An­gus­tias de un hom­bre en­deu­da­do

Pulso - - OPINION - ALE­JAN­DRO PUEN­TE El au­tor es do­cen­te Es­cue­la de In­ge­nie­ría Co­mer­cial, UST.

IMAGINEMOS QUE us­ted es un hom­bre de cier­ta for­tu­na que ade­más tu­vo la suer­te de ga­nar­se la lo­te­ría. Lle­gó a te­ner una bue­na ca­sa, pro­pie­da­des y un buen suel­do. Pe­ro, co­mo mu­chas ve­ces pa­sa, lo que fá­cil lle­ga fá­cil se va, al pun­to que su ma­tri­mo­nio ter­mi­nó en tri­bu­na­les y su ban­co co­men­zó a in­quie­tar­se por sus re­cu­rren­tes so­bre­gi­ros y gas­tos por arri­ba de sus in­gre­sos. Co­mo de­ci­mos a ve­ces los eco­no­mis­tas, apar­te­mos el ve­lo que ocul­ta a es­te hom­bre. Us­ted es el Go­bierno de Ve­ne­zue­la y ha acu­mu­la­do una deu­da de US$150 mil mi­llo­nes, a pe­sar de ha­ber dis­fru­ta­do del sú­per ci­clo de pre­cios de las ma­te­rias pri­mas. No es la idea dis­cu­tir aquí có­mo se las arre­gló pa­ra des­pil­fa­rrar esa bo­nan­za. Sim­ple­men­te cons­ta- tar las di­fi­cul­ta­des que es­tá te­nien­do Ve­ne­zue­la pa­ra ser­vir una deu­da que con­tra­jo a in­tere­ses ab­sur­da­men­te ele­va­dos, y que ha lle­va­do a Ni­co­lás Ma­du­ro a la re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da. La ex es­po­sa es la opo­si­ción, y la pa­rá­bo­la de trans­fe­rir­le a ella la ges­tión del pa­tri­mo­nio fa­mi­liar la ha­go por­que pa­re­ce al­ta­men­te im­pro­ba­ble una re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da sin un acuer­do con el grue­so de los acree­do­res, y es­to no es po­si­ble sin un cam­bio de con­duc­ción po­lí­ti­ca y eco­nó- mi­ca. Las op­cio­nes que en­fren­ta el Go­bierno son bas­tan­te cla­ras y aco­ta­das: se­guir sir­vien­do la deu­da pú­bli­ca ex­ter­na a un cos­to que ya re­sul­ta hu­ma­na­men­te in­sos­te­ni­ble; de­cla­rar una mo­ra­to­ria de pa­gos y arries­gar re­pre­sa­lias de los acree­do­res que in­ten­ta­rán co­brar sus prés­ta­mos a tra­vés de la li­qui­da­ción de ac­ti­vos del Es­ta­do en el ex­te­rior; o lo­grar un acuer­do de re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da. Le co­rres­pon­de al Go­bierno de­ci­dir cuál ca­mino to­mar. Oja­lá lo ha­ga pen­san­do en el fu­tu­ro de Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.