El hom­bre de Luk­sic que tie­ne la di­fí­cil ta­rea de re­es­truc­tu­rar la es­ta­ción

Pulso - - EMPRESAS & MERCADOS - Un per­fil de LUI­SA NAVEA

EL men­sa­je fue di­rec­to, ca­si sin anes­te­sia, tras in­ter­ve­nir en la ci­ru­gía ma­yor que ne­ce­si­ta­ba Ca­nal 13. In­yec­ta­ré $20.000 mi­llo­nes más en la es­ta­ción, pe­ro no hay más di­ne­ro, le ha­bría di­cho en sep­tiem­bre el em­pre­sa­rio An­dró­ni­co Luk­sic al di­rec­tor eje­cu­ti­vo Ja­vier Urru­tia, y al sub­di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Ma­xi­mi­li­ano Luk­sic, el ter­ce­ro de sus cua­tro hi­jos.

La ad­ver­ten­cia iba di­ri­gi­da ha­cia ellos, en es­pe­cial a Urru­tia. Él, ha­bía re­ci­bi­do el man­da­to de par­te del em­pre­sa­rio de sa­car ade­lan­te a Ca­nal 13 tras las enor­mes pér­di­das su­fri­das por el, aho­ra, ex ca­nal del an­ge­li­to.

Al in­te­rior de la es­ta­ción se sa­be que Urru­tia lle­gó a or­de­nar la ca­sa y a sa­car ade­lan­te la es­ta­ción te­le­vi­si­va, imi­tan­do el mo­de­lo que ha­bía ocu­pa­do en La Red. Es de­cir, ex­ter­na­li­zar la pro­duc­ción de par­te de la pa­rri­lla y ana­li­zar el ren­di­mien­to de los ros­tros del ca­nal.

El ca­rác­ter de es­te abo­ga­do fue cla­ve pa­ra que el gru­po Luk­sic lo in­vi­ta­ra a par­ti­ci­par del di­rec­to­rio, se­gún fuen­tes co­no­ce­do­ras. Un tem­pe­ra­men­to, que le per­mi­ti­ría rea­li­zar des­pi­dos de ser ne­ce­sa­rio.

De he­cho, al ate­rri­zar Urru­tia, lo pri­me­ro que hi­zo fue re­unir­se con las dis­tin­tas áreas pa­ra pre­sen­tar­se, dar los li­nea­mien­tos y co­no­cer en de­ta­lle los re­cur­sos que no se es­ta­ban uti­li­zan­do en el Ca­nal. De esa ma­ne­ra, el úl­ti­mo viernes de sep­tiem­bre Urru­tia ofi­cia­li­zó el des­pi­do de 28 per­so­nas del equi­po del pro­duc­tor y ce­re­bro de los reality, Ser­gio Na­ka­so­ne.

En esa reunión de de­le­ga­dos y di­ri­gen­tes, Urru­tia im­pri­mió en­tre los tra­ba­ja­do­res la ima­gen de un hom­bre frí­vo­lo por su ves­ti­men­ta de gran­des mar­cas, pe­ro pro­fe­sio­nal­men­te se per­ci­bía co­mo al­guien pre­pa­ra­do. “Te­nía cla­ro lo que de­bía ha­cer en el Ca­nal”, cuentan des­de la es­ta­ción. A ello, se su­ma que les ex­pre­só que su mi­sión era que “el ca­nal ti­ra­ra pa­ra arri­ba”, por lo que alu­dien­do a la te­le­se­rie “Pi­tu­ca sin Lu­cas” re­cal­có que el ca­nal no era el de an­tes y que de­bía ha­cer que las co­sas fun­cio­na­ran. Tam­bién qui­so re­dis­tri­buir las fuer­zas en el equi­po de de­por­tes, en el área de pren­sa, pe­ro ahí se en­con­tró con el di­rec­tor del área Cris­tián Bo­fill.

Su ate­rri­za­je

Ja­vier Urru­tia lle­gó en ju­nio a Ca­nal 13, tras re­nun­ciar a la pre­si­den­cia y la di­rec­ción eje­cu­ti­va de La Red, don­de se con­sa­gró con el ma­ti­nal Mu­je­res Pri­me­ro y el es­te­lar Men­ti­ras Ver­da­de­ras. Tam­bién fue co­no­ci­do co­mo el res­pon­sa­ble del des­pi­do del ma­tri­mo­nio de Clau­dia Con­ser­va y Juan Carlos “Pollo” Val­di­via.

Par­tió co­mo miem­bro del di­rec­to­rio, tras una in­vi­ta­ción del ge­ren­te ge­ne­ral de TV Me­dios, Rodrigo Te­rré, re­pre­sen­tan­tes de los in­tere­ses de Luk­sic en el Ca­nal 13 y quien lo co­no­cía des­de sus en­cuen­tros en ANATEL. Ca­si dos me­ses des­pués, la di­rec­ti­va de Ca­nal 13 ob­ser­va­ba asom­bra­da el nue­vo as­cen­so. Urru­tia asu­mió la di­rec­ción eje­cu­ti­va del Ca­nal, lue­go que Re­né Cor­tá­zar de­ja­ra la pre­si­den­cia de la me­sa y Ale­jan­dra Pé­rez asu­mie­ra su pues­to. Ofi­cial­men­te se co­mu­ni­có que las ra­zo­nes que ale­ja­ban al ex mi­nis­tro Cor­tá­zar de su car­go eran per­so­na­les. Sin em­bar­go des­de la es­ta­ción co­men­tan que se de­bió a su ma­la re­la­ción con Urru­tia. És­ta se ha­bría ges­ta­do por la pu­bli­ca­ción de co­lum­nas de opi­nión en algunos me­dios es­cri­tos, que cri­ti­ca­ban la ges­tión del en­ton­ces pre­si­den­te del Ca­nal. Cor­tá­zar sos­pe­cha­ba que Urru­tia era el res­pon­sa­ble de es­tas crí­ti­cas, lo que ten­só la con­vi­ven­cia en­tre am­bos.

No era la úni­ca per­so­na con la cual co­men­zó a ge­ne­rar an­ti­cuer­pos. Cuentan que ha man­te­ni­do di­fe­ren­cias im­por­tan­tes con Cris­tián Bo­fill, quien en oc­tu­bre del año pa­sa­do re­gre­só al área de pren­sa des­pués de ha­ber ocu­pa­do el car­go de di­rec­tor eje­cu­ti­vo. Des­de la es­ta­ción cuentan que los ro­ces obe­de­cían a di­fe­ren­cias edi­to­ria­les y a la pa­rri­lla pro­gra­má­ti­ca. Urru­tia ha­bría lle­ga­do a Ca­nal 13 con la idea de que Bo­fill te­nía que sa­lir, pe­ro és­ta de­ci­sión le co­rres­pon­día al di­rec­to­rio. La me­sa de­fen­dió su per­ma­nen­cia, ya que es­ta­ban con­for­me con su desem­pe­ño edi­to­rial.

Prio­ri­da­des y pla­nes

Se­gún cuentan des­de la es­ta­ción, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo es­tá preo­cu­pa­do de au­men­tar los pro­gra­mas de fic­ción y en­tre­ten­ción en la pa­rri­lla y pa­ra ello re­su­ci­ta­rá el pro­gra­ma Al­fom­bra Roja e in­tro­du­ci­rá más talk shows.

En ese mar­co, algunos miem­bros del ca­nal ven a Urru­tia co­mo un pro­fe­sio­nal muy am­bi­cio­so y apues­tan a que su ma­ne­jo den­tro del ca­nal po­dría ca­ta­pul­tar su ca­rre­ra.

Sus desafíos son gran­des, por­que si bien lo­gró sa­car nú­me­ros azu­les en La Red, se tra­ta­ba de un ca­nal más pe­que­ño.

Pa­ra mu­chos, ade­más, Urru­tia se ha trans­for­ma­do en una pie­dra en el za­pa­to. “Pre­gun­ta cuán­to ga­nan los ros­tros y si son ne­ce­sa­rio, ya que es­tá dis­pues­to a ha­cer la pér­di­da de al­guien”, se­gún co­men­tan.

Ello ha pro­vo­ca­do que Ja­vier Urru­tia sea odia­do o ama­do den­tro del ca­nal. No hay tér­mi­nos me­dios.

Se es­pe­ra que la pró­xi­ma se­ma­na, tras la de­fi­ni­ción de los nue­vos in­te­gran­tes del di­rec­to­rio, las aguas se cal­men den­tro de Ca­nal 13 a la es­pe­ra de sa­ber que otra se­ñal en­tre­ga­rá el nue­vo con­tro­la­dor a su re­pre­sen­tan­te en la es­ta­ción, en el nue­vo ca­mino de su re­es­truc­tu­ra­ción.P

El ac­tual di­rec­tor eje­cu­ti­vo es­tá preo­cu­pa­do de au­men­tar la pre­sen­cia de los pro­gra­mas de fic­ción y en­tre­ten­ción en la pa­rri­lla y pa­ra ello re­su­ci­ta­rá el pro­gra­ma Al­fom­bra Roja e in­tro­du­ci­rá más talk shows.

Al in­te­rior de la es­ta­ción se sa­be que Urru­tia lle­gó a or­de­nar la ca­sa y a sa­car ade­lan­te la es­ta­ción te­le­vi­si­va, imi­tan­do el mo­de­lo que ha­bía ocu­pa­do en La Red.

Al ate­rri­zar Urru­tia, lo pri­me­ro que hi­zo fue re­unir­se con las dis­tin­tas áreas pa­ra pre­sen­tar­se, dar los li­nea­mien­tos y co­no­cer en de­ta­lle los re­cur­sos que no se es­ta­ban uti­li­zan­do en el Ca­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.