Qing­dao, don­de Orien­te y Oc­ci­den­te se dan la mano

Una vi­si­ta a es­ta im­por­tan­te y sin­gu­lar ciu­dad por­tua­ria de Chi­na

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por NUES­TRA RE­DAC­CIÓN

Qing­dao se en­cuen­tra en la cos­ta su­r­es­te de la pe­nín­su­la de Shan­dong y es­tá se­pa­ra­da de la pe­nín­su­la co­rea­na por las aguas del mar Ama­ri­llo. Cuen­ta con un pai­sa­je ex­cep­cio­nal y un cli­ma agra­da­ble. Do­ta­da de puer­tos ma­rí­ti­mos y un ae­ro­puer­to que la vin­cu­lan con el res­to del mun­do, es uno de los cen­tros eco­nó­mi­cos y lo­gís­ti­cos más im­por­tan­tes de Chi­na. Qing­dao, un fa­mo­so cen­tro tu­rís­ti­co por sus mag­ní­fi­cos paisajes mon­ta­ño­sos y ma­rí­ti­mos, ha ob­te­ni­do el Pre­mio Há­bi­tat de Chi­na. La ciu­dad atrae a nu­me­ro­sos vi­si­tan­tes ca­da año, es­pe­cial­men­te du­ran­te sus fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les ma­rí­ti­mos y de la cer­ve­za.

Be­lle­za exó­ti­ca

Qing­dao tie­ne una his­to­ria muy an­ti­gua y fue el ho­gar de ri­cas e im­por­tan­tes cul­tu­ras, co­mo las de Da­wen­kou, Longs­han y Yues­hi en la era neo­lí­ti­ca.

Qin Shihuang (259 a.e.c.-210 a.e.c.), el primer em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Qin, vi­si­tó Qing­dao tres ve­ces du­ran­te sus cin­co via­jes de ins­pec­ción por el país. Pe­ro fue el em­pe­ra­dor Wu­di (156 a.e.c.-87 a.e.c.) de la di­nas­tía Han el mo­nar­ca que es­tu­vo en la re­gión con ma­yor fre­cuen­cia.

Gra­cias a su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca, que la co­nec­ta con el sur del país por mar, ha si­do uno de los prin­ci­pa­les cen­tros de trans­por­te y de puer­tos co­mer­cia­les del nor­te de Chi­na des­de el si­glo VII. Sú­me­se a ello que siem­pre ha ju­ga­do un pa­pel cla­ve en la de­fen­sa de las cos­tas de Chi­na. En 1891, el Go­bierno Cen­tral de la di­nas­tía Qing (1644-1911) es­ta­ble­ció una guar­ni­ción en la zo­na y des­de en­ton­ces Qing­dao ha go­za­do de es­ta­tus de ciu­dad.

En 1897, Ale­ma­nia ocu­pó y co­lo­ni­zó Qing­dao con el pre­tex­to de arren­dar

tie­rras a Chi­na. Los ale­ma­nes cons­tru­ye­ron puer­tos y fe­rro­ca­rri­les, im­pul­san­do el desa­rro­llo lo­cal. En las par­tes sep­ten­trio­nal y me­ri­dio­nal de la ciu­dad aún se pue­den ver bue­nos ejem­plos de la vie­ja ar­qui­tec­tu­ra ger­má­ni­ca.

Tras la ocu­pa­ción co­men­za­ron a al­zar­se edi­fi­cios al es­ti­lo oc­ci­den­tal en áreas co­mo Ba­da­guan y Kai­ser-Wil­helm-Ufer (co­no­ci­da hoy co­mo la ca­lle Tai­ping). La ma­yo­ría son cons­truc­cio­nes de la­dri­llo y ma­de­ra. Los ale­ma­nes uti­li­za­ron el gra­ni­to de la mon­ta­ña Laos­han y tra­je­ron ace­ro de su país.

Im­pu­sie­ron va­ria­dos es­ti­los a los te­chos, mien­tras que los agui­lo­nes se ase­me­jan a la ele­gan­cia pas­to­ral me­die­val. Las puer­tas y ven­ta­nas por lo re­gu­lar ex­hi­ben una ex­qui­si­ta de­co­ra­ción. En me­dio de ár­bo­les y flo­res,

te­nien­do co­mo fon­do el ver­dor de la ve­ge­ta­ción y las azu­la­das aguas del mar, es­tos edi­fi­cios de es­ti­lo oc­ci­den­tal em­be­lle­cen la ciu­dad con­tri­bu­yen­do a real­zar su co­lo­ri­do.

Las te­jas ro­jas de los te­chos y los ár­bo­les exu­be­ran­tes ca­rac­te­ri­zan el pai­sa­je de Qing­dao. Un buen ejem­plo es Ba­da­guan, en el es­te de la bahía de Hui­quan. Exis­ten más de 200 vi­llas en es­te dis­tri­to, ca­da una con di­se­ño y es­truc­tu­ra úni­cos, con jar­dín y vis­ta al mar co­mo ele­men­tos esen­cia­les. Las cons­truc­cio­nes lo­ca­les ex­hi­ben una mul­ti­pli­ci­dad de es­ti­los, co­mo el ru­so, el bri­tá­ni­co, el fran­cés, el ale­mán, el es­ta­dou­ni­den­se, el da­nés, el grie­go, el es­pa­ñol, el sui­zo, el ja­po­nés, en­tre otros, que ha­cen de la zo­na un ver­da­de­ro escaparate de la ar­qui­tec­tu­ra mun­dial.

La ca­lle de Guan­tao, en el nor­te de la ciu­dad, fue cons­trui­da por pri­me­ra vez en 1899. Co­no­ci­da co­mo la Kai­ser Straße du­ran­te la ocu­pa­ción ale­ma­na, es­ta­ba ad­ya­cen­te a la es­ta­ción de tre­nes, el puerto y las adua­nas, por lo que re­sul­ta­ba un lu­gar per­fec­to pa­ra ne­go­ciar y co­mer­ciar.

En aquel en­ton­ces era un si­tio obli­ga­do pa­ra las com­pa­ñías ex­tran­je­ras y la pri­me­ra pa­ra­da pa­ra em­pre­sas de di­fe­ren­tes paí­ses que es­ta­ble­cían sus su­cur­sa­les en Qing­dao. La pros­pe­ri­dad a co­mien­zos del si­glo XX atra­jo a ban­cos ex­tran­je­ros. Hoy en día ha si­do res­tau­ra­da la ca­rre­te­ra de es­ti­lo ale­mán, que aco­ge en to­da su ex­ten­sión a 25 edi­fi­cios bien con­ser­va­dos de la épo­ca co­lo­nial.

2 de ma­yo de 2017. Vie­jos edi­fi­cios de es­ti­lo oc­ci­den­tal ador­nan el atrac­ti­vo exó­ti­co de Qing­dao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.