El re­to de en­se­ñar sal­sa en Chi­na

Los cu­ba­nos Grei­sier Ma­cha­do y Gret­ta Ca­ba­lle­ro pre­sen­tan la cultura la­ti­na a tra­vés del bai­le

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ABEL RO­SA­LES GINARTE

Ca­sa de David es una es­cue­la que enseña rit­mos la­ti­nos en Chi­na. La ele­va­da téc­ni­ca de su crea­dor, Huo Yao­fei (David en es­pa­ñol), la ha con­ver­ti­do en una de las ins­ti­tu­cio­nes de re­fe­ren­cia en el país cuan­do de cultura la­ti­na se trata. Te­nien­do en cuen­ta el desa­rro­llo ace­le­ra­do de Chi­na y en su bús­que­da cons­tan­te por per­fec­cio­nar y desa­rro­llar la pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal de su es­cue­la, David ha con­tra­ta­do a dos bai­la­ri­nes pro­fe­sio­na­les.

La ex­pe­rien­cia del cu­bano Grei­sier Ma­cha­do an­tes de lle­gar a Chi­na le ayu­dó a en­se­ñar y com­par­tir sus ex­pe­rien­cias con ma­yor fa­ci­li­dad en el dra­gón asiá­ti­co. “Si bien en un primer mo­men­to pa­re­ce que los chi­nos no van a apren­der na­da, po­co a po­co se van co­nec­tan­do con nues­tra cultura. Lue­go se co­mu­ni­can más has­ta el mo­men­to en el que to­dos quie­ren ir a Cu­ba y quie­ren bai­lar co­mo no­so­tros”.

Ma­cha­do es­tu­dió el ni­vel ele­men­tal de dan­za en la Es­cue­la Vo­ca­cio­nal de Ar­te Olga Alon­so, en la cen­tral pro­vin­cia cu­ba­na de San­ta Cla­ra. Lue­go con­ti­nuó en la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­te en La Ha­ba­na. Se gra­duó en el cur­so 2007-2008. Lue­go tra­ba­jó cin­co años en la com­pa­ñía de dan­za con­tem­po­rá­nea Dan­za del Al­ma im­par­tien­do cla­ses y bai­lan­do. La Com­pa­ñía Dan­za del Al­ma fue crea­da por su director, Er­nes­to Ale­jo So­sa, el 15 de no­viem­bre de 1995.

“Tan fe­li­ces co­mo los cu­ba­nos”

Ca­sa de David es la úni­ca es­cue­la de dan­za la­ti­na en Chi­na que ha re­ci­bi­do un re­co­no­ci­mien­to de la Em­ba­ja­da de Cu­ba. Man­tie­ne un pro­fun­do in­ter­cam­bio cul­tu­ral con el Mi­nis­te­rio de Cultura y el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­te, la Uni­ver­si­dad de las Ar­tes en Cu­ba. Fue fun­da­da en 2004 por Huo Yao­fei, el primer asiá­ti­co que ga­nó un cam­peo­na­to in­ter­na­cio­nal de sal­sa. “Al lle­gar a Cu­ba des­cu­brí el ver­da­de­ro atrac­ti­vo de la sal­sa, co­mo mú­si­ca y co­mo bai­le. Vi­si­té otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos tam­bién, pe­ro a mí me pa­re­ce que la raíz de la sal­sa es­tá en Cu­ba”, ex­pli­ca David.

Des­pués de 18 años de ex­pe­rien­cia, David y su her­ma­na Feng­qiao li­de­ran la en­se­ñan­za de los bai­les la­ti­nos en Chi­na. En pe­lí­cu­las y se­ries de te­le­vi­sión han su­per­vi­sa­do la la­bor de los bai­la­ri­nes y han com­par­ti­do sus co­no­ci­mien­tos co­mo in­vi­ta­dos en con­cur­sos y re­pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas en Es­ta­dos Uni­dos, Cu­ba, Mé­xi­co, Ale­ma­nia, Co­rea del Sur, en­tre otros paí­ses.

Pa­ra man­te­ner la esen­cia del bai­le la­tino, ade­más de rea­li­zar pro­fun­das in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el te­ma, David ha es­tu­dia­do dan­za fol­cló­ri­ca cu­ba­na. De esos in­ter­cam­bios na­ció la ne­ce­si­dad de te­ner a bai­la­ri­nes cu­ba­nos en su es­cue­la en Bei­jing. Más que dar cla­ses de sal­sa, su es­cue­la pro­mue­ve la cultura la­ti­noa­me­ri­ca­na en Chi­na.

“Me gus­ta la sal­sa y me gus­ta Cu­ba. A mu­cha gen­te le pa­sa igual, pe­ro el amor de­pen­de de lo que ha­ces y la sal­sa es to­da mi vi­da. En el fu­tu­ro se­gui­ré pro­mo­cio­nan­do la sal­sa en Chi­na. Cu­ba y Chi­na tie­nen di­fe­ren­tes cul­tu­ras, pe­ro pa­ra mí los cu­ba­nos son es­pe­cia­les. Hay cosas que ellos tie­nen que a los chi­nos les fal­ta. Por eso quie­ro que los chi­nos apren­dan a bai­lar sal­sa, ha­gan ejer­ci­cios, se sien­tan tan

fe­li­ces co­mo los cu­ba­nos. En es­ta épo­ca lo ne­ce­si­ta­mos. Lo más im­por­tan­te no es ver, sino apro­piar­se de al­go y por eso he apren­di­do a bai­lar sal­sa”, con­clu­ye David.

“En otro pla­ne­ta”

“No re­gre­sa­ría a mi tra­ba­jo an­te­rior, pe­ro se­guir en la com­pa­ñía de David siem­pre se­rá una bue­na op­ción”, de­fien­de Ma­cha­do con una son­ri­sa. Des­pués del im­pac­to de los pri­me­ros tiem­pos en los que re­sul­tó di­fí­cil adap­tar­se a la geo­gra­fía de Bei­jing y al me­tro de la ciu­dad, se ha com­pra­do su pro­pio me­dio de trans­por­te que le per­mi­te mo­ver­se con fa­ci­li­dad.

La gas­tro­no­mía chi­na es una de las me­jo­res sen­sa­cio­nes. “Me gus­ta to­do lo que he pro­ba­do de la co­mi­da chi­na”. Pe­ro el ma­yor im­pac­to ha si­do en­se­ñar sal­sa a los ni­ños: “Con los ni­ños es más di­fí­cil por­que quie­ren ju­gar. Hay que en­con­trar una mo­ti­va­ción pa­ra que se con­cen­tren en las cla­ses de sal­sa. Hay que ha­cer co­mo ma­gia pa­ra que ellos te ha­gan ca­so. Les en­se­ña­mos sal­sa, los ins­tru­men­tos. Te­ne­mos ni­ños que han apren­di­do bien, es­pe­cial­men­te a to­car la tum­ba­do­ra”.

Ca­sa David se di­fe­ren­cia de otras es­cue­las de sal­sa en Chi­na por­que ade­más de en­se­ñar a bai­lar tam­bién tras­mi­te co­no­ci­mien­tos esen­cia­les de la cultura y tra­di­cio­nes mu­si­ca­les de Amé­ri­ca La­ti­na. “En­se­ña­mos a to­car las ma­ra­cas, las tum­ba­do­ras pa­ra que se­pan di­fe­ren­ciar los gé­ne­ros mu­si­ca­les. En­se­ña­mos la cultura por­que esa es la vía pa­ra com­pren­der el bai­le. Mu­chos chi­nos sa­ben ha­cer per­fec­ta­men­te la cla­ve cu­ba­na, por ejem­plo”. Por ca­da 20 cla­ses siem­pre hay ni­ños que re­pi­ten. Igual pa­sa con los adul­tos. Co­nec­tar­se con el primer pa­so de sal­sa es vi­tal pa­ra el de­sen­vol­vi­mien­to fu­tu­ro. Pe­ro la obra de un maes­tro es en­se­ñar con de­di­ca­da pa­sión a sus pu­pi­los.

Ma­cha­do ob­tu­vo el primer pre­mio de in­ter­pre­ta­ción mas­cu­li­na y el gran pre­mio en el Con­cur­so In­ter­na­cio­nal So­la­men­te Só­lo en 2009. Reali­zó gi­ras por di­fe­ren­tes paí­ses co­mo Ita­lia, Ve­ne­zue­la, Fran­cia y Co­lom­bia par­ti­ci­pan­do en even­tos y fes­ti­va­les de dan­zas con­tem­po­rá­neas y fol­cló­ri­cas con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos. “Mi úl­ti­ma gi­ra fue aquí en Bei­jing bai­lan­do en un gru­po cu­bano”.

La nos­tal­gia por su fa­mi­lia y su tie­rra no lo do­mi­nan, así que el jo­ven cu­bano vuel­ca to­da su pa­sión en los es­ce­na­rios que se abren pa­ra él en Chi­na. “A ve­ces yo di­go que creo que es­toy en otro pla­ne­ta. Cuan­do voy a las pro­vin­cias pa­re­ce que uno es un ex­tra­te­rres­tre o un alien”. Gret­ta Ca­ba­lle­ro lle­gó ha­ce po­cos meses a Chi­na. Es más tí­mi­da que Grei­sier, pe­ro se atre­ve a de­cir: “Me gus­ta Chi­na. An­tes ha­bía vi­si­ta­do Tur­quía, por eso aquí ca­si to­do lo com­pa­ro con aquel país. Pe­ro Chi­na es to­tal­men­te di­fe­ren­te”.

Jun­tos crean la com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra que Ca­sa de David si­ga sien­do un cen­tro de in­ter­cam­bio y de en­se­ñan­za en­tre Chi­na y Cu­ba. La res­pon­sa­bi­li­dad es enor­me, pe­ro ca­da cla­se es tam­bién una for­ma de es­tar cer­ca de la tie­rra que los ha vis­to na­cer. Con pa­sión asu­men el re­to de en­se­ñar sal­sa cu­ba­na y rit­mos la­ti­nos en Chi­na.

Los bai­la­ri­nes cu­ba­nos jun­to al fun­da­dor de Ca­sa de David.

Ca­sa de David enseña sal­sa a los ni­ños chi­nos. Fotos cor­te­sía de Ca­sa de David.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.