Se­na­me: ta­rea de to­dos,

La cla­se em­pre­sa­rial tie­ne hoy una tre­men­da opor­tu­ni­dad de to­mar­se en se­rio es­te pro­ble­ma y mos­trar­le a Chi­le su com­pro­mi­so.

Pulso - - PORTADA - por Alejandro Fer­nán­dez G.

EL SÁ­BA­DO re­cién pa­sa­do se reali­zó la se­gun­da mar­cha por los ni­ños y ado­les­cen­tes del Se­na­me con el le­ma “Ya no es­tán so­los”. Fue una jor­na­da pa­cí­fi­ca y fa­mi­liar, lle­na de co­lo­res, mú­si­ca y ale­gría. No co­mo las que sue­len ha­cer no­ti­cia, que ge­ne­ral­men­te van acom­pa­ña­das de da­ños y des­tro­zos a la pro­pie­dad pú­bli­ca y pri­va­da. Qui­zás por es­ta ra­zón, mu­chos ni se en­te­ra­ron.

Es­ta mar­cha con­vo­có a mi­les de per­so­nas sien­do mu­cho más ma­si­va que la rea­li­za­da unas se­ma­nas an­tes. Pe­ro lo más no­ta­ble fue la di­ver­si­dad de quie­nes con­cu­rrie­ron a ella.

Re­co­rrien­do la Ala­me­da, pu­de en­con­trar­me con un gru­po de ma­chis, jó­ve­nes de dis­tin­tos mo­vi­mien­tos uni­ver­si­ta­rios, nu­me­ro­sas fa­mi­lias con ni­ños, di­ri­gen­tes de par­ti­dos po­lí­ti­cos de de­re­cha e iz­quier­da, tra­ba­ja­do­res de ho­ga­res del Se­na­me, in­mi­gran­tes, et­cé­te­ra.

Más allá del opor­tu­nis­mo de unos po­cos, es­ta di­ver­si­dad po­lí­ti­ca, so­cial, re­li­gio­sa y ét­ni­ca de­mues­tra que la preo­cu­pa­ción por los ni­ños del Se­na­me es trans­ver­sal. To­do in­di­ca que es­te te­ma de­jó de ser in­vi­si­bi­li­za­do. Ya no es pre­sen­ta­ble ni acep­ta­ble que un can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca no ten­ga una só­li­da pro­pues­ta en es­te ám­bi­to.

Con to­do, a la ho­ra de ha­blar de so­lu­cio­nes abun­dan los “el Estado tie­ne que”. Es in­ne­ga­ble la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne el Estado en es­ta ma­te­ria, tan­to en re­for­mas a la le­gis­la­ción, me­jo­ras a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, au­men­to de re­cur­sos, ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas y en la fis­ca­li­za­ción de ins­ti­tu­cio­nes que ejecutan pro­gra­mas del Se­na­me. Pe­ro las so­lu­cio­nes no pa­san ex­clu­si­va­men­te por él, ni tam­po­co por esas de­ce­nas de fun­da­cio­nes que co­la­bo­ran con es­te eje­cu­tan­do pro­gra­mas. To­dos -en ma­yor o me­nor me­di­da- so­mos res­pon­sa­bles co­mo so­cie­dad de esos mi­les de ni­ños.

Las em­pre­sas, por un la­do, pue­den y de­ben ha­cer­se res­pon­sa­bles, apor­tan­do re­cur­sos a pro­yec­tos exis­ten­tes y desa­rro­llan­do -di­rec­ta­men­te o a tra­vés de fun­da­cio­nes­pro­yec­tos de­por­ti­vos, cul­tu­ra­les y edu­ca­cio­na­les. Ellas no re­quie­ren de lar­gos trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos, acuer­dos po­lí­ti­cos y co­mi­sio­nes in­ves­ti­ga­do­ras, sino só­lo de la vo­lun­tad y com­pro­mi­so de apor­tar al país.

Hoy en día, an­te la ba­ja con­fian­za y repu­tación, la cla­se em­pre­sa­rial tie­ne una tre­men­da opor­tu­ni­dad de to­mar­se en se­rio es­te pro­ble­ma y mos­trar­le al país que son mu­chos más los em­pre­sa­rios de­cen­tes con un ver­da­de­ro com­pro­mi­so por un Chi­le más jus­to, que aque­llos in­vo­lu­cra­dos en con­duc­tas ile­ga­les o con­tra­rias a la éti­ca.

PE­RO NO SÓ­LO el Estado, las fun­da­cio­nes y las em­pre­sas tie­nen que ha­cer­se car­go. El desa­rro­llo in­te­gral de esos ni­ños re­quie­re de al­go mu­cho más silencioso y hu­mil­de, pe­ro in­dis­pen­sa­ble: ca­ri­ño.

En ese sen­ti­do, es evi­den­te que el ideal es que los ni­ños in­ter­na­dos en ho­ga­res ter­mi­nen vi­vien­do con una fa­mi­lia (bio­ló­gi­ca u otra que los adop­te), pe­ro de­be­mos ad­ver­tir que siem­pre que­da­rán ni­ños que de­be­rán for­mar­se y cre­cer en un ho­gar de me­no­res has­ta que cum­plan los 18 años.

El do­min­go pa­sa­do tu­ve la po­si­bi­li­dad de vi­si­tar uno de esos ho­ga­res y ce­le­brar con ellos el Día del Niño: ju­ga­ron, bai­la­ron y se rie­ron. Al fi­nal son ni­ños, aun­que la vio­len­cia y aban­dono que han su­fri­do los ha­ga com­por­tar­se a ra­tos co­mo adul­tos.

Gra­cias a la ayu­da de al­gu­nos ami­gos, les lle­va­mos ju­gue­tes y dul­ces de re­ga­lo. Es­ta­ban fe­li­ces. A fin de cuen­tas, qué niño no es fe­liz ju­gan­do y re­ci­bien­do re­ga­los.

Al ter­mi­nar la ac­ti­vi­dad, una se­ño­ra que tra­ba­ja en el Se­na­me se nos acer­có y nos pi­dió que vol­vié­ra­mos a ir. Le di­ji­mos que sí, y que con­se­gui­ría­mos más re­cur­sos y jue­gos pa­ra otro día.

Ella nos di­jo “no, sim­ple­men­te ven­gan. Con eso bas­ta”. Ac­to se­gui­do, nos pi­dió que con­si­guié­ra­mos más gen­te pa­ra que fue­ra al ho­gar Ca­sa Na­cio­nal del Niño, don­de hay ni­ños des­de ce­ro a tres años, pa­ra que “los to­men en bra­zos y les ven­gan a dar ca­ri­ño”.

Cuen­to to­do es­to sim­ple­men­te co­mo ejem­plo de que, si que­re­mos, real­men­te to­dos po­de­mos apor­tar nues­tro grano de are­na en me­jo­rar la vida de esos ni­ños: Estado, fun­da­cio­nes, em­pre­sas y ca­da uno de no­so­tros. Só­lo así, real­men­te po­dre­mos de­cir­les: ni­ños, ya no es­tán so­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.