El fran­cés que se enamo­ró de Shan­gri-La

Pa­trick Druet ad­mi­nis­tra un ho­tel en es­ta apa­ci­ble ciu­dad de la pro­vin­cia de Yun­nan

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por LU RUCAI

Pa­trick Druet, a quien sus co­le­gas chi­nos bau­ti­za­ron co­mo Lao Pai, es ge­ren­te ge­ne­ral del ho­tel Songt­sam Lin­ka Re­treat. Ade­más de que en chino “Lao” es un tér­mino de afec­to pa­ra ami­gos y fa­mi­lia­res, evi­den­cia tam­bién la es­tre­cha re­la­ción que man­tie­ne con sus em­plea­dos.

An­tes de ve­nir a Chi­na, Druet tra­ba­jó en mu­chos otros paí­ses, co­mo Ca­na­dá, Ir­lan­da y su na­tal Fran­cia. Sin em­bar­go, la ciu­dad de Shan­griLa, en la pro­vin­cia chi­na de Yun­nan, es su pre­fe­ri­da da­do que los lu­ga­re­ños “son­ríen des­de el co­ra­zón”. “Me bas­ta­ron cin­co mi­nu­tos pa­ra de­ci­dir que me que­da­ba”, ase­gu­ra.

Druet lle­va seis años tra­ba­jan­do en Songt­sam Lin­ka Re­treat, el primer ho­tel cons­trui­do por el gru­po fran­cés Ac­co­rHo­tels. Sus 70 ha­bi­ta­cio­nes es­tán di­se­ña­das en for­ma de ata­la­yas de es­ti­lo ti­be­tano tra­di­cio­nal, en­cla­va­das al pie de las mon­ta­ñas. Des­de sus ven­ta­nas es po­si­ble con­tem­plar to­do el es­plen­dor del mo­nas­te­rio Gan­den Sum­tse­ling, el ma­yor tem­plo bu­dis­ta ti­be­tano de la pro­vin­cia de Yun­nan. En 2009, Druet so­lo ne­ce­si­tó con­tem­plar el lu­gar du­ran­te cin­co mi­nu­tos pa­ra to­mar la de­ci­sión de que­dar­se y unir­se al equi­po ad­mi­nis­tra­ti­vo del nue­vo ho­tel.

“La her­mo­sa vis­ta de las mon­ta­ñas cu­bier­tas de nie­ve y de los yaks me con­ven­ció in­me­dia­ta­men­te de que­dar­me”, di­ce Pa­trick Druet. “Fue un gran desafío pa­ra mí ser uno de los ge­ren­tes en un ho­tel nue­vo”.

El he­cho de que años atrás tra­ba­ja­se en una es­ta­ción de es­quí en Fran­cia ha­bía des­per­ta­do su de­seo de re­gre­sar a las mon­ta­ñas, lo cual fue su­fi­cien­te pa­ra en­ca­rar el re­to. “Y aho­ra es­toy aquí, tra­ba­jan­do en un lu­gar ro­dea­do

De to­dos los lu­ga­res que ha vi­si­ta­do, le en­can­ta Shan­gri-La, no so­lo por su im­pre­sio­nan­te en­torno na­tu­ral, her­mo­sas mon­ta­ñas y cli­ma tem­pla­do, sino tam­bién por las son­ri­sas y la ca­li­dez con las que la gen­te lo­cal re­ci­be a los vi­si­tan­tes.

de mon­ta­ñas”, men­cio­na. “La úni­ca di­fe­ren­cia es que es­ta vez es en Chi­na, en lu­gar de Fran­cia”.

La pri­me­ra vez que el fran­cés via­jó a nues­tro país fue en 2001. Lue­go en­con­tró em­pleo en Xia­men, una ciu­dad cos­te­ra del su­r­es­te de Chi­na, y tu­vo la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar y via­jar por va­rias ciu­da­des. De to­dos los lu­ga­res que ha vi­si­ta­do, le en­can­ta Shan­gri-La, no so­lo por su im­pre­sio­nan­te en­torno na­tu­ral, her­mo­sas mon­ta­ñas y cli­ma tem­pla­do, sino tam­bién por las son­ri­sas y la ca­li­dez con las que la gen­te lo­cal re­ci­be a los vi­si­tan­tes.

Druet ha tra­ba­ja­do en di­fe­ren­tes ho­te­les al­re­de­dor del mun­do y, en com­pa­ra­ción con la ma­yo­ría de ellos, el Songt­sam Lin­ka Re­treat no re­sul­ta tan an­ti­guo. Sin em­bar­go, se­gún él, tie­ne una sin­gu­la­ri­dad. “La cultura lo­cal se ma­ni­fies­ta en el ho­tel a tra­vés de sus ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, su es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co y sus em­plea­dos”. En ello ra­di­ca su atrac­ti­vo.

Mu­dar­se a Shan­gri-La

La se­cre­ta­ria de Pa­trick Druet es Gao Han, quien lle­va un año tra­ba­jan­do en Songt­sam Lin­ka Re­treat. An­tes de ocu­par es­te pues­to ha­bía si­do profesora de chino pa­ra es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros en la Uni­ver­si­dad Nor­mal de Yun­nan. Su in­glés flui­do fa­ci­li­ta enor­me­men­te la co­mu­ni­ca­ción en­tre Druet y sus em­plea­dos chi­nos, aun­que su je­fe pue­de co­mu­ni­car­se bas­tan­te bien en chino.

Pa­ra Gao Han, una de las cosas es­pe­cia­les de Druet es que “no ac­túa co­mo un je­fe, sino co­mo el miem­bro de una fa­mi­lia. Siem­pre se po­ne en los za­pa­tos de los de­más e, in­clu­so, tra­ba­ja de ca­ma­re­ro pa­ra ad­qui­rir ex­pe­rien­cia en di­fe­ren­tes fun­cio­nes y así fa­ci­li­tar su ges­tión”.

Pa­trick Druet con­cuer­da con Gao Han. En reali­dad, no le gus­ta la for­ma en que se ha­cen las cosas en las gran­des ur­bes. En la ciu­dad, los lu­ga­res de tra­ba­jo tie­nen una je­rar­quía es­tric­ta. La gen­te sim­ple­men­te si­gue las re­glas y son­ríe con fa­ci­li­dad, pe­ro las son­ri­sas ra­ra vez son sin­ce­ras. Es­te fue el mo­ti­vo por el cual Druet em­pe­zó des­de ce­ro y ma­ne­jó el ho­tel a su ma­ne­ra, in­clu­so es­ta­ble­cien­do al in­te­rior del re­cin­to un res­tau­ran­te que es con­si­de­ra­do de au­tén­ti­ca co­mi­da fran­ce­sa por los hués­pe­des.

“Pro­ven­za es un pa­raí­so va­ca­cio­nal pa­ra los via­je­ros, con sus her­mo­sos paisajes y su de­li­cio­sa co­mi­da”, di­ce, de­seo­so de lle­var la co­ci­na de es­ta re­gión fran­ce­sa a Shan­gri-La. Ca­da vez que via­ja de va­ca­cio­nes a Fran­cia re-

gre­sa con al­go de su país en la ma­le­ta, co­mo man­te­les, la­van­da se­ca o in­clu­so con­di­men­tos lo­ca­les.

En el res­tau­ran­te oc­ci­den­tal de Songt­sam Lin­ka Re­treat, de­co­ra­do con te­má­ti­ca de Pro­ven­za, hay co­mi­da tí­pi­ca fran­ce­sa, co­mo el pu­dín de caramelo. De he­cho, to­dos los chefs son lu­ga­re­ños y han si­do en­tre­na­dos pro­fe­sio­nal­men­te pa­ra co­ci­nar pla­tos fran­ce­ses. Se­gún Druet, ca­da vez más vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros van allá, los que re­pre­sen­tan el 20 % du­ran­te la tem­po­ra­da al­ta.

Pa­trick Druet tam­bién tie­ne al­tos es­tán­da­res pa­ra el vino. En con­se­cuen­cia, con­tra­tó es­pe­cial­men­te a su­mi­nis­tra­do­res de vino fran­cés en Kun­ming, ca­pi­tal de Yun­nan, pa­ra en­tre­nar a sus em­plea­dos. La ma­yo­ría del vino que se sir­ve en el ho­tel es im­por­ta­do de Fran­cia, Ita­lia y Aus­tra­lia.

Cau­ti­va­do por la cultura ti­be­ta­na

A jui­cio de Druet, Shan­gri-La es un lu­gar desea­ble pa­ra vi­vir, pe­ro ha­ce tres años, en 2014, de­jó su ho­tel y re­gre­só a la es­cue­la de es­pe­cia­li­za­ción en ges­tión ho­te­le­ra. En­tre otras cosas, es­tu­dió gas­tro­no­mía oc­ci­den­tal y vi­si­tó mu­chas gran­des ciu­da­des, don­de la gen­te siem­pre an­da­ba de pri­sa y preo­cu­pa­da por el te­rri­ble trá­fi­co, la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Pa­trick Druet per­ci­bió cuán per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud re­sul­ta­ba es­te am­bien­te y un año des­pués es­ta­ba de re­gre­so en Shan­griLa, don­de se sien­te más re­la­ja­do.

Aho­ra Druet tie­ne un ma­yor co­no­ci­mien­to de la cultura ti­be­ta­na, que se ma­ni­fies­ta in­clu­so en su ro­pa. En la en­tre­vis­ta con Chi­na Hoy ves­tía un cha­le­co de es­ti­lo ti­be­tano. Pa­trick Druet ase­gu­ra que tie­ne mu­cho tra­ba­jo ca­da día, pe­ro que, a pe­sar de ello, du­ran­te su tiem­po li­bre prac­ti­ca el sen­de­ris­mo en las mon­ta­ñas, apren­de so­bre la cultura lo­cal y es­tu­dia bu­dis­mo ti­be­tano. En oca­sio­nes de­di­ca su tiem­po a ha­cer gi­rar los tra­di­cio­na­les ci­lin­dros de ora­ción, tal co­mo ha­cen los bu­dis­tas lo­ca­les.

“Las cul­tu­ras ti­be­ta­na y del Hi­ma­la­ya di­fie­ren por com­ple­to de aque­llas que se pre­sen­tan en las ciu­da­des mo­der­nas”, afir­ma. “Es­te es un lu­gar tran­qui­lo y apa­ci­ble, don­de ca­da vi­si­tan­te se sien­te co­mo una ho­ja que por fin cae de la ra­ma y fi­nal­men­te vuelve a sus raí­ces”.

Druet se mu­da­rá es­te año a Lha­sa, la ca­pi­tal de la re­gión au­tó­no­ma del Tí­bet, pa­ra ges­tio­nar un nue­vo ho­tel en los Alo­ja­mien­tos Songt­sam. “Es­pe­ro que mi nue­vo ho­tel pue­da en­car­nar la cultura lo­cal lo me­jor po­si­ble, de mo­do que brin­de una ex­pe­rien­cia to­tal­men­te di­fe­ren­te a la que ofre­cen los ho­te­les in­ter­na­cio­na­les es­tan­da­ri­za­dos”, ex­pli­ca.

Songt­sam Lin­ka Re­treat, que aho­ra es ges­tio­na­do por Druet, to­ma un re­ce­so in­ver­nal de dos meses ca­da año. Du­ran­te es­te tiem­po, él apro­ve­cha pa­ra re­gre­sar a su ca­sa en Pé­ri­gord, al sur de Fran­cia, y vi­si­tar a fa­mi­lia­res y ami­gos. “Lha­sa es­tá si­tua­da a una ma­yor al­tu­ra que Shan­griLa”, ase­gu­ra al ha­blar de sus pla­nes fu­tu­ros. “Tal vez en dos años no se­ré ca­paz de tra­ba­jar a gran al­tu­ra. Se­rá qui­zás el mo­men­to de vol­ver a Fran­cia”.

El res­tau­ran­te oc­ci­den­tal, es­ta­ble­ci­do por Pa­trick Druet, es con­si­de­ra­do de au­tén­ti­ca co­mi­da fran­ce­sa por los hués­pe­des.

Los de­ta­lles del Songt­sam Lin­ka Re­treat mues­tran la cultura lo­cal.

Ele­men­tos ti­be­ta­nos se ma­ni­fies­tan en la ro­pa de Pa­trick Druet.

Fotos de Yu Xiang­jun

Des­de las ven­ta­nas del Songt­sam Lin­ka Re­treat es po­si­ble con­tem­plar to­do el es­plen­dor del mo­nas­te­rio Gan­den Sum­tse­ling.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.