so­nas es­tán exi­gien­do en las ca­lles des­de ha­ce tiem­po. Mi can­di­da­tu­ra es­tá plan­tean­do de­re­cha­men­te “no más AFP”, lo pri­me­ro que pro­po­ne­mos es que el sis­te­ma sea de bue­nas pen­sio­nes, y pa­ra eso pen­sa­mos sa­car a las AFP de su ne­go­cio e im­pul­sar un sis­te­ma de co­ti­za­ción co­lec­ti­va con una ló­gi­ca so­li­da­ria. En eso es­ta­mos ba­sa­dos en la pro­pues­ta de la coor­di­na­do­ra de “No+AFP”, que es in­no­va­do­ra. La pro­pues­ta no es exac­ta­men­te de re­par­to, pe­ro sí de apo­yo in­tra e in­ter ge­ne­ra­cio­nal de apo­yo a las pen­sio­nes. Pe­ro, ¿cuál es la ba­se pa­ra una bue­na pen­sión?

—En los diá­lo­gos pa­ra la crea­ción del pro­gra­ma sa­lió al­go que fue trans­ver­sal y que va en la lí­nea con la pro­pues­ta de “No+AFP”, que es ga­ran­ti­zar bue­nas pen­sio­nes, que no sean me­no­res al sa­la­rio mí­ni­mo, lo que ya se­ría cam­biar la ca­ra de las pen­sio­nes ac­tua­les, y con una res­pon­sa­bi­li­dad ma­yor pa­ra las mu­je­res, que es­ta­mos mer­ma­das en el tra­ba­jo y tam­bién en es­ta ma­te­ria. ¿Cree que hay que igua­lar la edad de ju­bi­la­ción en­tre hom­bres y mu­je­res? —No, en la pro­pues­ta no se plan­tean cam­bios sus­tan­cia­les en esa ma­te­ria. Tam­po­co se ha­bla de to­mar los aho­rros in­di­vi­dua­les, ca­da per­so­na mantiene lo que tie­ne hoy en su cuen­ta in­di­vi­dual, pe­ro se ge­ne­ra­rá un sis­te­ma que re­gi­rá des­de su de­but, con una ins­ti­tu­cio­na­li­dad nue­va. No es un re­tro­ce­so a lo que es­tá ga­na­do has­ta hoy, que es ju­bi­lar a los 60 años las mu­je­res y a los 65 los hom­bres.

Lla­ma­do a em­pre­sa­rios

Us­te­des pro­po­nen gran­des cam­bios, ¿son rea­li­za­bles en cua­tro años? —Los go­bier­nos de cua­tro años son muy cor­tos y en­ten­de­mos que mu­chas de nues­tras pro­pues­tas no se ter­mi­nan o no se pue­den con­cre­tar en cua­tro años. Lo que sí se pue­de ha­cer es sen­tar una ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra que el país va­ya gi­ran­do ha­cia los cam­bios que es­ta­mos pro­po­nien­do. Al­gu­nas cosas se con­cre­ta­rán a me­diano pla­zo y otras a más lar­go pla­zo. ¿Qué cam­bios con­cre­ta­ría en su even­tual go­bierno?

— Hay va­rias cosas que pue­den em­pe­zar a cam­biar. Por ejem­plo, en las pen­sio­nes, sa­can­do a las AFP del sis­te­ma y su­bien­do el es­tán­dar de las pen­sio­nes. No se­rá un cam­bio in­me­dia­to, pe­ro sí se pue­de avan­zar. Tam­bién me in­tere­sa avan­zar en sa­lud y edu­ca­ción, sin de­te­ner­nos. En cua­tro años no ha­brá edu­ca­ción gra­tui­ta, pe­ro sí se pue­de ir au­men­tan­do, en los de­ci­les o par­tien­do por al­gu­nas re­gio­nes, o por las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les. Hay fór­mu­las pa­ra avan­zar en gra­tui­dad, sin de­te­ner­se. El mis­mo plan de in­ver­sio­nes, que es di­fí­cil ce­rrar­lo en cua­tro años, pe­ro sí se pue­de sen­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y fi­jar pla­zos pa­ra que la ciu­da­da­nía. Es­te Go­bierno en­fren­tó una du­ra opo­si­ción del em­pre­sa­ria­do, ¿có­mo re­sol­ve­rán eso, si us­te­des tie­ne pro­pues­tas más ra­di­ca­les? —Me pre­gun­to qué tan ra­di­cal pue­de ser que ha­ya pen­sio­nes dig­nas, o ac­ce­so a la sa­lud pa­ra to­dos de ma­ne­ra igua­li­ta­ria, o que la edu­ca­ción es un de­re­cho y de­be ser gra-

tui­ta. Nues­tras pro­pues­tas no son ra­di­ca­les, son las jus­tas. Hoy to­dos nues­tros de­re­chos son ne­go­cios, y no­so­tros que­re­mos ter­mi­nar esos ne­go­cios. No veo es­to co­mo ra­di­cal, lo veo co­mo lo jus­to, y el país lo pue­de ha­cer. En el ca­so de la Pre­si­den­ta Ba­che­let ha­bía una in­ten­ción ge­nui­na de ha­cer es­tos cam­bios es­truc­tu­ra­les, pe­ro fal­tó con­vic­ción de su coa­li­ción. La Nue­va Ma­yo­ría se opu­so a mu­chos de es­tos cam­bios o los fue des­di­bu­jan­do, por ri­pios in­ter­nos pe­ro tam­bién por fal­ta de con­vic­ción de sus par­la­men­ta­rios. No só­lo fue obra de Chi­le Va­mos. Y creo que to­dos los cam­bios hay que ha­cer­los de­mo­crá­ti­ca­men­te, no nos ce­rra­mos al diá­lo­go y no me ca­be du­da de que en la NM hay gen­te a la que le gus­ta lo que es­ta­mos pro­po­nien­do. Va­mos a ha­cer to­dos los diá­lo­gos pa­ra con­cre­tar es­to, pe­ro no se pue­de se­guir ha­cien­do en “la co­ci­na” de Zal­dí­var. Eso tie­ne que ter­mi­nar. ¿Pe­ro có­mo avan­za­rán si las em­pre­sas se opo­nen? JP Mor­gan aler­tó por el al­za que us­ted tie­ne en las en­cues­tas... —En su aná­li­sis, el ban­co JP Mor­gan de­cía dos cosas que son bien cier­tas. La pri­me­ra es que nos es­ta­mos con­so­li­dan­do en el se­gun­do lu­gar y que eso es preo­cu­pan­te… pa­ra mí no. Ins­ta­lar­me en el se­gun­do lu­gar, con las pro­pues­tas que te­ne­mos, di­cien­do “No+AFP”, se­gu­ro de sa­lud uni­ver­sal y edu­ca­ción gra­tui­ta, sig­ni­fi­ca que la gen­te quie­re esos cam­bios, que lo que es­ta­mos di­cien­do le ha­ce sen­ti­do a las per­so­nas. Y lo se­gun­do que di­ce es que con es­ta can­di­da­tu­ra se pue­de afec­tar la bol­sa de va­lo­res, de las em­pre­sas que tie­nen más re­cur­sos en Chi­le. Exac­ta­men­te, no quie­ro go­ber­nar pa­ra el 1% del país, quie­ro go­ber­nar pa­ra los ciu­da­da­nos. El ban­co tie­ne ra­zón. ¿Qué men­sa­je le da­ría a los em­pre­sa­rios?

—Hoy Chi­le tie­ne un ni­vel de ra­bia y de de­s­es­pe­ran­za muy gran­de. Me pre­gun­to cuán­to re­sis­te un país que se cons­tru­ye de es­ta ma­ne­ra, don­de hay ne­go­cios en áreas que son im­pres­cin­di­bles pa­ra la vida, co­mo la sa­lud y la edu­ca­ción. Y lo que pro­po­ne­mos no es que Chi­le de­je de cre­cer, sino que crez­ca de ma­ne­ra jus­ta. No pro­po­ne­mos que se ter­mi­nen los pues­tos de tra­ba­jo, sino que ha­ya más pues­tos de tra­ba­jo, pe­ro con una mi­ra­da dis­tin­ta. En­ton­ces, con­vo­co a los em­pre­sa­rios, que son di­ver­sos y am­plios, y va­rios bus­can una for­ma dis­tin­ta de en­ten­der el desa­rro­llo. No hay que te­mer a los cam­bios si es que que­re­mos se­guir cre­cien­do. Pe­ro que la ri­que­za de Chi­le se re­par­ta de ma­ne­ra jus­ta, por­que Chi­le, co­mo es­tá hoy, no re­sis­te más.

El ca­mino a la mo­ne­da

Se cal­cu­la que el FA ten­drá una ban­ca­da de 10 a 15 dipu­tados, lo que no sir­ve pa­ra apro­bar le­yes, ¿ha­ría una alian­za con la NM pa­ra ga­ran­ti­zar el apo­yo? —No ha­blo de pac­tos con la NM, me­nos en es­ta eta­pa de la com­pe­ten­cia. Va­mos a dia­lo­gar, pe­ro cuan­do sea­mos go­bierno. Ahí por su­pues­to que nos abri­re­mos a dia­lo­gar, por­que con es­te sis­te­ma elec­to­ral nue­vo no ha­brán ma­yo­rías en el Con­gre­so. No­so­tros que­re­mos dia­lo­gar, pe­ro ten­dre­mos el res­pal­do ciu­da­dano pa­ra los cam­bios. Us­ted lle­va va­rias se­ma­nas em­pa­ta­da con Alejandro Gui­llier en las en­cues­tas, ¿es por la irrup­ción del FA o por la cri­sis in­ter­na del ofi­cia­lis­mo? —El am­bien­te elec­to­ral es­tá abier­to y eso tie­ne que ver con la irrup­ción del Fren­te Am­plio, que pro­mue­ve cam­bios gran­des, y por­que la Nue­va Ma­yo­ría va con dos can­di­da­tos, co­sa que no ha­bía pa­sa­do nun­ca. Y eso es una des­com­po­si­ción, que se no­ta. En la NM no veo dis­cu­sión de ideas en­tre sus can­di­da­tu­ras, só­lo dis­cu­ten la po­lí­ti­ca elec­to­ral, so­bre quié­nes van de par­la­men­ta­rios y quié­nes es­tán en los co­man­dos. No­so­tros es­ta­mos pro­po­nien­do ideas. Ob­tu­vie­ron 300 mil vo­tos en pri­ma­rias, pe­ro Ba­che­let lle­gó a La Mo­ne­da con 10 ve­ces más que eso, ¿có­mo mo­vi­li­za­rán a la gen­te? —La com­pa­ra­ción de nues­tra vo­ta­ción en pri­ma­rias es in­jus­ta, por­que tra­tar de com­pa­rar al FA con Chi­le Va­mos con la NM, que es­tán en el Estado des­de 1990, es in­jus­to. Sí te­ne­mos que avan­zar en que la ad­he­sión que te­ne­mos, que es efec­ti­va y la mar­can las en­cues­tas, se trans­for­me en vo­tos. Eso es un pro­ble­ma pa­ra to­das las can­di­da­tu­ras. Ese es un desafío pa­ra el FA y ha­brá un des­plie­gue te­rri­to­rial, tra­ba­ja­re­mos con las can­di­da­tu­ras par­la­men­ta­rias y con vo­lun­ta­rios, y que­re­mos ha­cer una cam­pa­ña ale­gre y con con­vic­ción.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.