Bra­sil: el gi­gan­te es­tá des­per­tan­do,

El cre­ci­mien­to re­cien­te se de­be a la com­bi­na­ción de una re­cu­pe­ra­ción en la de­man­da do­més­ti­ca y una me­jo­ría en las ex­por­ta­cio­nes.

Pulso - - PORTADA - por Va­len­tín Ca­rril

LUE­GO DE UNA du­ra re­ce­sión de más de dos años en la cual el PIB per cá­pi­ta de Bra­sil ca­yó cer­ca de 10%, el re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do PIB del se­gun­do tri­mes­tre ra­ti­fi­có lo que ya se ob­ser­va­ba en las ci­fras men­sua­les. La eco­no­mía vol­vió a cre­cer. En efec­to, el cre­ci­mien­to se­cuen­cial del pri­mer tri­mes­tre fue ra­ti­fi­ca­do en 1% y el del se­gun­do tri­mes­tre es­ti­ma­do en 0,2%. Asi­mis­mo, en tér­mi­nos anua­les, es de­cir com­pa­ran­do con igual tri­mes­tre del año an­te­rior, el re­cién pu­bli­ca­do PIB re­pre­sen­ta el pri­mer avan­ce des­de prin­ci­pios de 2014.

El cre­ci­mien­to re­cien­te se de­be a la com­bi­na­ción de una re­cu­pe­ra­ción en la de­man­da do­més­ti­ca y una me­jo­ra en las ex­por­ta­cio­nes, pe­ro to­da­vía no se apre­cia una re­cu­pe­ra­ción de la in­ver­sión. En efec­to, la ta­sa de in­ver­sión a PIB ba­jó una vez más y lle­gó a 15,8% del PIB en los úl­ti­mos cua­tro tri­mes­tres des­de el 16,1% pre­vio. Es­to y la de­bi­li­dad en el con­su­mo del go­bierno re­pre­sen­tan ba­rre­ras pa­ra el cre­ci­mien­to des­de el pun­to de vis­ta de la de­man­da por pro­duc­to. Es bien sa­bi­do que el gas­to del go­bierno de­be­rá man­te­ner­se muy con­te­ni­do, por lo que el cre­ci­mien­to fu­tu­ro de­be­rá es­tar ba­sa­do en la in­ver­sión, sin la cual no se­rá po­si­ble man­te­ner por mu­cho tiem­po el cre­ci­mien­to del con­su­mo y las ex­por­ta­cio­nes. Re­cor­de­mos que re­cien­te­men­te el país apro­bó una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que li­mi­ta el cre­ci­mien­to no­mi­nal de gran par­te del gas­to del go­bierno a la in­fla­ción, es de­cir, cons­tan­te en tér­mi­nos reales.

Por el la­do de la ofer­ta la bue­na no­ti­cia del se­gun­do tri­mes­tre es que el PIB cre­ció sin un gran apo­yo del sec­tor agrí­co­la, el cual es nor­mal­men­te vo­lá­til y fue im­por­tan­te con­tri­bu­yen­te al cre­ci­mien­to del pri­mer tri­mes­tre. Por otro la­do la pro­duc­ción in­dus­trial com­ple­tó cua­tro me­ses de cre­ci­mien­to se­cuen­cial po­si­ti­vo en ju­lio. Adi­cio­nal­men­te, gra­cias a la ba­ja en la ta­sa de in­fla­ción se es­pe­ra que el Ban­co Cen­tral pro­si­ga con su tra­yec­to­ria de ba­ja de ta­sas de in­te­rés.

Es in­tere­san­te des­ta­car tam­bién que el Go­bierno ha pro­pues­to va­rias me­di­das des­ti­na­das a me­jo­rar la efi­cien­cia mi­cro­eco­nó­mi­ca del país, al­gu­nas de las cua­les tie­nen el efec­to adi­cio­nal muy po­si­ti­vo de re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal. Por ejem­plo, el cam­bio pro­pues­to a la fi­ja­ción de la ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia del Ban­co Na­cio­nal de De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial (BNDES) de­be­ría pro­du­cir un in­cen­ti­vo a la in­ver­sión más efi­cien­te de los re­cur­sos en­tre­ga­dos ya que la ta­sa es­ta­rá aho­ra li­ga­da al mer­ca­do, evi­tán­do­se las des­via­cio­nes vis­tas en el pa­sa­do. Es­tas úl­ti­mas es­ta­ban ge­ne­ral­men­te ses­ga­das ha­cia los cré­di­tos sub­si­dia­dos, a ve­ces por di­fe­ren­cia­les muy fuer­tes con res­pec­to a las ta­sas de mer­ca­do. Es­te pro­pio di­fe­ren­cial ade­más agre­ga­ba al dé­fi­cit fis­cal a tra­vés de pér­di­das en el BNDES.

OTRA DE LAS re­for­mas muy re­le­van­tes es la des­ti­na­da a me­jo­rar el con­trol de los gas­tos es­ta­ta­les, al me­nos cuan­do el go­bierno fe­de­ral de­be res­ca­tar­los fi­nan­cie­ra­men­te, co­mo ocu­rrió re­cien­te­men­te con el es­ta­do de Río de Ja­nei­ro. Si pen­sa­mos en las ven­ta­jas del es­ta­do cu­ya ca­pi­tal es la icó­ni­ca ciu­dad, pa­re­ce pa­ra­dó­ji­co que re­quie­ra ayu­da fe­de­ral. Es un es­ta­do con enor­mes ven­ta­jas na­tu­ra­les pa­ra la agri­cul­tu­ra, el co­mer­cio y el tu­ris­mo; ade­más, cuen­ta con gran­des ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo. Por lo tan­to, me­jo­rar los in­cen­ti­vos pa­ra que los es­ta­dos ten­gan pre­su­pues­tos sus­ten­ta­bles de­be­ría no só­lo me­jo­rar su efi­cien­cia, sino que tam­bién evi­tar que se trans­for­men en una car­ga adi­cio­nal pa­ra el pre­su­pues­to fe­de­ral.

Otra po­lí­ti­ca que de­be­ría con­tri­buir a los ob­je­ti­vos plan­tea­dos es la de pri­va­ti­zar al­gu­nas em­pre­sas, no­ta­ble­men­te el mo­no­po­lio de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca (Ele­tro­bras). El plan del Go­bierno pa­re­ce ser si­mi­lar al apli­ca­do an­te­rior­men­te en ca­sos co­mo el de Em­braer y Va­le do Rio Do­ce; es de­cir, una pri­va­ti­za­ción par­cial.

La­men­ta­ble­men­te, el prin­ci­pal pro­ble­ma de la eco­no­mía aún no mues­tra se­ña­les de me­jo­ra. En efec­to, la re­la­ción de deu­da fis­cal a PIB vol­vió a au­men­tar en ju­lio se­gún lo re­por­ta­do re­cien­te­men­te, al pa­sar des­de 73,2% a 73,8%. Si bien gran par­te del gas­to fis­cal es­tá sien­do con­tro­la­do, to­da­vía no ha ha­bi­do acuer­do pa­ra la re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes. Es­ta re­for­ma es muy im­por­tan­te to­da vez que el gas­to en es­tas es cer­cano a 13% de PIB mien­tras que el dé­fi­cit fis­cal to­tal es cer­cano al 9,5% del PIB. En to­do ca­so, la ba­ja de ta­sas de in­te­rés que ya se ha ob­ser­va­do de­be­ría per­mi­tir un cier­to res­pi­ro a me­di­da que el Go­bierno re­fi­nan­cie su deu­da, la cual es en su gran ma­yo­ría in­ter­na.

Es más, a me­di­da que los pla­nes del Go­bierno se va­yan apli­can­do y si eso lle­va a ma­yor con­fian­za por par­te del mer­ca­do de ca­pi­ta­les, en­ton­ces se de­be­ría es­pe­rar una ba­ja adi­cio­nal de las aún al­tas ta­sas de in­te­rés, lo que a su vez con­tri­bui­rá en el tiem­po a la re­fi­nan­cia­ción me­nos one­ro­sa de la deu­da pú­bli­ca. Lo­grar es­te círcu­lo vir­tuo­so se­ría un gran éxi­to de las au­to­ri­da­des y de­be­ría lle­var a una ace­le­ra­ción im­por­tan­te del cre­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.