Los agi­ta­dos pri­me­ros tres me­ses de Ma­cron al man­do de Fran­cia

Cam­bios de mi­nis­tros, re­for­mas y ba­ja en po­pu­la­ri­dad mar­can su ges­tión.

Pulso - - PORTADA - FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO

—El triun­fo de Eman­nuel Ma­cron en las alec­cio­nes de abril con 66% de los vo­tos ya pa­re­ce un re­cuer­do le­jano. A tres me­ses de su asun­ción, el pre­si­den­te fran­cés cuen­ta con una apro­ba­ción de a pe­nas 36%, de­bi­do a una re­for­ma la­bo­ral que no con­ven­ce a los ciu­da­da­nos y una re­duc­ción de los gas­tos que no ha caí­do bien en­tre au­to­ri­da­des re­gio­na­les y del ejér­ci­to.

“Es un ajus­te nor­mal, por­que la po­pu­la­ri­dad de Ma­cron es­ta­ba in­fla­da. Los fran­ce­ses vo­ta­ron por la no­ve­dad, una so­lu­ción no con­ven­cio­nal pe­ro se­gu­ra. Era de es­pe­rar­se que lle­ga­da la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes de­silu­sio­na­ra a gran par­te de aque­llos que lo vo­ta­ron”, ase­gu­ra a PUL­SO, Ma­ría Blan­co, aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad San Pablo CEU de Es­pa­ña.

En efec­to, a los fran­ce­ses los to­mó por sor­pre­sa el ím­pe­tu re­for­mis­ta de su re­cién lle­ga­do Je­fe de Es­ta­do, que con so­lo se­ma­nas en el car­go ha­cía el anun­cio de una gran re­for­ma la­bo­ral, que tie­ne por ob­je­ti­vo fle­xi­bi­li­zar ese rí­gi­do mer­ca­do. No só­lo el tono de la re­for­ma los dis­gus­tó, sino que la de­ter­mi­na­ción de apro­bar­la a tra­vés de de­cre­tos pre­si­den­cia­les.

A prin­ci­pios de mes el par­la­men­to ga­lo alla­nó el ca­mino pa­ra las pre­ten­sio­nes de Ma­cron, otor­gán­do­le la po­tes­tad de rea­li­zar los cam­bios que se­rían anun­cia­dos en sep­tiem­bre.

Pe­se a la re­sis­ten­cia en su país, los eco­no­mis­tas ven con bue­nos ojos la re­for­ma la­bo­ral. “Es­tá cla­ro que Ma­cron quie­re in­tro­du­cir un po­co más de fle­xi­bi­li­dad en la con­tra­ta­ción y des­pi­do. Eso in- cen­ti­va­ría a las em­pre­sas a con­tra­tar más rá­pi­da­men­te. Tam­bién les da­rá la ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar con­di­cio­nes de tra­ba­jo a ni­vel de em­pre­sa (no por sec­tor), lo cual tie­ne sen­ti­do”, in­di­có Pe­ter Van­den Hou­te, eco­no­mis­ta je­fe de ING Bél­gi­ca.

Otra de las me­di­das que ha ge­ne­ra­do con­tro­ver­sias es el ma­si­vo re­cor­te de im­pues­tos. “Las em­pre­sas de­ben re­cu­pe­rar las ga­nas de ins­ta­lar­se y desa­rro­llar­se en nues­tro sue­lo an­tes que en otras par­tes”, ar­gu­men­ta­ba su pri­mer mi­nis­tro Édouard Phi­lip­pe, cuan­do en ju­lio anun­cia­ba que los im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos pa­sa­rán de 33% a 25% de aquí a 2022.

Ma­cron se ha com­pro­me­ti­do a re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal, por lo que un re­cor­te de im­pues­tos im­pli­ca una ne­ce­sa­ria re­ba­ja de gas­tos, que es el pun­to que ge­ne­ra más re­cha­zo.

De he­cho, la re­duc­ción del pre­su­pues­to en el ejér­ci­to le va­lió uno de sus pri­me­ros con­flic­tos, con la re­nun­cia del Je­fe de Es­ta­do Mayor, Pie­rre de Vi­lliers. Mien­tras, au­to­ri­da­des re­gio­na­les han re­cla­ma­do por la re­duc­ción de sus in­gre­sos, lo que los ha obli­ga­do a im­ple­men­tar po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad, di­jo Van­den Hou­te.

Pe­se al di­fí­cil mo­men­to que en­fren­ta su ima­gen, Ma­ría Blan­co con­fía en las ha­bi­li­da­des po­lí­ti­cas de Ma­cron. “Es un co­rre­dor de fon­do, pue­de ser que cai­ga su po­pu­la­ri­dad pe­ro es ca­paz de re­na­cer. Él no vino pa­ra ser un lí­der efí­me­ro”.

Y así lo ha de­ja­do cla­ro en es­tos 82 días en el po­der, en los que ade­más de la re­for­ma la­bo­ral y ajus­te en los gas­tos, lo­gró el miér­co­les la apro­ba­ción de su pro­me­ti­da ley de trans­pa­ren­cia, que li­mi­ta las ac­ti­vi­da­des pri­va­das de dipu­tados y otros re­pre­sen­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.