Un error Ca­pi­tal

Ge­ren­tes y pro­fe­so­res de es­cue­las de ne­go­cios que pro­pi­cian es­tas prác­ti­cas de­ben re­fle­xio­nar so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen en re­ba­jar la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial y el va­lor del tra­ba­jo.

Pulso - - OPINION - El au­tor es pro­fe­sor de Éti­ca Em­pre­sa­rial Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les Universidad de los An­des.

LUE­GO DE una se­gui­di­lla de no­ti­cias y reac­cio­nes sec­to­ria­les, no es tan di­fí­cil lis­tar las ra­zo­nes por las cua­les ha­cer una fies­ta en un ya­te era una muy ma­la idea. En­tre las crí­ti­cas des­ta­ca el pro­ble­ma de los re­cur­sos que se uti­li­za­ron pa­ra or­ga­ni­zar la ac­ti­vi­dad. La em­pre­sa, fren­te a es­to, ex­pli­có rá­pi­da­men­te que se gas­ta­ron di­ne­ros pro­pios, no de los con­tri­bu­yen­tes. Es­to en prin­ci­pio es to­tal­men­te le­gí­ti­mo. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma es­tá en una po­lí­ti­ca de be­ne­fi­cios que no se ajus­ta a las cir­cuns­tan­cias so­cia­les, po­lí­ti­cas y gre­mia­les del país. Ex­pli­que­mos es­to en tres pun­tos:

Fes­te­jar de ese mo­do des­co­no­ce las cir­cuns­tan­cias so­cia­les. Es­ta­mos vi­vien­do una dis­cu­sión par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te co­mo so­cie­dad. En mi opi­nión ne­ce­si­ta­mos más AFP, es de­cir, un mo­de­lo de aho­rro in­di­vi­dual aso­cia­do al es­fuer­zo y mé­ri­to de ca­da tra­ba­ja­dor. Fo­men­tar el aho­rro es una vir­tud so­cial. Sin em­bar­go, es­te de­be ser com­pa­ti­bi­li­za­do con un sis­te­ma de res­guar­do so­cial pa­ra que, aque­llos que se vie­ron per­ju­di­ca­dos por las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les o las de­fi­cien­cias del mer­ca­do la­bo­ral (des­em­pleo), pue­dan ase­gu­rar un pa­sar digno du­ran­te la ve­jez. El sis­te­ma mix­to aso­ma co­mo la me­jor al­ter­na­ti­va. La fies­ta, sin em­bar­go, les da la ra­zón a quie­nes ar­gu­men­tan en fa­vor de un sis­te­ma de re­par­to (ese mis­mo que es­tá que­bra­do en mu­chos paí­ses eu­ro­peos y que Chi­le no pue­de fi­nan­ciar).

Esa ce­le­bra­ción ig­no­ra im­pru­den­te­men­te las cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas. Es­to se re­fle­ja en el he­cho de que la mi­nis­tra, en un ac­to ca­si tan irres­pon­sa­ble co­mo la mis­ma fies­ta, sa­có “de la man­ga” un ar­gu­men­to ma­ño­so, opor­tu­nis­ta y fa­laz, a sa­ber, que es­ta ce­le­bra­ción de­mos­tra­ba la con­ve­nien­cia del sis­te­ma de re­par­to. La je­fa de la car­te­ra, que de se­gu­ro no es ig­no­ran­te en ma­te­ria de po­lí­ti­cas pú­bli­cas aso­cia­das a los sis­te­mas de pen­sio­nes, apro­ve­cha las cir­cuns­tan­cias y se per­mi­te su­ge­rir que, co­mo los ge­ren­tes de las AFP “pe­rrean y to­man en un ya­te”, es ne­ce­sa­rio cam­biar to­da la es­truc­tu­ra del sis­te­ma de pen­sio­nes. Es im­po­si­ble se­guir­le la ló­gi­ca. Sin em­bar­go, el asun­to es­tá en que, en unas cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas tan de­li­ca­das, el vi­deo de la fies­ta le da la opor­tu­ni­dad al Go­bierno pa­ra sa­car es­te ti­po de con­clu­sio­nes bas­tan­te des­ca­be­lla­das.

Esa fies­ta ha­ce ca­so omi­so de las cir­cuns­tan­cias gre­mia­les. Si bien la Aso­cia­ción de AFP ha si­do en el pa­sa­do al­go dis­pli­cen­te al no pre­ver la im­por­tan­cia de de­fen­der la idea po­lí­ti­ca del sis­te­ma de pen­sio­nes, ac­túa hoy bas­tan­te bien al pro­te­ger no só­lo el mer­ca­do del aho­rro in­di­vi­dual, sino la idea de que “cam­biar las re­glas del jue­go” es un pre­ce­den­te fu­nes­to pa­ra to­das las in­dus­trias eco­nó­mi­cas, en es­pe­cial cuan­do los ar­gu­men­tos son, co­mo decimos, bas­tan­te fa­la­ces por par­te de la izquierda. Aho­ra, da­da es­ta si­tua­ción, el vi­deo de la fies­ta le qui­ta pi­so a la di­ri­gen­cia y se ha­ce más di­fí­cil de­fen­der prin­ci­pios esen­cia­les pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial del país.

Fi­nal­men­te, ca­be agre­gar el he­cho de que premiar tra­ba­ja­do­res con una fies­ta de esas ca­rac­te­rís­ti­cas es un des­pro­pó­si­to. To­das las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben sa­car al­gu­na lec­ción de es­te des­afor­tu­na­do in­ci­den­te. Ha­go eco de las pa­la­bras de otro aca­dé­mi­co que ha­ce ver có­mo es­tas prác­ti­cas es­tán ale­ja­das de la im­por­tan­cia de la so­brie­dad, la aus­te­ri­dad y el de­co­ro que de­ben pre­si­dir la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial. En prin­ci­pio no es asun­to pú­bli­co có­mo ca­da quien quie­re ce­le­brar los éxi­tos. Pe­ro sí es un asun­to im­por­tan­te pa­ra nues­tra so­cie­dad con­si­de­rar có­mo se va­lo­ra el éxi­to pro­fe­sio­nal. To­dos los ge­ren­tes y pro­fe­so­res de es­cue­las de ne­go­cios que han pro­pi­cia­do es­tas prác­ti­cas de “be­ne­fi­cios pa­ra co­la­bo­ra­do­res” (y que han te­ni­do la suer­te de no ser gra­ba­dos) de­ben re­fle­xio­nar res­pec­to de la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen en re­ba­jar la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial y la im­por­tan­cia del tra­ba­jo.

JA­VIER PIN­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.