Trans­for­ma­ción e in­ter­cul­tu­ra­li­dad,

La in­ter­cul­tu­ra­li­dad trae con­si­go la ca­pa­ci­dad crea­do­ra y trans­for­ma­do­ra que hoy nos in­vi­ta a pre­gun­tar­nos de dón­de vie­nen es­tos dis­cur­sos y re­fle­xio­nar so­bre nues­tras pro­pias iden­ti­da­des.

Pulso - - PORTADA - Por Jo­se­fi­na Pal­ma

HA­CE AL­GU­NOS días via­jé a An­to­fa­gas­ta a ha­cer un ta­ller so­bre mi­gra­ción e in­ter­cul­tu­ra­li­dad. No es ta­rea fá­cil en una de las ciu­da­des con ma­yor por­cen­ta­je de mi­gran­tes, y me­nos con el ti­tu­lar de esa ma­ña­na: “Al­ta po­bla­ción de in­mi­gran­tes ele­va­rá de­man­da en sa­lud, edu­ca­ción y vi­vien­da”. Du­ran­te el ta­ller, los participantes ha­bla­ron de la dis­cri­mi­na­ción y la fal­ta de ac­ce­so a de­re­chos bá­si­cos de chi­le­nos y ex­tran­je­ros, pe­ro la ma­yor re­fle­xión fue en el Uber, vol­vien­do a San­tia­go.

Ca­mino al ae­ro­puer­to, San­dra me co­men­tó que An­to­fa­gas­ta era co­mo un “San­tia­go chi­co”, que ya no se po­día an­dar tran­qui­la:

-Aho­ra hay mu­cho ex­tran­je­ro… han he­cho mu­cho da­ño.

Le pre­gun­té si a ella le ha­bía pa­sa­do al­go y me con­tó que ha­ce va­rios años fue al ci­ne con su hi­jo y al sa­lir, ya de no­che, se dio cuen­ta de que es­ta­ban ca­si so­los:

-¡No ha­bía ni un al­ma! y a lo le­jos, dos co­lom­bia­nos, de esos gran­des, así mo­re­nos mo­re­nos, ne­gri­tos, ¿ve?… Y yo di­je “Dios mío, has­ta aquí no más lle­gué, por­que si me mo­les­tan, si me di­cen al­go, mi hi­jo va a sal­tar y ahí sí que nos ma­tan”.

Me mi­ra­ba con ca­ra de pá­ni­co. Le pre­gun­té, in­tri­ga­da, có­mo ha­bía ter­mi­na­do la his­to­ria:

-No, por suer­te no pa­só na­da, pe­ro el sus­to que pa­sé…

Me mo­rí de ri­sa y ella sol­tó la car­ca­ja­da. En­ton­ces, ¿cuál es el te­ma con los co­lom­bia­nos? Me con­tó que ha­ce un par de se­ma­nas lle­gó a re­co­ger a unos pa­sa­je­ros y que pa­ra su ma­la suer­te eran una pa­re­ja de co­lom­bia­nos.

-Y él era así, gran­do­te, negro. Y yo pen­sé nue­va­men­te “has­ta aquí no más lle­gué. Qui­zá qué va a pa­sar­me”.

Pe­ro los lle­vó por­que an­da­ban con una gua­gua. Na­da ex­tra­ño pa­só du­ran­te el via­je.

-En­ton­ces, cuan­do lle­ga­mos al des­tino yo pen­sé: “Lis­to… acá se van a ba­jar y no me van a pa­gar”, pe­ro me pa­ga­ron, sin pro­ble­ma.

Ya en la con­fian­za de los 20 mi­nu­tos de amis­tad, le pre­gun­té si no creía que lo su­yo te­nía al­go que ver con ra­cis­mo.

-Pue­de ser, pe­ro no sé de dón­de vie­ne. Cuan­do era chi­ca es­ta­ba en el li­ceo, un com­pa­ñe­ro me es­ta­ba mo­les­tan­do y yo le di­je “¡no me mo­les­tís más… más en­ci­ma erís negro!”. Mi pro­fe­sor me di­jo que yo era ra­cis­ta. Y es te­rri­ble por­que no hay que ser ra­cis­ta, pe­ro no sé, es al­go que vie­ne de fa­mi­lia… Cuan­do re­cién na­ció mi hi­ja, mi mamá en­tró con­mi­go y cuan­do la vio me di­jo “¡San­dra, qué gua­gua más ne­gra!”. Uh… yo me que­ría mo­rir. San­dra mi­ra­ba la ca­rre­te­ra en si­len­cio. Pien­so que en el re­la­to de San­dra es­tá vi­vo el sen­ti­mien­to co­ti­diano de una so­cie­dad que tie­ne do­lo­res an­ti­guos por la ver­güen­za de sus pro­pios co­lo­res y la ne­ga­ción de sus pro­pias raí­ces. Nos ne­ga­mos a la po­si­bi­li­dad de la co­mu­ni­ca­ción y cae­mos en el pe­li­gro­so y fá­cil mun­do de los pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos. Ne­ga­mos el pe­so de la vi­ven­cia cotidiana y da­mos lu­gar al dis­cur­so ra­cis­ta y se­gre­ga­dor de al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, siem­pre dis­po­ni­bles pa­ra des­in­for­mar.

Lo pe­li­gro­so es que es­te dis­cur­so cau­sa muer­te, vio­len­cia, ex­clu­sión. Pe­ro la in­ter­cul­tu­ra­li­dad trae con­si­go la ca­pa­ci­dad crea­do­ra y trans­for­ma­do­ra que hoy nos in­vi­ta a pre­gun­tar­nos de dón­de vie­nen es­tos dis­cur­sos y re­fle­xio­nar so­bre nues­tras iden­ti­da­des siem­pre en cons­truc­ción, so­bre las re­la­cio­nes de po­der in­jus­tas y so­bre la so­cie­dad que que­re­mos cons­truir. Lo in­tere­san­te es que el ra­cis­mo sí tie­ne cu­ra, pe­ro es una cu­ra que só­lo sur­gi­rá en una co­mu­ni­ca­ción que no in­fe­rio­ri­za, ni ra­cia­li­za ni des­hu­ma­ni­za.

JO­SE­FI­NA PAL­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.