Pun­to de Vis­ta Re­nault SA: un fran­cés me­dio ja­po­nés

Pulso - - TRADER - —por GÓMEZ— El au­tor es so­cio de DVA Ca­pi­tal

LA in­dus­tria au­to­mo­triz es­tá en me­dio de un pro­ce­so dis­rup­ti­vo que po­dría mar­car un im­por­tan­te cambio en la for­ma en có­mo nos mo­vi­li­za­mos y vivimos. Nue­vos com­bus­ti­bles, el au­men­to de la re­gu­la­ción me­dio am­bien­tal, la tec­no­lo­gía, in­cor­po­ra­ción de nue­vos ac­to­res (co­mo Tes­la, Goo­gle y Ap­ple, en­tre otros) y nue­vos mo­de­los de ne­go­cios as­set light (ti­po Uber) son so­lo al­gu­nos de los in­gre­dien­tes que han au­men­ta­do la in­cer­ti­dum­bre en es­te mer­ca­do. A pe­sar de es­to, so­lo du­ran­te es­te año se es­ti­ma que más de 78 mi­llo­nes de au­to­mó­vi­les se­rán ven­di­dos al­re­de­dor del mun­do (+1,7% a/a). Es­ta de­man­da de­be­ría se­guir cre­cien­do a rit­mos es­ta­bles, li­de­ra­da por los mer­ca­dos emer­gen­tes. En me­dio de es­te pa­no­ra­ma, des­ta­ca Re­nault SA (RNO), una com­pa­ñía eu­ro­pea que du­ran­te los úl­ti­mos años se ha des­ta­ca­do por su só­li­da ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de ca­ja.

RNO re­mon­ta sus orí­ge­nes a fi­na­les del si­glo 19, cuan­do Louis Re­nault ma­ne­jó su mo­de­lo Voi­tu­ret­te a tra­vés del ba­rrio Mont­mar­tre en Pa­rís. Esa mis­ma tar­de, Louis re­ci­bió sus pri­me­ras 12 ór­de­nes por sus vehícu­los. Hoy, más de cien años des­pués, la com­pa­ñía ven­de más de 3 mi­llo­nes de vehícu­los al año, lo que le ge­ne­ró in­gre­sos por US$56.700 mi­llo­nes en 2016 y hoy el mer­ca­do la va­lo­ri­za en más de US$26.200 mi­llo­nes. Si bien la com­pa­ñía cuen­ta con una re­co­no­ci­da mar­ca en La­ti­noa­mé­ri­ca, no de­ja de sor­pren­der que no cuen­te con ven­tas en Es­ta­dos Uni­dos. Es más, su dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca de in­gre­sos la po­si­cio­nan co­mo una atrac­ti­va car­ta de ex­po­si­ción a Eu­ro­pa, Áfri­ca y La­ti­noa­mé­ri­ca.

De la mano de su co­no­ci­do CEO Car­los Ghosn, la com­pa­ñía ha crea­do una in­tere­san­te es­tra­te­gia de aso­cia­cio­nes lla­ma­da The Allian­ce. En es­ta in­dus­tria, don­de los ele­va­dos cos­tos fi­jos in­cen­ti­van a tra­tar de au­men­tar las uni­da­des ven­di­das pa­ra lo­grar di­lu­ción de cos­tos y me­jo­ras de már­ge­nes, Ghosn creó una alian­za es­tra­té­gi­ca con las ja­po­ne­sas Nis­san y Mit­su­bis­hi, la ru­sa ABTOBA3 (em­pre­sa due­ña de la mar­ca La­da) y la ale­ma­na Daim­ler (due­ña de Mer­ce­des-Benz). La alian­za con­sis­te en com­par­tir com­po­nen­tes co­mu­nes de los vehícu­los, en pos de lo­grar au­men­tar los már­ge­nes. To­do lo an­te­rior se for­ta­le­ce de­bi­do a que los par­ti­ci­pan­tes de la alian­za po­seen par­ti­ci­pa­cio­nes no con­tro­la­do­ras en sus miem­bros. Lo an­te­rior lle­va a que RNO cuen­te con un 43,4% de la pro­pie­dad de Nis­san. En efec­to, es­te por­cen­ta­je equi­va­le a cer­ca de un 70% de la ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til de Re­nault, lo que im­plí­ci­ta­men­te po­dría es­tar in­di­can­do que exis­te una atrac­ti­va opor­tu­ni­dad de en­tra­da a los ac­ti­vos ex-Nis­san de RNO.

Fi­nal­men­te, su va­lo­ri­za­ción se ve atrac­ti­va a los ni­ve­les ac­tua­les, par­ti­cu­lar­men­te si se to­ma en con­si­de­ra­ción las ex­pec­ta­ti­vas de re­sul­ta­dos. En tér­mi­nos de P/U for­ward (12 me­ses), RNO mues­tra un múl­ti­plo de 5,07 ve­ces, lo que re­pre­sen­ta un des­cuen­to de 28,9% res­pec­to a su pro­me­dio his­tó­ri­co (5 años) y muy por de­ba­jo de las 15,71 ve­ces del STOXX-600.P

FER­NAN­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.