RE­POR­TA­JE EN PRO­FUN­DI­DAD

Sello Salud - - Sumario -

¿Po­drá una nue­va Cons­ti­tu­ción me­jo­rar el sis­te­ma de salud en Chi­le?

Ex­per­tos del ISP de la U. An­drés Be­llo ad­vier­ten so­bre la ne­ce­si­dad de di­fe­ren­ciar qué pro­ble­má­ti­cas del sec­tor com­pe­ten a la dis­cu­sión cons­ti­tu­cio­nal y cuá­les son las que se de­ben re­vi­sar den­tro del ám­bi­to de las le­yes y las po­lí­ti­cas de salud.

¿Qué ele­men­tos de­be in­cluir la nue­va Cons­ti­tu­ción pa­ra di­se­ñar un sis­te­ma de salud que dé cuen­ta de los desafíos pre­sen­tes y fu­tu­ros del país? ¿Es­tos cam­bios se­rán su­fi­cien­tes pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que hoy afec­tan al sec­tor? Son al­gu­nas de las in­te­rro­gan­tes que emer­gen des­de el área, a par­tir del pro­ce­so ini­cia­do en Chi­le pa­ra mo­di­fi­car su Car­ta Fun­da­men­tal e ins­ta­lan el de­ba­te so­bre la in­fluen­cia real que ten­drá una nue­va le­gis­la­ción en el sis­te­ma de salud chi­leno. Pa­ra Héc­tor Sán­chez, Director del Ins­ti­tu­to de Salud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo (ISP UNAB), no exis­te en ab­so­lu­to una ga­ran­tía de que una de­ter­mi­na­da re­gu­la­ción cons­ti­tu­cio­nal sea ca­paz de so­lu­cio­nar las ne­ce­si­da­des de salud o mi­ni­mi­zar los pro­ble­mas del sis­te­ma adop­ta­do. Pa­ra es­te es­pe­cia­lis­ta “el ries­go en es­te ti­po de pro­ce­sos es creer que los cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les son su­fi­cien­tes pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de salud y sos­te­ner al­go co­mo es­to es no en­ten­der el pa­pel que cum­ple la Cons­ti­tu­ción en un país”, ex­pli­ca.

De­re­cho a la salud en las cons­ti­tu­cio­nes

Si se ob­ser­va la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal no to­das las cons­ti­tu­cio­nes ha­cen referencia al de­re­cho a la salud, tal co­mo lo ha­ce la cons­ti­tu­ción chi­le­na, y las que se re­fie­ren a él pue­den di­fe­rir en su ex­ten­sión. Bra­sil, por ejem­plo, re­gu­la en de­ta­lle as­pec­tos de co­ber­tu­ra que abar­can ac­cio­nes de promoción, pre­ven­ción, tra­ta­mien­to y reha­bi­li­ta­ción con ac­ce­so a to­dos los ni­ve­les de com­ple­ji­dad del sis­te­ma, des­cen­tra­li­zan­do a ni­vel de go­bier­nos fe­de­ra­les y mu­ni­ci­pios.

No obs­tan­te, paí­ses co­mo Reino Uni­do, que no po­see una cons­ti­tu­ción co­mo la co­no­ce­mos en Amé­ri­ca La­ti­na, sino que exis­ten de­re­chos de ran­go cons­ti­tu­cio­nal crea­dos ju­ris­pru­den­cial­men­te o pro­ve­nien­tes de al­gu­nas le­yes, po­see uno de los sis­te­mas de salud más re­co­no­ci­dos en el mun­do y son cu­na de una mo­der­na se­gu­ri­dad so­cial.

“El ries­go en es­te ti­po de pro­ce­sos es creer que los cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les son su­fi­cien­tes pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de salud y sos­te­ner al­go co­mo es­to es no en­ten­der el pa­pel que cum­ple la Cons­ti­tu­ción en un país”, Héc­tor Sán­chez, director del ISP de la U. An­drés Be­llo.”

Ex­pe­rien­cia que pa­ra el aca­dé­mi­co del ISP UNAB, Uli­ses Nan­cuan­te, de­mues­tra que “no hay regla de oro a se­guir que ga­ran­ti­ce que una de­ter­mi­na­da re­gu­la­ción cons­ti­tu­cio­nal, so­lu­cio­ne de me­jor mo­do las ne­ce­si­da­des de salud o mi­ni­mi­ce los pro­ble­mas del sis­te­ma adop­ta­do”.

El ca­so chi­leno

A par­tir de la ex­pe­rien­cia de la re­for­ma de 2005, mar­ca­da en­tre otras por el fra­ca­so de la des­cen­tra­li­za­ción de los ser­vi­cios de salud, el nu­lo avan­ce del Fon­do Na­cio­nal de Salud (FONASA) co­mo se­gu­ro pú­bli­co y la in­efi­caz au­to­no­mi­za­ción de los hos­pi­ta­les, Ma­nuel Inos­tro­za ex­pli­ca que Chi­le va se­guir vi­vien­do una se­rie de desafíos en cuan­to a las en­fer­me­da­des cró­ni­cas y la ter­ce­ra edad, así co­mo tam­bién en cuan­to a los cos­tos cre­cien­tes en salud, los cua­les plan­tea­rán otro pa­ra­dig­ma a re­sol­ver: ¿has­ta dón­de el Es­ta­do ga­ran­ti­za­rá la equi­dad en el ac­ce­so a tec­no­lo­gías y tra­ta­mien­tos de al­to cos­to?.

“Si efec­ti­va­men­te se quie­re re­sol­ver el pro­ble­ma de la inequi­dad hay que ha­cer­se car­go de un sis­te­ma de salud que ya es­tá or­ga­ni­za­do en ba­se a dos sub­sis­te­mas: uno pú­bli­co y otro pri­va­do. Or­ga­ni­za­ción que pro­vo­ca un es­tan­co en cuan­to al fi­nan­cia­mien­to del sis­te­ma de salud en su to­ta­li­dad, ya que ge­ne­ra ma­yor con­cen­tra­ción del ries­go y po­bla­ción de me­nos in­gre­sos en el sec­tor pú­bli­co; y por otro la­do, pro­vo­ca que en el sec­tor pri­va­do la car­ga de ries­go sea me­nor y con­cen­tre a la po­bla­ción de ma­yo­res in­gre­sos”, ex­pli­ca Ma­nuel Inos­tro­za, aca­dé­mi­co del ISP y Director de cam­pos clí­ni­cos de la UNAB.

Pa­ra Héc­tor Sán­chez es­ta si­tua­ción se com­ple­ji­za, aún más, fren­te a la si­tua­ción eco­nó­mi­ca com­ple­ja que hoy vi­ve el país. Con­tex­to en el que a su jui­cio no se pue­de au­men­tar el gas­to fis­cal. “Fren­te a es­ta si­tua­ción, la úni­ca al­ter­na­ti­va es ge­ne­rar un pro­yec­to con­cep­tua­li­za­do al lar­go pla­zo que per­mi­ta im­ple­men­tar cam­bios ma­yo­res y que al cor­to pla­zo se ha­gan só­lo aque­llos cam­bios que son po­si­bles aho­ra, pe­ro mar­can­do una ru­ta pa­ra un pro­ce­so de cam­bios ma­yor, es de­cir, una re­for­ma a la salud, gra­dual y por eta­pas”, pun­tua­li­za Sán­chez.

“No hay regla de oro a se­guir que ga­ran­ti­ce que una de­ter­mi­na­da re­gu­la­ción cons­ti­tu­cio­nal, so­lu­cio­ne de me­jor mo­do las ne­ce­si­da­des de salud o mi­ni­mi­ce los pro­ble­mas del sis­te­ma adop­ta­do”, Uli­ses Nan­cuan­te, aca­dé­mi­co del ISP UNAB.

Pro­pues­ta de Re­for­ma por eta­pas

En re­la­ción a es­te pun­to la pro­pues­ta de los ex­per­tos del ISP UNAB plan­tea una con­se­cu­ción pau­la­ti­na de trans­for­ma­cio­nes ca­rac­te­ri­za­da en una pri­me­ra eta­pa por una re­con­ver­sión del

Mi­nis­te­rio de Salud (Min­sal). Pa­ra es­tos ex­per­tos es­te or­ga­nis­mo de­be­ría pa­sar de ser un mi­nis­te­rio de la en­fer­me­dad a uno que efec­ti­va­men­te se en­car­gue del ám­bi­to de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en salud y de ar­ti­cu­lar a dis­tin­tos ac­to­res pa­ra su im­ple­men­ta­ción. Tras es­te pri­mer pa­so se po­drá avan­zar ha­cia un sis­te­ma don­de am­bos sec­to­res (pri­va­do y pú­bli­co) se ase­me­jen en­tre sí.

“Lo que no­so­tros pro­po­ne­mos es que la autoridad re­gu­la­do­ra sea nom­bra­da por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y el par­la­men­to pa­ra ase­gu­rar su in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca, pues és­ta de­be­ría re­gu­lar tan­to al sis­te­ma pú­bli­co co­mo pri­va­do. En tan­to que a ni­vel de fi­nan­cia­mien­to creemos que se de­be­ría apun­tar a la se­me­jan­za de am­bos sec­to­res –pri­va­do y pú­bli­co- or­ga­ni­za­dos en ba­se a pla­nes ex­plí­ci­tos que sean muy pa­re­ci­dos al co­mien­zo y que pos­te­rior­men­te con­clu­yan en el mis­mo pro­pó­si­to. Se­gui­do a es­to, plan­tear pa­ra am­bos sub­sis­te­mas re­glas del jue­go pa­re­ci­das co­mo no se­lec­cio­nar el in­gre­so, per­mi­tir la li­bre mo­vi­li­dad, eli­mi­na­ción de la pre exis­ten­cia, un plan ga­ran­ti­za­do si­mi­lar mo­de­los de fi­ja­ción de pre­cios pa­re­ci­dos sin dis­cri­mi­na­ción por ries­go”, ex­pli­có Sán­chez.

En cuan­to a la se­gun­da eta­pa de es­ta pro­pues­ta, los ex­per­tos ha­cen hin­ca­pié en el en­ve­je­ci­mien­to y en el sur­gi­mien­to de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas, li­ga­das a de­ter­mi­nan­tes so­cia­les, la­bo­ra­les, de vi­vien­da, en­tre otras.

Ba­jo es­te con­tex­to la po­lí­ti­ca pú­bli­ca de salud ten­dría que sa­lir de los hos­pi­ta­les y tras­la­dar­se a la ac­ción re­gu­la­to­ria de la so­cie­dad, ex­pli­ca Ma­nuel Inos­tro­za. Asi­mis­mo, se de­be in­cor­po­rar una re­gu­la­ción que per­mi­ta dar­le au­to­no­mía de­fi­ni­ti­va a la Su­pe­rin­ten­den­cia de Salud. “El en­fo­que ac­tual que tie­ne el mi­nis­te­rio de salud no sir­ve pa­ra afron­tar los pro­ble­mas fu­tu­ros, los cua­les ha­cen ne­ce­sa­rio un tra­ba­jo con­jun­to en­tre el Mi­nis­te­rio de Salud y el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía con el fin de re­gu­lar mu­chas de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que tie­ne que ver con con­di­cio­nan­tes que afec­tan los ni­ve­les de salud”, ar­gu­men­ta Inos­tro­za.

“Lo que no­so­tros pro­po­ne­mos es que la autoridad re­gu­la­do­ra sea nom­bra­da por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y el par­la­men­to de ma­ne­ra de ase­gu­rar su in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca (…). En tan­to que a ni­vel de fi­nan­cia­mien­to creemos que se de­be­ría apun­tar a crear con­di­cio­nes de igual­dad en­tre el sis­te­ma pú­bli­co y pri­va­do”, Héc­tor Sán­chez, Director del ISP de la U. An­drés Be­llo.”

En ba­se a to­dos es­tos ar­gu­men­tos, la con­clu­sión a la cual lle­gan es­tos es­pe­cia­lis­tas es que tan­to la for­ma en que se or­ga­ni­ce y se re­for­me el sis­te­ma de salud y la ma­ne­ra en que se en­fren­ten los desafíos sec­to­ria­les, se en­cuen­tra den­tro del ám­bi­to de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y las le­yes. “En es­te sen­ti­do, lo im­por­tan­te es po­der di­fe­ren­ciar cla­ra­men­te qué es­tá den­tro del ám­bi­to de una re­for­ma

cons­ti­tu­cio­nal y qué es lo que es­tá den­tro del ám­bi­to de las le­yes y las po­lí­ti­cas de salud, ya que una con­fu­sión pue­de ge­ne­rar fal­sas ex­pec­ta­ti­vas”, pun­tua­li­za Sán­chez.

Una vez he­cha es­ta di­fe­ren­cia­ción, los aca­dé­mi­cos del ISP UNAB agre­gan que es ne­ce­sa­rio una nue­va Cons­ti­tu­ción que ga­ran­ti­ce in­cen­ti­vos a la ca­li­dad, efi­cien­cia e in­for­ma­ción so­bre el cos­to-efec­ti­vi­dad de los di­fe­ren­tes ser­vi­cios de salud y, en par­ti­cu­lar, una re­gu­la­ción que es­ti­mu­le la trans­pa­ren­cia y com­pe­ten­cia de los ac­to­res pri­va­dos. Más allá de es­tos ele­men­tos, y sea cual sea el pro­ce­di­mien­to adop­ta­do pa­ra ela­bo­rar una nue­va Car­ta Mag­na, se de­be dar cla­ri­dad so­bre cuál se­rá el es­pa­cio de lo pú­bli­co, lo es­ta­tal, lo pri­va­do y el es­pa­cio de las per­so­nas, agre­gan los ex­per­tos.

“Una nue­va Cons­ti­tu­ción de­be po­seer una re­gu­la­ción en salud que ga­ran­ti­ce el de­re­cho de las per­so­nas, en es­pe­cial de los más po­bres y son es­tas tras­for­ma­cio­nes las que de­ben ve­nir uni­das a una promoción de la salud y sus de­be­res, tan­to en lo co­lec­ti­vo co­mo lo in­di­vi­dual y en equi­li­brio con las li­ber­ta­des per­so­na­les”, con­clu­ye Sán­chez

“El en­fo­que ac­tual que tie­ne el mi­nis­te­rio de salud no sir­ve pa­ra afron­tar los pro­ble­mas fu­tu­ros, los cua­les ha­cen ne­ce­sa­rio un tra­ba­jo con­jun­to en­tre el mi­nis­te­rio de salud y el mi­nis­te­rio de eco­no­mía con el fin de re­gu­lar mu­chas de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que tie­ne que ver con con­di­cio­nan­tes que afec­tan los ni­ve­les de salud”, Ma­nuel Inos­tro­za, aca­dé­mi­co del ISP.”

Héc­tor Sán­chez Director del Ins­ti­tu­to de Salud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo (ISP UNAB)

“Fren­te a es­ta si­tua­ción, la úni­ca al­ter­na­ti­va es ge­ne­rar un pro­yec­to con­cep­tua­li­za­do al lar­go pla­zo que per­mi­ta im­ple­men­tar cam­bios ma­yo­res y que al cor­to pla­zo se ha­gan só­lo aque­llos cam­bios que son po­si­bles aho­ra, pe­ro mar­can­do una ru­ta pa­ra un pro­ce­so de cam­bios ma­yor, es de­cir, una re­for­ma a la salud por eta­pas”, Héc­tor Sán­chez, Director del ISP de la U. An­drés Be­llo.”

Ma­nuel Inos­tro­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.