Hé­roes den­tro y fue­ra de la can­cha

La ayu­da que pro­por­cio­na el Fon­do de Bie­nes­tar de Cam­peo­nes De­por­ti­vos de Bei­jing

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ZHANG YAMING

Gao Min, la rei­na del salto de Chi­na, ha ga­na­do más de 70 me­da­llas de oro en su vi­da pro­fe­sio­nal. El pa­sa­do Día de San Valentín, jun­to con otros miem­bros del Fon­do de Bie­nes­tar de Cam­peo­nes De­por­ti­vos de Bei­jing, la cam­peo­na de salto vi­si­tó al primer be­ne­fi­cia­rio del fon­do. Ade­más de Gao Min, quien fue una de sus fun­da­do­res, el fon­do cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de otros me­da­llis­tas na­cio­na­les, en­tre los que se des­ta­can Gao Ling, cam­peo­na de bád­min­ton en Síd­ney 2000, y Huo Liang, cam­peón de salto en Bei­jing 2008. De he­cho, 50 de los 71 miem­bros de es­te fon­do son cam­peo­nes olím­pi­cos. En nom­bre de los cam­peo­nes

Na­ci­do en 1994, Chen Rong­quan fue se­lec­cio­na­do pa­ra el equi­po na­cio­nal de salto en 2014. En mar­zo de 2015, cuan­do vi­si­tó Ca­na­dá, Mé­xi­co y Puerto Ri­co pa­ra par­ti­ci­par en una se­rie de con­cur-

sos, su­frió una fie­bre du­ran­te va­rios días. Des­afor­tu­na­da­men­te, de­bi­do a la in­ten­sa com­pe­ten­cia, no pres­tó la su­fi­cien­te aten­ción a su con­di­ción has­ta el fi­nal, cuan­do se pre­sen­ta­ron otros sín­to­mas y apa­re­ció san­gre en su ori­na. Cuan­do re­gre­só a Chi­na fue diag­nos­ti­ca­do con in­su­fi­cien­cia re­nal. De­bi­do a la fal­ta de tiem­po y gra­ve­dad de su en­fer­me­dad, Chen Rong­quan no pu­do re­cu­pe­rar ple­na­men­te el fun­cio­na­mien­to de sus ri­ño­nes.

El 14 de fe­bre­ro pa­sa­do, miem­bros del Fon­do de Bie­nes­tar de Cam­peo­nes De­por­ti­vos de Bei­jing lo vi­si­ta­ron pa­ra ofre­cer­le ayu­da y mo­ti­va­ción.

“Du­ran­te los úl­ti­mos años he par­ti­ci­pa­do en mu­chas ac­ti­vi­da­des de bie­nes­tar; sin em­bar­go, no han te­ni­do mu­cha re­la­ción con los de­por­tis­tas”, di­jo Gao Min. “En reali­dad, las le­sio­nes afec­tan mu­cho la vi­da de un gran nú­me­ro de de­por­tis­tas y de­be­mos dar­les una mano”. Es­te es pre­ci­sa­men­te el mo­ti­vo por el cual el Fon­do de Bie­nes­tar de Cam­peo­nes De­por­ti­vos de Bei­jing ha lla­ma­do la aten­ción de más de­por­tis­tas con áni­mos de co­la­bo­rar.

La reali­dad es cruel. A pe­sar de que to­dos los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les re­ci­ben un fuer­te en­tre­na­mien­to des­de ni­ños, en los que son muy co­mu­nes las le­sio­nes, al fi­nal no to­dos lle­gan a lo más al­to del po­dio. Ade­más, des­pués de re­ti­rar­se, hay al­gu­nos de­por­tis­tas que, de­bi­do a le­sio­nes se­ve­ras pre­vias, tie­nen com­pli­ca­cio­nes en su vi­da per­so­nal o ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar un em­pleo. En es­te sen­ti­do, el Fon­do de Bie­nes­tar de Cam­peo­nes De­por­ti­vos de Bei­jing to­ma un in­te­rés es­pe­cial en los de­por­tis­tas re­ti­ra­dos, pro­por­cio­nán­do­les las ayu­das ne­ce­sa­rias pa­ra su fu­tu­ro. Pa­ra me­dia­dos de abril de es­te año, el fon­do ha­bía re­ci­bi­do al­re­de­dor de 100 so­li­ci­tu­des y ofre­ci­do ayu­das a 15 de­por­tis­tas re­ti­ra­dos.

¿ Quié­nes pue­den re­ci­bir ayu­das? De acuer­do con la res­pues­ta ofi­cial, de­por­tis­tas re­ti­ra­dos des­pués de ha­ber de­di­ca­do más de tres años a un even­to de­por­ti­vo, in­di­vi­duos que no pue­dan tra­ba­jar de­bi­do a le­sio­nes, en­fer­me­da­des o dis­ca­pa­ci­dad, con in­gre­sos men­sua­les de me­nos de 3500 yua­nes, y per­so­nas que ha­yan su­fri­do da­ños gra­ves, que afec­ten su vi­da y nor­ma­li­dad la­bo­ral.

Des­plie­gue del es­pí­ri­tu de­por­ti­vo

Mao Jun, de 42 años, fue el se­gun­do de­por­tis­ta en re­ci­bir ayu­da del Fon­do de Bie­nes­tar de Cam­peo­nes De­por­ti­vos de Bei­jing. Gao Min y otros miem­bros de la en­ti­dad lo vi­si­ta­ron en la ciu­dad de Yi­xing, pro­vin­cia de Jiang­su.

Mao Jun for­mó par­te de la se­lec­ción pro­vin­cial de ci­clis­mo de Jiang­su. En 1995, du­ran­te un en­tre­na­mien­to, su­frió un ac­ci­den­te que le cos­tó la pér­di­da de los miem­bros su­pe­rio­res y de su ca­pa­ci­dad la­bo­ral. A pe­sar de que hoy en día Mao ad­mi­nis­tra una tien­da jun­to con su pa­dre, su in­gre­so anual de al­re­de­dor de 10.000 yua­nes es muy po­co pa­ra cu­brir los cos­tos de la me­di­ci­na, de unos 5000 yua­nes al mes. Mao Jun, a pe­sar de su la­men­ta­ble si­tua­ción, tie­ne una ac­ti­tud muy po­si­ti­va fren­te a la vi­da.

“La gen­te de hoy so­lo le pres­ta aten­ción al éxi­to y a las me­da­llas de oro, pe­ro, a mi mo­do de ver, el tra­ba­jo de un de­por­tis­ta con­sis­te en el es­fuer­zo que de­di­que a las com­pe­ten­cias”, di­jo Gao Min en Bei­jing, des­pués de vi­si­tar a Mao Jun. “Éxi­to o fra­ca­so, me­da­llas o no, sin im­por­tar el re­sul­ta­do, siem­pre que ha­ga­mos lo po­si­ble por triun­far, se­re­mos cam­peo­nes”.

El Fon­do de Bie­nes­tar de Cam­peo­nes De­por­ti­vos de Bei­jing tie­ne el ob­je­ti­vo de di­fun­dir la ener­gía po­si­ti­va de los de­por­tis­tas mien­tras pro­por­cio­na ayu­da a los ne­ce­si­ta­dos.

Mo­ti­va­ción de cam­peo­nes

El 22 de fe­bre­ro de es­te año, miem­bros del fon­do via­ja­ron a Tai­yuan, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Shan­xi, pa­ra vi­si­tar a Ma Feng­tian, de­por­tis­ta de wus­hu (un ar­te mar­cial), y le otor­ga­ron 10.000 yua­nes a ma­ne­ra de sub­si­dio.

Na­ci­do en una pe­que­ña al­dea po­bre de la ciu­dad de Tai­yuan, Ma Feng­tian em­pe­zó a apren­der wus­hu a los 11 años. Pa­ra él, más que una afi­ción, el wus­hu es un ca­mino pa­ra me­jo­rar la con­di­ción de su fa­mi­lia.

A prin­ci­pios de es­te 2017, a sus 20 años, Ma fue diag­nos­ti­ca­do con lin­fo­ma avan­za­do. “Los gas­tos de tra­ta­mien­to as­cien­den a más de 8000 yua­nes al día”, di­jo su pa­dre. La tre­men­da pre­sión eco­nó­mi­ca ha­ce que le cues­te res­pi­rar.

Zhao Qing­jian, cam­peón de wus­hu y miem­bro del Fon­do de Bie­nes­tar de Cam­peo­nes De­por­ti­vos de Bei­jing, fue quien dio a co­no­cer la si­tua­ción de Ma Feng­tian. Se­gún Gao Min, es­tos “pre­sen­ta­do­res” son muy im­por­tan­tes, de­bi­do a que se re­du­ce el tiem­po de ve­ri­fi­ca­ción. “Da­da su con­di­ción, ba­jo nues­tras nor­mas, Ma pue­de ac­ce­der a las ayu­das”, se­ña­ló Wu Qian, se­cre­ta­ria del Fon­do. A Ma se le con­ce­dió la apro­ba­ción, por un la­do, gra­cias a la re­co­men­da­ción de un miem­bro del fon­do, y, por el otro, de­bi­do a los con­si­de­ra­bles gas­tos de su tra­ta­mien­to.

Siem­pre hay un cam­peón cuan­do el fon­do vi­si­ta a los de­por­tis­tas ne­ce­si­ta­dos. Ade­más de re­pre­sen­tar a to­do el equi­po de cam­peo­nes, el he­cho de que ha­ya un cam­peón pre­sen­te tam­bién lla­ma la aten­ción y ge­ne­ra apo­yo por par­te de to­da la in­dus­tria de­por­ti­va. En­tre más di­fí­cil sea el ca­so, me­nos son las op­cio­nes de re­nun­ciar. Los de­por­tis­tas afec­ta­dos no han si­do ol­vi­da­dos y siem­pre se­rán apo­ya­dos.

En su ha­bi­ta­ción del hos­pi­tal, Ma Feng­tian es­tá acom­pa­ña­do de Sun Chang­ting, cam­peón pa­ra­lím­pi­co de Chi­na. “Te trae­mos nues­tro afec­to y apo­yo. Que seas fuer­te, la fir­me­za es­pi­ri­tual es más im­por­tan­te que cual­quier co­sa”, le di­ce Sun a Ma, to­mán­do­le la mano. “Mí­ra­me a mí. Per­dí una pier­na com­pi­tien­do, pe­ro des­pués de re­ti­rar­me, in­sis­to en co­rrer 5 km dia­rios. De­bes creer en ti mis­mo, que no hay di­fi­cul­tad que no se pue­da su­pe­rar”.

2 de abril de 2017. Miem­bros del Fon­do de Bie­nes­tar de Cam­peo­nes De­por­ti­vos vi­si­tan la Es­cue­la Pri­ma­ria Cen­tral de Jia­yi, en el dis­tri­to de Ping­jiang, don­de do­na­ron 200.000 yua­nes pa­ra la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ra.

26 de mar­zo de 2017. Pues­ta en mar­cha del Fon­do de Bie­nes­tar de Cam­peo­nes De­por­ti­vos en Chong­qing.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.