AC­CIÓN SO­CIAL

Sello Salud - - Sumario -

ASOUNAB y su tra­ba­jo vo­lun­ta­rio por la salud bu­cal en Chi­le

Es­te gru­po, li­de­ra­do por alum­nos y ex alum­nos de odon­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo, re­co­rre Chi­le ofre­cien­do sus ser­vi­cios vo­lun­ta­rios y pro­fe­sio­na­les a co­mu­ni­da­des con ac­ce­so res­trin­gi­do a pres­ta­cio­nes den­ta­les.

Me­dio día en las cer­ca­nías del Ba­rrio Meiggs, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la Es­cue­la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia, en Bas­cu­ñán Gue­rre­ro 302. Es sá­ba­do y un gru­po de per­so­nas, ma­yo­ri­ta­ria­men­te ni­ños, se reúne afue­ra de una sa­la de cla­ses ha­bi­li­ta­da co­mo box de aten­ción odon­to­ló­gi­ca. El Ro­tary Club de San­tia­go or­ga­ni­zó es­te ope­ra­ti­vo orien­ta­do a ex­tran­je­ros con do­cu­men­ta­ción en trá­mi­te y a per­so­nas que no tie­nen ac­ce­so a es­tos ser­vi­cios de salud. Ese es el es­pí­ri­tu ba­jo el cual na­ció la Cor­po­ra­ción de Ac­ción So­cial Odon­to­ló­gi­ca de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo (ASOUNAB). Se tra­ta de un gru­po de alum­ni y alum­nos de pre­gra­do y post­gra­do de la Fa­cul­tad de Odon­to­lo­gía de la UNAB, que ofre­ce sus ser­vi­cios, de for­ma vo­lun­ta­ria y de­sin­te­re­sa­da, a per­so­nas que no tie­nen las fa­ci­li­da­des pa­ra ac­ce­der a tra­ta­mien­tos den­ta­les.

“En el 2006 un gru­po de alum­nos de la Fa­cul­tad se or­ga­ni­zó pa­ra ir a Chi­loé. Es­tu­vi­mos en el ve­rano del 2007 una se­ma­na tra­ba­jan­do en un ope­ra­ti­vo en la Is­la”, cuen­ta el Dr. Jor­ge Or­tiz, ac­tual con­se­je­ro de la pre­si­den­cia de ASOUNAB. Esa fue la pri­me­ra ex­pe­rien­cia que vi­vió es­te gru­po de jó­ve­nes. “Lue­go, sis­te­ma­ti­za­mos nues­tras ac­cio­nes y pu­di­mos dar­le or­gá­ni­ca a la Cor­po­ra­ción”, ex­pli­ca.

Jor­ge es ci­ru­jano den­tis­ta egre­sa­do de UNAB y ac­tual­men­te cur­sa su post­gra­do de Ra­dio­lo­gía Den­to Má­xi­lo­fa­cial en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Es uno de los miem­bros más an­ti­guos de la ASOUNAB y co­no­ce a ca­ba­li­dad su his­to­ria. Cuen­ta que des­de sus ini­cios con­ta­ron con el apo­yo de do­cen­tes de la ca­rre­ra, quie­nes los acom­pa­ña­ban a te­rreno pa­ra su­per­vi­sar los pro­ce­di­mien­tos. Lue­go, vino el re­cam­bio, pues los alum­nos fue­ron egre­san­do y se em­po­de­ra­ron de es­tas fun­cio­nes. “Ha si­do un pro­ce­so de cre­ci­mien­to pau­la­tino, pe­ro se­gu­ro”, afir­ma el den­tis­ta.

La ma­ña­na si­gue avan­zan­do y Jor­ge se re­ti­ra ha­cia una de las ca­mi­llas de aten­ción. Uno de los alum­nos que par­ti­ci­pa en el ope­ra­ti­vo lo lla­ma pa­ra so­li­ci­tar su con­se­jo. La jor­na­da se­rá lar­ga, aún que­dan mu­chos pa­cien­tes en la fi­la de es­pe­ra en el pa­tio de la Es­cue­la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia.

¿Qué ac­cio­nes con­cre­tas rea­li­zan?

El Dr. Ro­dri­go Gae­te, ac­tual pre­si­den­te de la Cor­po­ra­ción, es ci­ru­jano den­tis­ta y do­cen­te del De­par­ta­men­to de Ci­ru­gía Bu­cal y Ma­xi­lo­fa­cial de pre­gra­do en la Fa­cul­tad de Odon­to­lo­gía UNAB, y es­tá a car­go del ope­ra­ti­vo que se rea­li­za en la Es­cue­la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia. Cuen­ta que las ac­ti­vi­da­des desa­rro­lla­das por ASOUNAB son de dos ti­pos: Mi­nio­pe­ra­ti­vos y ope­ra­ti­vos de salud den­tal. Mien­tras los pri­me­ros du­ran en­tre uno o dos días y tie­nen una fre­cuen­cia de ca­rác­ter men­sual, los se­gun­dos se ex­tien­den por una se­ma­na y, ha­bi­tual­men­te, tie­nen un se­gui­mien­to de un par de años con el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar un im­pac­to en la po­bla­ción in­ter­ve­ni­da, y son rea­li­za­dos en pe­rio­do de va­ca­cio­nes, ya sea in­vierno o ve­rano.

To­das es­tas ac­cio­nes im­pli­can un gran des­plie­gue pa­ra el equi­po, ac­tual­men­te com­pues­to por 15 per­so­nas in­clui­dos los miem­bros de la di­rec­ti­va. In­de­pen­dien­te de es­te equi­po ba­se, el Dr. Gae­te ex­pli­ca que tie­nen co­la­bo­ra­do­res que los apo­yan en sus la­bo­res. “Afor­tu­na­da­men­te, he­mos po­di­do ha­cer que la gen­te se fi­de­li­ce con no­so­tros, que ten­gan un sen­ti­do de per­te­nen­cia. En es­te mo­men­to con­ta­mos con un pool de al­re­de­dor de 30 co­le­gas que son vo­lun­ta­rios y que no per­te­ne­cen a la Cor­po­ra­ción, ade­más de to­do el alum­na­do que co­la­bo­ra ac­ti­va­men­te en el desa­rro­llo de los tra­ba­jos vo­lun­ta­rios”, cuen­ta el ci­ru­jano den­tis­ta.

Es­tos pro­fe­sio­na­les los res­pal­dan y les ofre­cen ayu­da en al­gu­nas aten­cio­nes y, a la vez, les per­mi­ten di­ver­si­fi­car la ca­nas­ta de aten­cio­nes que rea­li­zan. “Las pres­ta­cio­nes que ofre­ce­mos en ca­da ope­ra­ti­vo de­pen­den de los tiem­pos de nues­tros co­la­bo­ra­do­res. Al­gu­nas ve­ces pue­den asis­tir los pe­rio­don­cis­tas o aque­llos que se es­pe­cia­li­za­ron en en­do­don­cia, odon­to­pe­dia­tría u otras áreas.

No con­ta­mos siem­pre con ellos, por­que to­dos tra­ba­jan y de­ben aco­mo­dar sus ho­ra­rios pa­ra po­der co­la­bo­rar en nues­tros ope­ra­ti­vos”, ex­pli­ca.

Ba­jo es­te con­tex­to, es fun­da­men­tal pa­ra ASOUNAB que sus miem­bros se in­cli­nen por una es­pe­cia­li­dad y, de esa for­ma, con­tar con un staff que pue­da abor­dar las di­fe­ren­tes áreas de la aten­ción den­tal. En el ca­so del ope­ra­ti­vo en la Es­cue­la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia, es el ci­ru­jano den­tis­ta Ariel Gottlieb, quien cur­sa el post­gra­do en pe­rio­don­cia, el que cu­bre las aten­cio­nes de esa es­pe­cia­li­dad que re­quie­ren los pa­cien­tes.

Lu­ga­res re­mo­tos y lis­tas de es­pe­ra

ASOUNAB ha con­cen­tra­do sus ac­cio­nes en la zo­na cen­tro y sur de Chi­le. El Dr. Ro­dri­go Gae­te ex­pli­ca que du­ran­te el ve­rano tu­vie­ron una in­ten­sa y exi­to­sa agen­da en la sexta re­gión, lo que les per­mi­tió pro­po­ner nue­vas ini­cia­ti­vas. “Ac­tual­men­te, te­ne­mos un pro­yec­to que es­tá en la re­gión de O’Hig­gins, en la co­mu­na de Mar­chi­güe, lu­gar don­de hi­ci­mos la pri­me­ra ver­sión del ope­ra­ti­vo de salud den­tal en el mes de enero. En esa opor­tu­ni­dad al­can­za­mos a rea­li­zar 1.036 pres­ta­cio­nes, ci­fra que nos mo­ti­vó a pro­po­ner­nos una nue­va cam­pa­ña”, di­ce. “La ter­ce­ra ver­sión en es­ta lo­ca­li­dad tu­vi­mos que sus­pen­der­la de­bi­do a los in­cen­dios que afec­ta­ron el sur del país”, re­cuer­da el Dr. Gae­te.

La Cor­po­ra­ción tam­bién reali­zó un ope­ra­ti­vo en Quel­hue, en la co­mu­na de Pu­cón. Aten­die­ron a per­so­nas per­te­ne­cien­tes a una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na, al­can­zan­do 826 pres­ta­cio­nes. Quel­hue es un sec­tor ru­ral que se en­cuen­tra ale­ja­do del cen­tro de Pu­cón, don­de se con­cen­tran los ser­vi­cios bá­si­cos.

“De he­cho, esa fue la mo­ti­va­ción ini­cial de es­te pro­yec­to: po­der ir a lu­ga­res don­de la aten­ción odon­to­ló­gi­ca es muy es­ca­sa”, co­men­ta Or­tiz, quién se re­in­te­gra a la con­ver­sa­ción tras aten­der las du­das de los alum­nos que tra­ba­jan en las di­fe­ren­tes ca­mi­llas del im­pro­vi­sa­do box en la Es­cue­la.

Ro­dri­go Gae­te con­ti­núa y ex­pli­ca que, en mu­chas oca­sio­nes, les su­gie­ren que evi­ten aten­der a cier­tas per­so­nas por­que per­te­ne­ce a un pro­gra­ma de salud que con­tem­pla el GES. “No­so­tros lo ha­ce­mos igual, pues mu­chas ve­ces va­mos a lu­ga­res su­ma­men­te ale­ja­dos de los con­sul­to­rios en los que esa gen­te re­ci­be su aten­ción y mu­chas ve­ces re­quie­ren de aten­ción con ca­rác­ter ur­gen­te”, di­ce.

En el ca­so de Pu­cón, los den­tis­tas cuen­tan que tam­bién co­la­bo­ra­ron con la aten­ción mu­ni­ci­pal. An­tes de co­men­zar con su tra­ba­jo du­ran­te las tar­des en la pos­ta ru­ral de Quel­hue, un gru­po de ellos se di­ri­gía al CESFAM de Pu­cón pa­ra en­tre­gar aten­ción a los usua­rios de una lis­ta de es­pe­ra de al­re­de­dor de tres años pa­ra ci­ru­gía de ter­ce­ros mo­la­res in­clui­dos. “No­so­tros de­con­ges­tio­na­mos por lo me­nos 25 pa­cien­tes, con un to­tal de 71 desin­clu­sio­nes, lo que nos lle­na de or­gu­llo, por­que ade­más es­ta­mos ayu­dan­do con una pro­ble­má­ti­ca sú­per sen­si­ble”, pun­tua­li­za Ro­dri­go.

La ho­ra avan­za y en­tra a la sa­la de aten­ción un gru­po de vo­lun­ta­rias del Ro­tary Club de San­tia­go. Lle­van ju­gos y ga­lle­tas pa­ra los miem­bros de ASOUNAB que tra­ba­jan sin pa­rar des­de las 9 de la ma­ña­na en la aten­ción de pa­cien­tes. Dr. Gae­te les agra­de­ce, y va a su­per­vi­sar una aten­ción eje­cu­ta­da por un gru­po de es­tu­dian­tes.

Jor­ge Or­tiz ex­pli­ca que ade­más de to­do el sen­ti­do so­cial que tie­ne la Cor­po­ra­ción, exis­te una ins­tan­cia que sur­ge de for­ma na­tu­ral: la opor­tu­ni­dad de ha­cer do­cen­cia a tra­vés de la prác­ti­ca. “Pa­ra eso es­ta­mos no­so­tros, que ya es­ta­mos ti­tu­la­dos y cur­san­do nues­tros post­gra­dos. Su­per­vi­sa­mos to­das las co­sas que ha­cen los alum­nos vo­lun­ta­rios. Es un res­pal­do pa­ra ellos, so­bre to­do si tie­nen al la­do a un do­cen­te que les dic­ta cla­ses en la Fa­cul­tad, co­mo ocu­rre en el ca­so de Ro­dri­go”, di­ce el Dr. Or­tíz.

La ayu­da de la UNAB

En ma­yo de 2015, ASOUNAB ga­nó un fon­do con­cur­sa­ble de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial otor­ga­do por la Uni­ver­si­dad. Se tra­tó de un apo­yo mo­ne­ta­rio pa­ra el desa­rro­llo de un pro­yec­to de apa­dri­na­mien­to odon­to­ló­gi­co a co­mu­ni­da­des en ries­go so­cial.

Tan­to Ro­dri­go co­mo Jor­ge con­cuer­dan en que el apo­yo que han re­ci­bi­do de la UNAB ha si­do muy va­lio­so. Es la Fa­cul­tad de Odon­to­lo­gía la que los pro­vee tan­to de in­su­mos co­mo de to­do el equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra rea­li­zar las lim­pie­zas den­ta­les. Asi­mis­mo, po­seen un es­pa­cio den­tro de las de­pen­den­cias de la Uni­ver­si­dad, lu­gar que ope­ra co­mo bo­de­ga y ofi­ci­na.

A fu­tu­ro

El flu­jo de pa­cien­tes co­mien­za a ba­jar en la sa­la de aten­ción de la Es­cue­la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia, son apro­xi­ma­da­men­te las 19 ho­ras. Len­ta­men­te, se han ido eje­cu­tan­do las aten­cio­nes y el ope­ra­ti­vo co­mien­za a lle­gar a su fin. Fue una jor­na­da pro­duc­ti­va, pe­ro hay que re­to­mar ener­gías por­que la lis­ta de pro­yec­tos es am­bi­cio­sa.

“Se vie­nen más jor­na­das en Mar­chi­güe, en la sexta re­gión, y hay al­gu­nas ini­cia­ti­vas pa­ra Pu­cón y nue­vos pro­yec­tos, pe­ro que es­tán por con­fir­mar. Pe­ro, cla­ra­men­te, es­ta­mos em­bar­ca­dos en un plan de desa­rro­llo que es­pe­ra­mos si­ga cre­cien­do y cap­tan­do vo­lun­ta­rios pa­ra po­der con­cu­rrir en ayu­da de quie­nes se en­cuen­tran des­pro­vis­tos de aten­ción por pro­fe­sio­na­les de la odon­to­lo­gía, y que a su vez nos per­mi­ta ge­ne­rar un im­por­tan­te com­pro­mi­so so­cial en nues­tros alum­nos”, con­clu­ye Ro­dri­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.