Los pre­cios a 990

Pulso - - OPINION -

El uso ge­ne­ra­li­za­do de pre­cios ter­mi­na­dos en 990 vul­ne­ra prin­ci­pios que de­ben re­gir un sis­te­ma de li­bre co­mer­cio. El sis­te­ma de pre­cios per­mi­te el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía de mer­ca­do. Tra­tar de regular po­lí­ti­ca­men­te o ma­ni­pu­lar pre­cios im­pli­ca eli­mi­nar el po­der de de­ci­sión de los con­su­mi­do­res y trae con­si­go dis­tor­sio­nes eco­nó­mi­cas y es­ca­sez. Una cul­tu­ra de res­pe­to a de­re­chos y de­be­res de los con­su­mi­do­res se fun­da no só­lo en la ac­tua­ción de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, sino que de­be con­tar con una com­pe­ten­cia leal ba­sa­da en la trans­pa­ren­cia y no en la des­in­for­ma­ción o con­fu­sión. La reali­dad es muy dis­tin­ta, cuan­do prác­ti­ca­men­te to­do el co­mer­cio ma­ni­pu­la pre­cios pa­ra ha­cer­los ter­mi­nar en 990. Eso no es li­ber­tad de pre­cios, se lla­ma fi­ja­ción de pre­cios o co­lu­sión, con el pro­pó­si­to de con­fun­dir y en­ga­ñar al clien­te. A es­to Ser­nac, la FNE ni el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía le dan la más mí­ni­ma im­por­tan­cia, ha­bien­do en ello una fa­lla pro­fun­da de éti­ca de las em­pre­sas y una dis­tor­sión con­cer­ta­da de pre­cios. Se ter­mi­na­ron los pre­cios in­ter­me­dios, ya que cual­quie­ra sea ese va­lor in­ter­me­dio, lo lle­van a su va­lor má­xi­mo den­tro de su ran­go. Pa­ra mi sor­pre­sa, en­con­tré un ba­rrio de Es­ta­ción Cen­tral don­de na­die es­tá co­lu­di­do con los 990. Eso se lla­ma li­ber­tad de pre­cios. En­ri­que Cruz Cos­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.