¡¡ Vuel­ve vuel­ve Ce­ni­cien­to !!

Pulso - - TRADER - El au­tor es pa­ne­lis­ta de Ra­dio Du­na.

ho­ras en­te­ras con­ven­cien­do a la Ma­dras­tra de que lla­ma­ra a Ce­ni­cien­to y lo hi­cie­ra vol­ver. Pe­ro ella era muy or­gu­llo­sa y du­da­ba. A ve­ces es­ta­ba con­ven­ci­da, pe­ro ve­nían las her­ma­nas­tras y la da­ban vuel­ta. Eso pa­só mu­chas ve­ces. Al fi­nal las her­ma­nas­tras ar­ma­ron un cahuín, le echa­ron la cul­pa a los pin­güi­nos y el Ra­tón y sus ami­gos tu­vie­ron que ir­se de la ca­sa. “Ce­ni­cien­to era bueno, pe­ro no a cual­quier cos­to” di­jo la Ma­dras­tra. El Ra­tón fue re­em­pla­za­do por un pa­to blan­co, tam­bién de an­te­ojos. Le gus­ta­ba ha­cer ana­lo­gías, siem­pre re­la­cio­na­das a los pa­tos y tam­bién a las pa­tas: las pa­tas pe­la­das y los pa­ti­nes, las pa­tas buenas y las pa­tas ma­las, los paí­ses sub­saha­ria­nos don­de se caían los pa­tos asa­dos.

Fue cu­rio­so lo que pa­só. Lo pri­me­ro que el Pa­to Blan­co di­jo fue: “Vuel­ve vuel­ve Ce­ni­cien­to. Ce­ni­cien­to, Ce­ni­cien­to, Ce­ni­cien­to”. Se­gún to­dos pen­sa­ban, el Ra­tón Pe­la­do de An­te­ojos se ha­bía te­ni­do que ir por de­fen­der a Ce­ni­cien­to…pe­ro el Pa­to Blan­co lo lla­ma­ba de vuel­ta co­mo un cha­mán.

Y se pro­du­jo una co­sa in­creí­ble. To­dos se acor­da­ron de Ce­ni­cien­to y em­pe­za­ron a lla­mar­lo tam­bién. Los ami­gos del pa­pá de Ce­ni­cien­to lo lla­ma­ban. Los ami­gos de la Ma­dras­tra lo lla­ma­ban. Has­ta las her­ma­nas­tras em­pe­za­ron a de­cir que Ce­ni­cien­to era muy no­ble y muy bueno (aun­que, en reali­dad, pen­sa­ban otra co­sa).

Y al fi­nal, al es­cu­char tan­to la­men­to y tan­to ca­ri­ño, Ce­ni­cien­to, que era en­fer­mo de fiel y que­ría mu­cho a su Reino y a su ca­sa, em­pe­zó a pen­sar en vol­ver.P

GON­ZA­LO RESTINI

co­mo hip­no­ti­za­da por las her­ma­nas­tras. Un día Ce­ni­cien­to, can­sa­do de tan­tas hu­mi­lla­cio­nes, se abu­rrió y se fue de la ca­sa y del Reino, a pe­sar de los rue­gos del Ra­tón. Al prin­ci­pio to­dos es­ta­ban co­mo más tran­qui­los. Pe­ro des­pués se die­ron cuen­ta que la ca­sa se chan­tó. No al­can­za­ba la pla­ta. La Ma­dras­tra y el Ra­tón em­pe­za­ron a re­ci­bir lla­ma­das de los ban­cos di­cién­do­le que los iban a down­gra­dear. La vi­da se hi­zo más di­fí­cil. Ce­ni­cien­to se fue a otros reinos, don­de era muy que­ri­do. Has­ta se hi­zo una pa­sa­da por Ar­gen­ti­na, país que su­frió mu­chos años de mi­se­rias ba­jo el rei­na­do de la tem­pe­ra­men­tal Cristina La­lo K.

El Ra­tón Pe­la­do de An­te­ojos se pa­sa­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.