Víc­tor Mal­do­na­do: “Es­ta for­ma de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y de ad­mi­nis­trar el país se ha co­rrom­pi­do to­tal­men­te”

Pulso - - EN PORTADA - CA­TA­LI­NA GÖPEL

—Una fal­ta de acuer­do en­tre el Go­bierno de Ve­ne­zue­la y los te­ne­do­res de bo­nos po­dría agra­var el com­ple­jo es­ce­na­rio fi­nan­cie­ro que ator­men­ta a ese país. En es­te con­tex­to, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, In­dus­tria y Ser­vi­cios de Ca­ra­cas, Víc­tor Mal­do­na­do, ase­gu­ra que se en­cuen­tran ex­pec­tan­tes so­bre es­te pro­ce­so y con­fir­ma que no exis­te nin­gún ti­po de diá­lo­go en­tre Ni­co­lás Ma­du­ro y los sec­to­res eco­nó­mi­cos. “La­men­ta­ble­men­te no se ve nin­gu­na rectificación”, co­men­ta.

¿Cuál es la lec­tu­ra des­de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio so­bre el plan de re­es­truc­tu­ra­ción de Ni­co­lás Ma­du­ro?

—El go­bierno no se to­ma en se­rio la di­fi­cul­tad fi­nan­cie­ra en la que es­tá el país, y to­do pa­re­cie­ra in­di­car que for­ma par­te de una pues­ta en es­ce­na que no sa­be­mos has­ta dón­de pue­de lle­gar. Ve­ne­zue­la no tie­ne re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les lí­qui­das, ni un flu­jo de di­vi­sas, co­mo pa­ra evi­tar caer en ce­sa­ción de pa­gos, con to­das las con­se­cuen­cias que eso sig­ni­fi­ca. Es­ta for­ma de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y de ad­mi­nis­trar el país se ha co­rrom­pi­do to­tal­men­te. La hi­per­in­fla­ción que se es­tá vi­vien­do es bru­tal en tér­mi­nos de em­po­bre­ci­mien­to de un país que vie­ne muy mal.

¿Cuál es el lí­mi­te, por­que ha­ce mu­cho se ha­bla de una bom­ba de tiem­po?

—Ve­ne­zue­la no so­lo es­tá vi­vien­do una ce­sa­ción de pa­gos, sino que una ce­sa­ción ca­si ab­so­lu­ta de rea­li­zar im­por­ta­cio­nes y una im­po­si­bi­li­dad de pro­du­cir cual­quier co­sa en el país y esa es la ló­gi­ca del co­lap­so. La in­dus­tria pe­tro­le­ra tam­bién se es­tá vi­nien­do a me­nos, anun­cian­do una caí­da en su pro­duc­ción. Sim­ple­men­te se vi­ve una cir­cuns­tan­cia muy te­rri­ble. Ade­más, las ci­fras re­ve­lan que hay una par­te de la po­bla­ción bus­can­do en la ba­su­ra al­go pa­ra co­mer, pe­ro el plan que tie­ne el go­bierno es re­sis­tir y re­te­ner el po­der a pe­sar de la ham­bru­na y muer­te.

¿Exis­ten pa­ra­le­lis­mos en­tre la re­es­truc­tu­ra­ción de deu­da de Ve­ne­zue­la y la de Ar­gen­ti­na?

—La­men­ta­ble­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na he­mos vis­to muy ma­los mo­men­tos por un mis­mo guión. En el ca­so de Ar­gen­ti­na, pu­do ha­cer ese des­plan­te de re­es­truc­tu­ra­ción por­que te­nía de­trás a Ve­ne­zue­la, que en esa épo­ca com­pró bue­na par­te de los bo­nos ba­su­ra y ayu­dó en el fi­nan­cia­mien­to del go­bierno. Ve­ne­zue­la no tie­ne a na­die de­trás y esa es una gran di­fe­ren­cia y el des­cré­di­to por la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos es una agra­van­te más.

¿Cuán­to tar­da­ría una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en Ve­ne­zue­la?

—No exis­te una po­si­ción uná­ni­me al res­pec­to, pe­ro la opi­nión de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Ca­ra­cas es que una vez de­fi­ni­da una rectificación in­te­gral de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, la re­cu­pe­ra­ción va a ser más rá­pi­da de lo que la gen­te se ima­gi­na. re­quie­re una in­ter­ven­ción to­tal del sis­te­ma, por­que la me­tás­ta­sis ins­ti­tu­cio­nal es muy ex­ten­sa, pe­ro si se lo­gra li­be­rar, rec­ti­fi­car y or­de­nar las cláu­su­las con­di­cio­na­les, es rá­pi­da la re­cu­pe­ra­ción.

Pe­ro, ¿có­mo una eco­no­mía pa­sa de go­zar las bon­da­des del pe­tró­leo a la quie­bra?

—Una pri­me­ra eta­pa fue el po­si­cio­na­mien­to del so­cia­lis­mo de Hu­go Chá­vez, la se­gun­da fue la mal­ver­sa­ción del au­ge de in­gre­sos pe­tro­le­ros que du­ró cer­ca de 10 años, y una ter­ce­ra fue la del sa­queo de la po­lí­ti­ca ac­tual que trae co­mo con­se­cuen­cia es­to que es­ta­mos vi­vien­do, una ab­so­lu­ta de­ba­cle.

¿Cuál es el es­ta­do ac­tual de la in­dus­tria ve­ne­zo­la­na?. ¿Cuán­tas em­pre­sas han ce­rra­do?

—En 18 años he­mos per­di­do la mi­tad de nues­tra ca­pa­ci­dad in­dus­trial y cer­ca de 40% de nues­tro par­que em­pre­sa­rial co­mer­cial, que co­mo en to­da Amé­ri­ca La­ti­na, son pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas las que han ve­ni­do ce­rran­do. Vi­vi­mos las con­se­cuen­cias de un ré­gi­men de con­trol cam­bia­rio que no asig­na di­vi­sas, de con­trol de cos­tos y pre­cios que no se com­pa­de­ce con los ni­ve­les de in­fla­ción, un sis­te­ma de inamo­vi­li­dad la­bo­ral y una ley del tra­ba­jo que no per­mi­te la fle­xi­bi­li­dad pa­ra tra­ba­jar en tiem­pos de cri­sis, to­do en el mar­co de la re­ce­sión. Las em­pre­sas van ce­rran­do y des­em­plean­do, una tras otra, ge­ne­rán­do­le un pro­ble­ma al con­ti­nen­te. Ve­ne­zue­la de­be ser el úni­co país que no ten­drá tem­po­ra­da na­vi­de­ña ni na­da que se le pa­rez­ca. Los co­mer­cios es­tán ve­ni­dos a me­nos y las tien­das tie­nen muy po­cos ju­gue­tes que ofre­cer.

EL CON­TEX­TO “Ve­ne­zue­la no tie­ne las re­ser­vas (...) co­mo pa­ra evi­tar caer en ce­sa­ción de pa­gos”

EL IM­PAC­TO “En 18 años he­mos per­di­do la mi­tad de nues­tra ca­pa­ci­dad in­dus­trial”

Us­ted di­jo que 2016 fue un año ne­fas­to pa­ra el co­mer­cio, ¿có­mo ter­mi­na 2017?

—Es­ta­mos pa­san­do una nue­va eta­pa, la hi­per­in­fla­cio­na­ria, con to­do lo des­truc­ti­vo que eso sig­ni­fi­ca. La his­to­ria di­ce que no hay ré­gi­men que pue­da so­por­tar la hi­per­in­fla­ción, o sea que en al­gún mo­men­to de­bie­ra ocu­rrir un cam­bio po­lí­ti­co, es­to no es sos­te­ni­ble y no hay for­ma de que po­lí­ti­ca­men­te sea via­ble. Aho­ra, cuál se­rá el pun­to de quie­bre, na­die lo sa­be. Los em­pre­sa­rios es­tán de­vas­ta­dos, las cla­ses es­tán em­po­bre­ci­das y la al­ter­na­ti­va po­lí­ti­ca es­tá en la peor con­di­ción, no hay na­da que per­mi­ta ver el pró­xi­mo año con es­pe­ran­za. Una si­tua­ción co­mo es­ta nos ha­ce pen­sar que cual­quier co­sa pue­de ocu­rrir.

¿Se en­tram­pó el go­bierno en su pro­pia idea de Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te?

—Sí, en la mis­ma me­di­da en que de­cla­ró que no iba a res­pe­tar nin­gu­na nor­ma y en­tra­mos en una tur­bu­len­cia, no hay nin­gún in­cen­ti­vo pa­ra que es­ta eco­no­mía pue­da fun­cio­nar apro­pia­da­men­te. Mien­tras se man­ten­ga la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca eso no le per­mi­te re­sol­ver na­da, por­que se­ría anun­ciar su caí­da.

¿Qué re­fle­ja la vo­la­ti­li­dad del dó­lar pa­ra­le­lo?

—Es un in­di­ca­dor muy im­por­tan­te de des­con­fian­za en el go­bierno y en el país, ade­más de me­dir la in­efi­ca­cia del ré­gi­men de con­trol cam­bia­rio y por su­pues­to, de to­do el sis­te­ma de cos­tos y pre­cios.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.