Ra­dio­gra­fía a la In­fer­ti­li­dad en Chi­le

Sello Salud - - Editorial -

La in­fer­ti­li­dad es una con­di­ción que im­pi­de lo­grar un em­ba­ra­zo lue­go de un año de ac­ti­vi­da­des se­xua­les sin uso de mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos. Sus cau­sas son múl­ti­ples y los tra­ta­mien­tos va­rían de acuer­do a ca­da ca­so. Se es­ti­ma que en Chi­le exis­ten cer­ca de 300 mil pa­re­jas con pro­ble­mas re­pro­duc­ti­vos y tan­to el sis­te­ma pú­bli­co co­mo el pri­va­do ofre­cen al­ter­na­ti­vas pa­ra abor­dar­los.

La pa­ter­ni­dad es una me­ta que mu­chas ve­ces se ve di­fi­cul­ta­da por pro­ble­mas de salud de la pa­re­ja o de al­guno de sus miem­bros. Sin em­bar­go, el desa­rro­llo de la cien­cia ha per­mi­ti­do ha­cer­le fren­te a es­tas di­fi­cul­ta­des a tra­vés de tra­ta­mien­tos que ayu­dan a con­cre­tar el sue­ño de una fa­mi­lia con hi­jos.

El gi­ne­co-obs­te­tra David Vant­man, re­co­no­ci­do es­pe­cia­lis­ta en in­fer­ti­li­dad en Chi­le, tra­ba­ja a dia­rio con es­ta pro­ble­má­ti­ca. Jun­to a su equi­po, co­men­zó a rea­li­zar fer­ti­li­za­ción in vi­tro en la dé­ca­da de los 80 y sus ini­cios se re­mon­tan al Hospital San Bor­ja Arria­rán, re­cin­to en el que se desa­rro­lló el pri­mer pro­gra­ma de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da del sis­te­ma pú­bli­co. Ac­tual­men­te, el doc­tor Vant­man es el Je­fe del Cen­tro de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va de la Clí­ni­ca In­di­sa.

Den­tro de las cau­sas más co­mu­nes de in­fer­ti­li­dad en la mu­jer, ex­pli­ca el doc­tor, es­tá la au­sen­cia de ovu­la­ción, pro­ble­mas en las trom­pas de fa­lo­pio, la en­do­me­trio­sis y la pre­sen­cia de mio­mas, en­tre otras. Tam­bién exis­te un gru­po de mu­je­res en las que no exis­te una ra­zón cla­ra que provoque el pro­ble­ma re­pro­duc­ti­vo.

En el ca­so de los hom­bres, pro­si­gue Vant­man, las di­fi­cul­ta­des se pre­sen­tan por un ba­jo re­cuen­to de es­per­ma­to­zoi­des o por­que el mo­vi­mien­to de es­tas cé­lu­las se ve al­te­ra­do por cau­sas in­fec­cio­sas o des­co­no­ci­das. Tam­bién hay hom­bres que han te­ni­do al­gu­na le­sión en la zo­na pu­be­ral, y eso les ge­ne­ra in­fer­ti­li­dad.

En ge­ne­ral, “el com­por­ta­mien­to de la po­bla­ción chi­le­na en tér­mi­nos re­pro­duc­ti­vos es si­mi­lar a otras par­tes del mun­do: en­tre el 10 y el 15% tie­ne pro­ble­mas pa­ra lo­grar em­ba­ra­zos, ci­fra que co­rres­pon­de a unas 300 mil pa­re­jas”, re­se­ña el es­pe­cia­lis­ta en in­fer­ti­li­dad.

Ca­mino a la fer­ti­li­dad

Con más de 5 años de ex­pe­rien­cia, el Cen­tro de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va de la Clí­ni­ca In­di­sa atien­de a pa­re­jas de to­do Chi­le que bus­can una so­lu­ción a sus pro­ble­mas de fer­ti­li­dad a tra­vés de los mé­to­dos de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da que ofre­ce la Clí­ni­ca.

En­tre 400 y 500 con­sul­tas se ha­cen men­sual­men­te en el cen­tro In­di­sa. Una vez in­gre­sa­da la pa­re­ja, se re­gis­tra una his­to­ria clí­ni­ca del hom­bre y la mu­jer, y lue­go son eva­lua­dos si­mul­tá­nea­men­te. Des­pués de es­ta pri­me­ra eta­pa y, a tra­vés de di­fe­ren­tes exá­me­nes, se bus­ca una orien­ta­ción pa­ra lle­gar al ori­gen del po­ten­cial pro­ble­ma re­pro­duc­ti­vo.

“Es po­co fre­cuen­te que un hom­bre o una mu­jer con­sul­ten so­los por su cuen­ta, en ge­ne­ral, vie­nen en pa­re­jas por­que sa­ben que es un te­ma que se abor­da con los dos”, co­men­ta el mé­di­co, quien agre­ga que la Clí­ni­ca re­ci­be pa­cien­tes que, ge­ne­ral­men­te, no han te­ni­do éxi­to con tra­ta­mien­tos de ba­ja com­ple­ji­dad.

Tra­ta­mien­tos

Ac­tual­men­te, no hay ley de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da en Chi­le. Son los co­mi­tés de éti­ca de ca­da cen­tro los que dis­cu­ten qué te­ra­pia uti­li­zar o no an­te un ca­so es­pe­cí­fi­co. “Esa es la úni­ca ins­tan­cia que en­mar­ca tu queha­cer clí­ni­co”, pun­tua­li­za el doc­tor Vant­man.

A con­ti­nua­ción, el doc­tor Vant­man de­ta­lla uno a uno los pro­ce­di­mien­tos con los que tra­ba­jan:

- Fer­ti­li­za­ción In Vi­tro: Con­sis­te en la in­se­mi­na­ción de ovo­ci­tos, man­te­ni­dos en un me­dio de cul­ti­vo fue­ra del cuer­po de la ma­dre. Una vez desa­rro­lla­dos, los em­brio­nes son de­po­si­ta­dos en el úte­ro con el ob­je­to de lo­grar una im­plan­ta­ción. Es­ta téc­ni­ca na­ció co­mo in­di­ca­ción pa­ra aque­llos

ca­sos en que la mu­jer no te­nía Trom­pas de Fa­lo­pio, que es el lu­gar don­de el es­per­ma­to­zoi­de se jun­ta con el hue­vo y se ge­ne­ra el em­brión que lue­go via­ja has­ta el úte­ro. Con el co­rrer del tiem­po y, en mu­chos ca­sos en que los re­sul­ta­dos de te­ra­pias con­ven­cio­na­les no lo­gra­ban un em­ba­ra­zo, se op­tó por in­vi­tar a pa­re­jas que no te­nían una le­sión tu­ba­ria a par­ti­ci­par de es­tos tra­ta­mien­tos.

- Ovo­do­na­ción: Es apli­ca­da cuan­do una mu­jer tie­ne una fa­lla ová­ri­ca pre­ma­tu­ra, es de­cir, cuan­do pre­sen­ta me­nos de mil ovo­ci­tos al­ma­ce­na­dos en sus gó­na­das. Es­to ocu­rre cuan­do la pa­cien­te ha si­do so­me­ti­da a ci­ru­gías de ova­rio, a tra­ta­mien­to de ra­dio­te­ra­pia o qui­mio­te­ra­pia, o por­que sim­ple­men­te na­ció con me­nos huevos. Es­te gru­po de mu­je­res pue­de re­ci­bir un ovo­ci­to de otra per­so­na a tra­vés de la ovo­do­na­ción, hue­vo que se­rá reuni­do con los es­per­ma­to­zoi­des de su pa­re­ja pa­ra ge­ne­rar un em­brión (o más de uno) y que pos­te­rior­men­te se­rá trans­fe­ri­do al úte­ro otor­gán­do­le una bue­na pro­ba­bi­li­dad de em­ba­ra­zo.

El doc­tor Vant­man ex­pli­ca que hay un gru­po de mu­je­res, ma­yo­res de 40 años, que tam­bién se aco­gen a es­te mé­to­do. Pa­sa­do esa edad hay una pér­di­da re­pro­duc­ti­va con­si­de­ra­ble ya que la ca­li­dad de sus ovo­ci­tos no es la óp­ti­ma, por lo tan­to les cues­ta más em­ba­ra­zar­se y son más pro­pen­sas a pér­di­das. To­dos es­tos an­te­ce­den­tes las con­vier­ten en re­cep­to­ras a tra­vés de la ovo­do­na­ción.

- In­yec­ción in­tra­ci­to­plas­má­ti­ca de es­per­ma­to­zoi­des: Es­ta téc­ni­ca se apli­ca cuan­do exis­te una fa­lla en la ca­pa­ci­dad del es­per­ma­to­zoi­de pa­ra in­gre­sar al hue­vo. Lo que ha­ce es­te mé­to­do es ayu­dar fí­si­ca y me­cá­ni­ca­men­te a co­lo­car ese es­per­ma­to­zoi­de en el hue­vo. Ese es un pro­ce­di­mien­to que se ha­ce fue­ra del cuer­po de la mu­jer. Tu ob­tie­nes el hue­vo, en pa­ra­le­lo ob­tie­nes el es­per­ma­to­zoi­de, y ba­jo el mi­cros­co­pio lo que ha­ces es in­yec­tar es­te es­per­ma­to­zoi­de den­tro del hue­vo.

- Vi­tri­fi­ca­ción de ovo­ci­tos: Es­te mé­to­do con­sis­te en con­ge­lar a una al­ta ve­lo­ci­dad los ovo­ci­tos de una mu­jer, la fi­na­li­dad es con­ser­var la ca­li­dad y ju­ven­tud de sus cé­lu­las re­pro­duc­ti­vas pa­ra usar­las a fu­tu­ro, cuan­do la pa­cien­te de­ci­da em­ba­ra­zar­se. In­de­pen­dien­te de los años que trans­cu­rran, el em­brión que se desa­rro­lle ten­drá las mis­mas po­si­bi­li­da­des de cre­cer con éxi­to, pues el ovo­ci­to de la fe­cun­da­ción se­rá más jo­ven y de me­jor ca­li­dad en com­pa­ra­ción a los huevos de la edad cro­no­ló­gi­ca de la ma­dre.

- Vi­tri­fi­ca­ción de em­brio­nes. Es un con­cep­to si­mi­lar al an­te­rior, con la di­fe­ren­cia que acá lo que se con­ge­la son em­brio­nes. La ven­ta­ja de es­te me­ca­nis­mo es que la pa­re­ja tie­ne la po­si­bi­li­dad de op­tar a un nue­vo tra­ta­mien­to sin pa­sar por to­da la eta­pa de ir, es­ti­mu­lar el ova­rio, sa­car los huevos des­de la gó­na­da y fe­cun­dar­los.

- Con­ge­la­ción de es­per­ma­to­zoi­des tes­ti­cu­la­res o epi­di­di­ma­rios: Hay va­ro­nes que pre­sen­tan pro­ble­mas re­pro­duc­ti­vos de­bi­do a una obs­truc­ción en la sa­li­da de los es­per­ma­to­zoi­des. Lo que ha­ce­mos con es­tos pa­cien­tes es ir a bus­car esos es­per­ma­to­zoi­des al tes­tícu­lo, y una vez que los en­con­tra­mos los con­ge­la­mos y el con­cep­to es el mis­mo. O sea, los po­de­mos usar en un even­to fu­tu­ro y ese pa­cien­te no ne­ce­si­ta ser ope­ra­do ca­da vez que re­quie­re un tra­ta­mien­to.

- Des­vi­tri­fi­ca­ción de em­brio­nes con trans­fe­ren­cia em­brio­na­ria. En es­te pro­ce­di­mien­to se des­pier­ta un em­brión que se ha con­ser­va­do dor­mi­do pa­ra de­vol­ver­lo a la ma­dre en el mo­men­to que de­ci­da em­ba­ra­zar­se. Un em­brión pue­de per­ma­ne­cer dor­mi­do por mu­chos años ba­jo es­te mé­to­do de vi­tri­fi­ca­ción.

In­de­pen­dien­te de si se lo­gra o no un em­ba­ra­zo a tra­vés de es­tos pro­ce­di­mien­tos, el doc­tor Vant­man ex­pli­ca que el rol del mé­di­co es acom­pa­ñar y orien­tar a las pa­re­jas so­bre las po­si­bi­li­da­des que tie­nen.

Al­to cos­to

Pe­se a que los pro­ce­di­mien­tos de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da son ca­da vez más co­mu­nes, los cos­tos que tie­nen son muy al­tos. “Ac­tual­men­te, exis­te un pro­gra­ma del Mi­nis­te­rio de Salud que tie­ne que ver con la rea­li­za­ción de fer­ti­li­za­ción in vi­tro en usua­rios del FONASA. El Go­bierno de­ci­dió te­ner un de­ter­mi­na­do nú­me­ro de pa­cien­tes que pue­den in­gre­sar a es­tos tra­ta­mien­tos, pe­ro fue­ra de eso, no exis­te nin­gu­na co­ber­tu­ra ni en FONASA ni en las Isa­pres, en­ton­ces bá­si­ca­men­te es un tra­ta­mien­to pri­va­do”, co­men­ta Vant­man. (Ver Re­cua­dro)

En es­te sen­ti­do, el doc­tor es rea­lis­ta y agre­ga que “la téc­ni­ca es­tá dis­po­ni­ble y que,

pro­ba­ble­men­te, op­tar por so­me­ter­se a es­tos tra­ta­mien­tos ac­túa co­mo en otras de­ci­sio­nes de la vi­da. Lo im­por­tan­te es ha­cer el es­fuer­zo eco­nó­mi­co acor­de al pro­yec­to fa­mi­liar”.

Pre­ser­var la fer­ti­li­dad

La pos­ter­ga­ción de la ma­ter­ni­dad es una ten­den­cia que se ha da­do con fuer­za en Oc­ci­den­te. So­bre es­te pun­to, es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar una re­fle­xión, opi­na el doc­tor. “Es fun­da­men­tal que las mu­je­res, que son fér­ti­les has­ta cier­ta edad, sean cons­cien­tes de que si desean la ma­ter­ni­dad des­pués de los 35 años su pro­ba­bi­li­dad de em­ba­ra­zo va a ser me­nor”, di­ce.

Los pro­ble­mas de re­pro­duc­ción van au­men­tan­do des­pués de es­ta edad, y eso es al­go que no es­tá muy in­terio­ri­za­do, ex­pli­ca. “Mi in­vi­ta­ción es a que las mu­je­res jó­ve­nes re­fle­xio­nen res­pec­to a su pro­yec­to fa­mi­liar y, acor­de a eso, to­men de­ci­sio­nes en los otros ám­bi­tos de su vi­da”, con­clu­ye.

Doc­tor David Vant­man, gi­ne­co-obs­te­tra es­pe­cia­lis­ta en in­fer­ti­li­dad con­yu­gal y Je­fe del Cen­tro de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va de la Clí­ni­ca In­di­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.