An­ti­con­cep­ción

Sello Salud - - Columna -

Hoy es el fu­tu­ro del pa­sa­do. Ac­tual­men­te exis­ten en el pla­ne­ta más de 7 mil mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y la ca­pa­ci­dad pa­ra ali­men­tar­los se ha­ce ca­da vez más in­su­fi­cien­te. Jun­to con es­to, se es­ti­ma que la po­bla­ción mun­dial ha­cia fi­nes del pre­sen­te si­glo su­pe­rará los 11 mil mi­llo­nes. Es­te es un pro­ble­ma que no tie­ne una so­lu­ción fá­cil: o ten­dre­mos que ce­sar el au­men­to de la po­bla­ción o bien ten­dre­mos que alo­jar una par­te de la po­bla­ción en otro pla­ne­ta.

La per­cep­ción de la ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca co­mo pro­ble­ma es re­la­ti­va­men­te nue­vo. Por otra par­te, los em­ba­ra­zos no desea­dos, los abor­tos en con­di­cio­nes de ries­go pa­ra la mu­jer y los em­ba­ra­zos a eda­des muy tem­pra­nas se pre­sen­tan con ele­va­da fre­cuen­cia en la ac­tua­li­dad a pe­sar de los an­ti­con­cep­ti­vos mo­der­nos y de la dis­po­ni­bi­li­dad de ser­vi­cios de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar. Ca­da año se prac­ti­can unos 3 mi­llo­nes de abor­tos pe­li­gro­sos en­tre mu­cha­chas de 15 a 19 años, lo que con­tri­bu­ye a la mor­ta­li­dad materna y a pro­ble­mas de salud pro­lon­ga­dos. Las com­pli­ca­cio­nes du­ran­te el em­ba­ra­zo y el par­to son la se­gun­da cau­sa de muer­te en­tre las mu­je­res de 15 a 19 años en to­do el mun­do. Y aun­que des­de el año 2000 se han re­gis­tra­do des­cen­sos con­si­de­ra­bles en el nú­me­ro de muer­tes en to­das las re­gio­nes, so­bre to­do en Asia Su­do­rien­tal,don­de las ta­sas de mor­ta­li­dad se re­du­je­ron de 21 a 9 por 100.000 mu­je­res-, la pro­crea­ción pre­ma­tu­ra au­men­ta el ries­go tan­to pa­ra las ma­dres co­mo pa­ra los re­cién na­ci­dos.1

En es­te es­ce­na­rio, y da­do que la ovu­la­ción se pro­du­ce só­lo una vez al mes (y la pro­duc­ción es­per­má­ti­ca es a dia­rio), se han pues­to la res­pon­sa­bi­li­dad de la fer­ti­li­dad y los es­fuer­zos cien­tí­fi­cos ma­yo­ri­ta­ria­men­te en las mu­je­res. Los prin­ci­pa­les mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos ac­tual­men­te en uso en el mun­do en­te­ro son femeninos (con ex­cep­ción del con­dón mas­cu­lino que ha ido ga­nan­do te­rreno).

La ex­plo­sión del co­no­ci­mien­to con­du­jo a no­ta­bles desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos que per­mi­tie­ron di­so­ciar vo­lun­ta­ria­men­te el ac­to se­xual de la re­pro­duc­ción. La po­si­bi­li­dad de re­du­cir los con­tac­tos se­xua­les en­tre hom­bres y mu­je­res es real­men­te mí­ni­ma y só­lo que­da co­mo opor­tu­ni­dad pa­ra re­du­cir la ta­sa de na­ta­li­dad, el uso de más y me­jo­res an­ti­con­cep­ti­vos por hom­bres y mu­je­res. La dis­po­si­ción de tec­no­lo­gías an­ti­con­cep­ti­vas se­gu­ras, apa­re­cie­ron re­cién en la mi­tad del si­glo XX. En nues­tro país, es­pe­cí­fi­ca­men­te du­ran­te el go­bierno del Pre­si­den­te Eduar­do Frei Mon­tal­va, se for­mu­ló la Po­lí­ti­ca de Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar del Go­bierno de Chi­le cu­yo ob­je­ti­vo fue “re­du­cir los ries­gos aso­cia­dos a la prác­ti­ca del abor­to in­du­ci­do en con­di­cio­nes in­se­gu­ras (…) ga­ran­ti­zan­do el res­pe­to a la con­cien­cia de las per­so­nas y su dig­ni­dad”.

Las úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes en Chi­le y el mun­do, han ex­pe­ri­men­ta­do una pro­gre­si­va ten­den­cia a in­de­pen­di­zar su vi­sión de la vi­da de las gran­des co­rrien­tes de pen­sa­mien­to. En la prác­ti­ca, las per­so­nas son más au­tó­no­mas en sus de­ci­sio­nes y se ri­gen me­nos por dog­mas y más por su con­cien­cia in­di­vi­dual. Co­mo re­sul­ta­do de es­tas ten­den­cias y a pe­sar de lo que en­se­ña la Igle­sia Ca­tó­li­ca, la ma­yor par­te del mun­do ca­tó­li­co y no ca­tó­li­co usa los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos. El uso de los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos a ba­se de hor­mo­nas o dis­po­si­ti­vos mu­chas ve­ces ha si­do cues­tio­na­do des­de una pos­tu­ra dog­má­ti­ca, que pro­cu­ra im­po­ner por to­dos los me­dios una dic­ta­du­ra moral den­tro de una so­cie­dad plu­ra­lis­ta. Per­so­nal­men­te, con­si­de­ro que la cien­cia de­be se­guir avan­zan­do ha­cia mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos cu­ya ac­ción no sea ne­ce­sa­ria­men­te so­bre el sis­te­ma en­do­crino, por lo tan­to ca­da vez más acep­ta­bles y ase­qui­bles pa­ra hom­bres y mu­je­res (ba­ra­tos y fá­ci­les de usar)

Dr. Ho­ra­cio Cro­xat­to, pro­fe­sor ti­tu­lar, in­ves­ti­ga­dor del Cen­ter for In­te­gra­ti­ve Me­di­ci­ne and In­no­va­te Scien­ce de la UNAB y Pre­mio Na­cio­nal de Cien­cias Apli­ca­das 2016.

El em­ba­ra­zo en la ado­les­cen­cia.

No­ta des­crip­ti­va Nº 364. Ac­tua­li­za­ción de sep­tiem­bre de 2014. http://www.who.int/me­dia­cen­tre/fac­ts­heets/ fs364/es/.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.