ALUM­NI

Sello Salud - - Sumario -

Oriana Rozas, una ki­ne­sió­lo­ga com­pro­me­ti­da con el sis­te­ma de salud pú­bli­co

Egre­só el 2008 de la Es­cue­la de Ki­ne­sio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo y ha desa­rro­lla­do su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en el sis­te­ma pú­bli­co, sec­tor don­de tra­ba­ja en la reha­bi­li­ta­ción de ni­ños con la­bio le­po­rino y en el que rea­li­za in­ves­ti­ga­ción pa­ra el Mi­nis­te­rio de Salud.

Cuan­do ter­mi­nó sus es­tu­dios en la UNAB, Oriana Rozas Mau­rei­ra se ma­tri­cu­ló en un post­gra­do de Ki­ne­sio­lo­gía Ma­xi­lo­fa­cial. Siem­pre le ha­bía gus­ta­do esa área, por eso no du­dó en to­mar es­ta es­pe­cia­li­za­ción que se le pre­sen­ta­ba co­mo un desafío. ¿Su ob­je­ti­vo? Res­pon­der a los mo­de­los del queha­cer ki­né­si­co en el plano de la odon­to­lo­gía, se­gún co­men­ta.

Ac­tual­men­te, Oriana lo­gró ese ob­je­ti­vo y se desem­pe­ña co­mo ki­ne­sió­lo­ga en el ser­vi­cio de odon­to­lo­gía en la Uni­dad de Fi­su­ra­dos del Hospital Gus­ta­vo Fric­ke, en la Quin­ta Re­gión. “Mi ob­je­ti­vo es en­tre­gar un tra­ta­mien­to ki­né­si­co ma­xi­lo­fa­cial a pa­cien­tes que van des­de re­cién na­ci­dos a ado­les­cen­tes de 15 años, ran­go de edad que cu­bre el pro­to­co­lo GES”, ex­pli­ca Oriana.

Su tra­ba­jo la mo­ti­va a dia­rio. Re­co­no­ce que tra­ba­jar con ni­ños con fi­su­ra la­bio pa­la­ti­na y otras mal­for­ma­cio­nes fa­cia­les, fue al­go a lo que lle­gó de for­ma cir­cuns­tan­cial, pe­ro que cla­ra­men­te ha si­do una de las me­jo­res opor­tu­ni­da­des que se le pre­sen­ta­ron en tér­mi­nos pro­fe­sio­na­les y co­mo per­so­na. “Reha­bi­li­ta­mos no so­lo des­de el pun­to de vis­ta fun­cio­nal y/o es­té­ti­co, sino que con­tri­bui­mos a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes, y qué me­jor que ayu­dar­los con su son­ri­sa”, cuen­ta la jo­ven de 34 años.

En tér­mi­nos pro­fe­sio­na­les, agra­de­ce la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar con ci­ru­ja­nos, odon­tó­lo­gos y fo­no­au­dió­lo­gos. Se tra­ta de una la­bor que rea­li­za in si­tu con el pa­cien­te y éstos es­pe­cia­lis­tas, lo que le per­mi­te es­tar cons­tan­te­men­te en for­ma­ción y ad­qui­rien­do co­no­ci­mien­tos con la ayu­da de las otras pro­fe­sio­nes.

En es­pe­cí­fi­co, Oriana tra­ba­ja con re­cién na­ci­dos en el ma­ne­jo del su tejido blan­do de ca­be­za y cue­llo, el ob­je­ti­vo es po­ten­ciar sus fun­cio­nes es­to­ma­tog­ná­ti­cas co­mo res­pi­rar, mas­ti­car, de­glu­tir. En el ca­so de sus pa­cien­tes so­bre 8 años, ayu­da con el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de la es­co­lio­sis o ci­fo­sis to­rá­ci­ca, pa­to­lo­gías or­to­pé­di­cas que per­ju­di­can el tra­ta­mien­to or­to­dón­ti­co al que de­ben so­me­ter­se a par­tir de es­ta edad. En los ado­les­cen­tes ma­yo­res de 15 años, en cam­bio, con­tri­bu­ye a la pre­pa­ra­ción pre­via a ci­ru­gías ma­xi­lo­fa­cia­les u or­tog­ná­ti­cas y lue­go rea­li­za reha­bi­li­ta­ción post qui­rúr­gi­ca.

In­ves­ti­ga­ción pa­ra el MIN­SAL

Oriana siem­pre qui­so tra­ba­jar en el área pú­bli­ca, “des­de aquí pue­des ha­cer in­ves­ti­ga­cio­nes de di­ver­sos ti­pos y es don­de na­cen los nue­vos cues­tio­na­mien­tos e hi­pó­te­sis an­te la va­rie­dad de ca­sos de los usua­rios”, co­men­ta.

Par­te de es­te an­he­lo se ve cum­pli­do hoy en su tra­ba­jo en el Hospital, ya que rea­li­za una in­ves­ti­ga­ción de los dis­tin­tos tra­ta­mien­tos ki­né­si­cos que re­quie­ren sus pa­cien­tes, los ca­li­fi­ca se­gún gru­po eta­rio y la ci­ru­gía a la que han si­do so­me­ti­dos. Es­ta in­for­ma­ción es re­mi­ti­da al Mi­nis­te­rio de Salud co­mo apo­yo a los co­rrec­to­res de es­ta car­te­ra.

El rol del Ki­ne­sió­lo­go en pa­cien­tes fi­su­ra­dos pro­pues­to por la guía del GES es muy ba­jo, ex­pli­ca Oriana. “Lo que hago es in­ves­ti­gar el Rol del ki­ne­sió­lo­go en las di­ver­sas eta­pas del desa­rro­llo del ni­ño, cuan­ti­fi­car los cam­bios que hay en los pa­cien­tes, y es­ta­ble­cer sus­ten­to es­ta­dís­ti­co que de­mues­tre la ne­ce­si­dad de me­jo­rar las ga­ran­tías de aten­ción ki­né­si­cas pro­pues­ta por la ca­nas­ta”.

En oc­tu­bre del 2016, se reali­zó la II Jor­na­da de la So­cie­dad de Ki­ne­sio­lo­gía Ma­xi­lo­fa­cial, SOKIMAX, don­de fue­ron re­pre­sen­tan­tes del Co­le­gio de Ki­ne­sió­lo­gos. “Con es­to se apo­ya­rá a la for­ma­ción de sub­es­pe­cia­li­da­des de nues­tra es­pe­cia­li­dad y me han en­co­men­da­do crear es­ta­tu­tos de in­ter­ven­ción ki­né­si­ca en el área de las mal­for­ma­cio­nes fa­cia­les y fi­su­ras la­bio pa­la­ti­na, es­to es muy im­por­tan­te por­que a par­tir de es­to po­dré pos­tu­lar a fi­nan­cia­mien­to pa­ra dis­tin­tas in­ves­ti­ga­cio­nes”, se­ña­la.

Alum­na de la UNAB

Des­de el pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co, Oriana va­lo­ra la for­ma­ción trans­ver­sal que re­ci­bió en las au­las de la Uni­ver­si­dad, fue en és­tas don­de se orien­tó y su­po qué es­pe­cia­li­dad to­mar. Asi­mis­mo, agra­de­ce la in­clu­sión que tu­vie­ron en los pro­ce­sos co­lec­ti­vos que rea­li­za en Co­le­gio de Ki­ne­sió­lo­gos. Otro pun­to que des­ta­ca la ki­ne­sió­lo­ga es el en­fo­que so­cial que le en­tre­gó la UNAB. “Fue una par­te fun­da­men­tal en mi pro­ce­so for­ma­ti­vo, me ayu­dó a com­pren­der có­mo nues­tro queha­cer con­tri­bu­ye a la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes y a su in­ser­ción en la so­cie­dad”, di­ce quien ha­ce cla­ses en la UNAB se­de de Vi­ña del Mar.

Res­pec­to al per­fil del ki­ne­sió­lo­go UNAB, Oriana des­ta­ca que “to­dos los egre­sa­dos sa­len muy bien for­ma­dos aca­dé­mi­ca­men­te y po­seen un buen ma­ne­jo de ha­bi­li­dad blan­das, el lla­ma­do es a que se es­pe­cia­li­cen en un área de tra­ba­jo, nues­tro país ne­ce­si­ta es­pe­cia­lis­tas en dis­tin­tas áreas, ya que nos de­be­mos a la re­so­lu­ción de las pa­to­lo­gías y a la reha­bi­li­ta­ción de nues­tros pa­cien­tes de la me­jor ma­ne­ra”.

El fu­tu­ro

Una de las as­pi­ra­cio­nes de es­ta jo­ven ki­ne­sió­lo­ga es rea­li­zar una pa­san­tía en al­gún hospital de Es­ta­dos Uni­dos o Ca­na­dá, paí­ses con desa­rro­llo en el área de las fi­su­ras­la­bio pa­la­ti­nas. “Se­ría una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer otras ex­pe­rien­cias y po­der com­par­tir­las acá en nues­tro país”, ex­pli­ca.

Asi­mis­mo, y co­mo me­ta más glo­bal, es­pe­ra con­ti­nuar con su in­ves­ti­ga­ción pa­ra va­li­dar el rol del pro­fe­sio­nal ki­ne­sió­lo­go, y de esa for­ma, ex­pan­dir el área de su es­pe­cia­li­dad que ac­tual­men­te tie­ne po­ca pre­sen­cia en Chi­le. Mi idea, ex­pli­ca, “es con­tri­buir jun­to al Co­le­gio de Ki­ne­sió­lo­gos a la for­ma­ción de la So­cie­dad Ki­né­si­ca de Ca­be­za y Cue­llo y ayu­dar a que es­ta área ten­ga sub­es­pe­cia­li­da­des co­mo: trau­ma­tis­mo fa­cial, mal­for­ma­cio­nes fa­cia­les, oclu­sión y or­to­don­cia en­tre otras”

“Reha­bi­li­ta­mos no so­lo des­de el pun­to de vis­ta fun­cio­nal y/o es­té­ti­co, sino que con­tri­bui­mos a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes, y qué me­jor que ayu­dar­los con su son­ri­sa”, Oriana Rozas, Ki­ne­sió­lo­ga egre­sa­da de la UNAB.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.