Fer­nan­da Vi­cen­te: “Una ha­bi­li­dad fun­da­men­tal que de­be te­ner cual­quier em­pre­sa es la em­pa­tía”

Pulso - - ESPECIAL -

que an­tes era im­po­si­ble. Ade­más, la tec­no­lo­gía da la trans­pa­ren­cia, por lo tan­to, esa des­con­fian­za ha­cia el otro, hoy ba­ja. Tam­bién nos he­mos da­do cuen­ta que en­tre mu­chos chi­cos po­de­mos ha­cer lo que un gran­de; y es­tos, ya es­tán en­ten­dien­do que pa­ra cre­cer en los pa­rá­me­tros de la nue­va eco­no­mía, ne­ce­si­tan a los más chi­cos.

¿Por qué?

—Por­que le dan una agi­li­dad que no tie­nen. La po­si­bi­li­dad de ser arries­ga­do y equi­vo­car­se, que co­mo gran em­pre­sa, mu­chas ve­ces es di­fí­cil, de­bi­do a las es­truc­tu­ras pe­sa­das. Ese mix en­tre gran­de y chi­co es una alian­za muy po­si­ti­va. Es­ta­mos vi­vien­do una trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va y hu­ma­ni­ta­ria mun­dial y en Chi­le, se dan con­di­cio­nes es­pe­cia­les.

¿Cuá­les?

—Las tec­no­lo­gías han per­mi­ti­do que ya no es­te­mos tan ais­la­dos. Hoy so­mos ciu­da­da­nos del mun­do y te­ne­mos ca­da vez más ac­ce­so de via­jar o es­tu­diar afue­ra.

¿Có­mo es­to con­ver­sa con una vi­sión más sus­ten­ta­ble?

—La era in­dus­trial es­ta­ba muy en­fo­ca­da en el “yo” y en la es­ca­sez, ade­más de una vi­sión cen­tra­li­za­da. La for­ma en que fun­cio­na Chi­le es un cla­ro ejem­plo. Hoy, es­tá cre­cien­do ca­da vez más el con­cep­to de ca­de­nas de va­lor. En la an­ti­gua eco­no­mía, al fi­nal del día, el re­sul­ta­do más im­por­tan­te era el Ebit­da. Por eso, las em­pre­sas ca­da vez más tien­den no só­lo a ha­cer un ba­lan­ce eco­nó­mi­co fi­nan­cie­ro, sino tam­bién del im­pac­to ge­ne­ran. Hoy es más im­por­tan­te el ca­mino, que el re­sul­ta­do.

Ese es un va­lor muy fe­me­nino…

—Exac­to. La era in­dus­trial tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas más mas­cu­li­nas y la nue­va eco­no­mía, más fe­me­ni­nas.

¿En qué se ve eso?

—Pri­me­ro, por­que pa­ra po­der crear lo que vie­ne, una ha­bi­li­dad fun­da­men­tal que tie­ne que te­ner cual­quier em­pre­sa es la em­pa­tía. Ya no sir­ven los es­tu­dios de mer­ca­do o los fo­cus group co­mo los en­ten­de­mos hoy, por­que am­bos son muy cie­gos (ade­más de ser ca­ros). In­clu­so, tam­po­co son tan buenos los brains­tor­ming den­tro de las em­pre­sas, por­que son opi­nio­nes prin­ci­pal­men­te in­ter­nas. Es más, no siem­pre son tan úti­les los con­sul­to­res en in­no­va­ción, por­que –a pe­sar de ha­ber muy buen ta­len­to en Chi­lees­tán más pre­pa­ra­dos pa­ra la era in­dus­trial.

¿En­ton­ces…?

—Pa­ra po­der crear lo que vie­ne, ne­ce­si­ta­mos en­ten­der per­fec­ta- men­te lo que pa­de­ce el otro. A ese que que­re­mos ser­vir con nues­tro pro­duc­to o ser­vi­cio. En­ton­ces, la em­pa­tía es cla­ve. Y las mu­je­res la te­ne­mos en nues­tro chip des­de que na­ce­mos. A no­so­tros nos cues­ta me­nos en­ten­der cier­tos có­di­gos, si al­guien no se sien­te bien, si tie­ne los ni­ños en­fer­mos, etc. Por otro la­do, la era de la hi­per­in­for­ma­ción tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de la gran ge­ne­ra­ción de re­des. Las mu­je­res tam­bién es­ta­mos mu­cho más acos­tum­bra­das a ge­ne­rar­las. Otra cla­ve es la crea­ción de fuer­tes la­zos, al­go con lo que no­so­tras ve­ni­mos “se­tea­das”. Si co­no­ce­mos a un gru­po de per­so­nas, ha­ce­mos rá­pi­da­men­te un gru­po en What­sApp (ríe). Por úl­ti­mo, cuan­do la mu­jer se ac­ti­va, no va so­la. Siem­pre in­clu­ye a un en­torno. En­ton­ces, in­cor­po­rar más a la mu­jer al de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, ge­ne­ra un tre­men­do im­pac­to so­cial.

CAM­BIO DE FO­CO “Es­ta­mos com­pren­dien­do que no po­de­mos se­guir sen­tán­do­nos so­bre los re­cur­sos na­tu­ra­les”

NUE­VA ECO­NO­MÍA “Ya no sir­ven los es­tu­dios de mer­ca­do o los fo­cus groups co­mo los en­ten­de­mos hoy, por­que am­bos son muy cie­gos”

GO­BIER­NOS COR­PO­RA­TI­VOS “Pa­ra po­der crear lo que vie­ne, ne­ce­si­ta­mos en­ten­der per­fec­ta­men­te lo que pa­de­ce el otro”

¿Y có­mo en­tran las áreas o ge­ren­cias de sos­te­ni­bi­li­dad de las em­pre­sas a es­te cam­bio?

—Son cla­ve. Pe­ro creo que más que de “sos­te­ni­bi­li­dad”, de­be­rían co­men­zar a lla­mar­se co­mo “Áreas de Im­pac­to”, to­man­do en cuen­ta que el re­por­te de im­pac­to es igual de cla­ve que el fi­nan­cie­ro.

¿Có­mo con­ven­cer de es­to a los di­rec­to­rios de las com­pa­ñías? De he­cho, tú eres par­te de uno.

—Son pro­ce­sos. Es­ta­mos ha­blan­do de un cam­bio his­tó­ri­co que no va a ser de la no­che a la ma­ña­na. Pe­ro ya es­ta­mos vien­do co­sas bien in­tere­san­tes co­mo 3xi, que es una ins­tan­cia en­tre el sec­tor pri­va­do, los em­pren­de­do­res, or­ga­ni­za­cio­nes, sec­to­res so­cia­les, la aca­de­mia, etc. De a po­co, los gran­des em­pre­sa­rios em­pie­zan a ver las co­sas di­fe­ren­tes. Sa­ben que les cam­bia­ron la can­cha, pe­ro no sa­ben bien aún có­mo mo­ver­se en ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.