EDITORIAL

Sello Salud - - Sumario -

El con­trol po­bla­cio­nal no es un fe­nó­meno re­cien­te, las po­bla­cio­nes vi­vas siem­pre han te­ni­do que ajus­tar su cre­ci­mien­to a lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos por la na­tu­ra­le­za y la cul­tu­ra hu­ma­na. Lo nue­vo es el con­trol del cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal por par­te del hom­bre.

A lo lar­go de la his­to­ria se han pro­pues­to di­fe­ren­tes mé­to­dos de con­trol de la po­bla­ción: con­ti­nen­cia se­xual, pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar, an­ti­con­cep­ción, es­te­ri­li­za­ción, abor­to, to­dos jus­ti­fi­ca­dos des­de cri­te­rios de ca­li­dad de vi­da, de­bien­do cum­plir con­di­cio­nes pa­ra con­si­de­rar­los co­rrec­tos con los re­pa­ros mo­ra­les in­vo­lu­cra­dos en ca­da mé­to­do.

La preo­cu­pa­ción pa­ra en­fren­tar la ur­gen­cia del con­trol po­bla­cio­nal mun­dial na­ce en la dé­ca­da del 70, con el ini­cio de con­ven­cio­nes que ge­ne­ran ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les que nues­tro país ha sus­cri­to.

El 2010 en­tra en vi­gen­cia la Ley que fi­ja nor­mas y de­re­chos en ma­te­ria de re­gu­la­ción de la fer­ti­li­dad, nor­ma­ti­va que res­guar­da la con­fi­den­cia­li­dad y pri­va­ci­dad, que ase­gu­ra la pro­vi­sión de mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos y de an­ti­con­cep­ción de emer­gen­cia a to­da la po­bla­ción, lo que per­mi­te ele­gir li­bre­men­te en­tre los mé­to­dos au­to­ri­za­dos que es­tén de acuer­do a sus creen­cias y/o for­ma­ción. Así, los ser­vi­cios de­ben sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de salud se­xual y re­pro­duc­ti­va a to­do usua­rio, in­de­pen­dien­te de la edad, no exis­tien­do im­pe­di­men­to le­gal pa­ra la re­gu­la­ción de fer­ti­li­dad a ado­les­cen­tes ni pa­ra con­di­cio­nar es­ta aten­ción a la apro­ba­ción de los pa­dres de es­tos.

Las po­lí­ti­cas de salud pú­bli­ca desa­rro­lla­das en los úl­ti­mos 50 años son, en gran me­di­da, res­pon­sa­bles del ex­ce­len­te ni­vel ac­tual de in­di­ca­do­res tra­di­cio­na­les de salud ma­ter­noin­fan­til en Chi­le. Se han re­du­ci­do drás­ti­ca­men­te los egre­sos hos­pi­ta­la­rios por abor­to y su ta­sa de mor­ta­li­dad materna. Asi­mis­mo, el im­pac­to de­mo­grá­fi­co tam­bién es no­ta­ble, la ta­sa glo­bal de fe­cun­di­dad ha dis­mi­nui­do a 1.9 hi­jos por mu­jer con una ten­den­cia pro­yec­ta­da al 2020 de 1.85 hi­jos por mu­jer.

Así, el Es­ta­do tie­ne la obli­ga­ción moral de edu­car a la po­bla­ción, ofre­cien­do in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria y su­fi­cien­te, pa­ra evi­tar uno de los gran­des ma­les de nues­tro tiem­po, co­mo lo es la ma­ni­pu­la­ción de la in­for­ma­ción por par­te de los po­de­res eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos, y de­be im­plan­tar los mí­ni­mos que la vo­lun­tad ge­ne­ral de los in­di­vi­duos es­ta­blez­ca por con­sen­so co­mo en el ca­so de re­gu­la­ción de la fer­ti­li­dad.

Doc­tor Jor­ge Ca­bre­ra

Director de la Es­cue­la de Obs­te­tri­cia Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.