La otra pes­te

Pulso - - NEWS - —por JA­VIER VE­GA—

PUN­TO DE VIS­TA

Por dé­ca­das, los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca han su­fri­do sus efec­tos. Co­mo una en­fer­me­dad, la ma­yo­ría ha si­do con­ta­gia­do. Ha­cia me­dia­dos de la dé­ca­da del 2000 Chi­le lo­gró prác­ti­ca­men­te erra­di­car­la. Pe­ro pa­re­ce que otra vez se ha sal­ta­do el “cor­dón sa­ni­ta­rio”.

El ma­ne­jo de la deu­da pú­bli­ca ha si­do un ver­da­de­ro pa­de­ci­mien­to pa­ra los go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. De los blo­ques de eco­no­mías emer­gen­tes -ex­clu­yen­do eco­no­mías avan­za­das que ope­ran co­mo re­fu­gio de in­ver­sio­nis­tas-, nues­tra re­gión en­ca­be­za el ran­king, y las cri­sis vin­cu­la­das a la deu­da pú­bli­ca han si­do un per­ma­nen­te do­lor de ca­be­za pa­ra las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas, un buen re­fle­jo de la ba­ja ca­pa­ci­dad pa­ra con­te­ner el gas­to fis­cal y la es­ca­sa efectivida­d re­cau­da­to­ria de los es­que­mas tri­bu­ta­rios.

Chi­le lo­gró du­ran­te un buen tiem­po di­fe­ren­ciar­se del ve­cin­da­rio. La apli­ca­ción de la re­gla fis­cal y un sis­te­ma tri­bu­ta­rio de ba­jas ta­sas, pe­ro de al­ta efi­ca­cia en ma­te­ria de re­cau­da­ción, per­mi­tió al país al­can­zar una deu­da bruta en torno al 4% del PIB en 2007, mien­tras en la­ti­noa­me­ri­ca­na era 46% del PIB.

Lue­go de la cri­sis sub­pri­me y de ad­mi­nis­tra­cio­nes más la­xas en ma­te­ria fis­cal, la deu­da del Es­ta­do chi­leno es­ca­ló has­ta el 27,9% del PIB en 2019, ni­vel con­si­de­ra­ble­men­te más al­to que la dé­ca­da pre­via, pe­ro to­da­vía den­tro de pa­rá­me­tros ra­zo­na­bles. Sin em­bar­go, lo preo­cu­pan­te pa­ra el ca­so chi­leno es la tra­yec­to­ria, has­ta aho­ra im­pa­ra­ble, que po­dría mos­trar el en­deu­da­mien­to fis­cal. El in­for­me que pre­sen­tó el Con­se­jo Fis­cal Au­tó­no­mo an­te la Co­mi­sión Mix­ta aler­ta que si en los pró­xi­mos años se man­tie­ne el pa­trón de gas­to de la dé­ca­da an­te­rior -que en pro­me­dio cre­ció 4,7% real- y de no me­diar au­men­tos de im­pues­tos, la deu­da fis­cal chi­le­na es­ca­la­ría rá­pi­da­men­te al 70% del PIB ha­cia 2026, a un ni­vel si­mi­lar al que re­gis­tró Amé­ri­ca La­ti­na en 2019.

Di­cho en otras pa­la­bras, o se re­du­ce el gas­to pú­bli­co o ten­dre­mos que -otra vez- eva­luar un au­men­to de la car­ga im­po­si­ti­va. Es­to re­sul­ta es­pe­cial­men­te com­ple­jo en un es­ce­na­rio re­ple­to de nue­vas de­man­das que as­pi­ran a ser fi­nan­cia­das con gas­to pú­bli­co. La­men­ta­ble­men­te, el con­ta­gio que mues­tra la eco­no­mía chi­le­na tie­ne en el tiem­po efec­tos en las per­so­nas y las em­pre­sas. Un Es­ta­do más en­deu­da­do pre­sio­na al ries­go país, crea un ca­nal de trans­mi­sión que ele­va las ta­sas de in­te­rés a las que ac­ce­de el sec­tor pri­va­do, to­do lo cual ter­mi­na te­nien­do efec­tos en el me­diano pla­zo en el pre­cio de los ac­ti­vos. Co­mo la car­ga fi­nan­cie­ra es ca­da vez ma­yor, par­te de los in­gre­sos fis­ca­les se de­ben des­ti­nar al pa­go de la deu­da, por lo que se re­nue­van las pre­sio­nes por ma­yor gas­to fis­cal, el tí­pi­co es­pi­ral que ter­mi­na con es­ta­dos fuer­te­men­te en­deu­da­dos, al­tos ni­ve­les de in­fla­ción y me­nor es­pa­cio pa­ra el desa­rro­llo del sec­tor pri­va­do. Una ver­da­de­ra pes­te.

Eco­no­mis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.