El guar­dián del mono do­ra­do

Yu Jian­hua lle­va más de 20 años pro­te­gien­do al pri­ma­te que ha­bi­ta a ma­yor al­ti­tud del mun­do

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por LU RUCAI

Si es po­si­ble lo ha­ré has­ta mi muer­te”, ma­ni­fies­ta Yu Jian­hua, un guar­da­bos­que de 64 años de edad. Tra­ba­ja en la Re­ser­va Na­cio­nal de la Mon­ta­ña Ne­va­da Bai­ma de la pre­fec­tu­ra au­tó­no­ma ti­be­ta­na de Di­qing, pro­vin­cia de Yun­nan. Des­de ha­ce más de 20 años se de­di­ca a la pro­tec­ción del mono do­ra­do de esa pro­vin­cia.

Aun­que los bos­ques de co­ní­fe­ras de Yun­nan y el Tí­bet son el há­bi­tat de es­te mono, su nom­bre tie­ne un víncu­lo con Fran­cia. En 1871, el fran­cés Pè­re Ar­mand David es­cri­bió in­for­mes so­bre es­te ani­mal. Ca­si 20 años des­pués, sus com­pa­trio­tas R. P. Sou­lie y Mon­seig­neur Biet co­mi­sio­na­ron a ca­za­do­res lo­ca­les en Shan­gri-la, pre­fec­tu­ra de Di­qing, pa­ra cap­tu­rar a siete mo­nos do­ra­dos de Yun­nan de di­fe­ren­tes eda­des y gé­ne­ros pa­ra en­viar­los a un mu­seo de París. En 1897, el zoó­lo­go fran­cés Alp­hon­se Mil­neEd­wards dio por pri­me­ra vez las des­crip­cio­nes cien­tí­fi­cas de los mo­nos do­ra­dos de Yun­nan y los nom­bró Rhi­no­pit­he­cus bie­ti, en ho­me­na­je a unos de sus pri­me­ros cap­to­res.

La ig­no­ran­cia de Yu so­bre el nom­bre cien­tí­fi­co de los mo­nos no li­mi­ta su de­seo de pro­te­ger­los. Su ca­sa es­tá en la al­dea de Xiang­gu­qing, den­tro del Par­que Na­cio­nal de Mo­nos Do­ra­dos en Shan­grila. Los ha­bi­tan­tes son prin­ci­pal­men­te de la et­nia li­su. En­tre la do­ce­na de ho­ga­res de la co­mu­ni­dad de Yu, ca­si ca­da fa­mi­lia tie­ne un guar­da­bos­que.

Ba­jo la di­rec­ción de Yu más de 20 per­so­nas tra­ba­jan co­mo guar­da­bos­ques. El nú­me­ro de mo­nos tam­bién ha cre­ci­do des­de 380, ha­ce más de 20 años, has­ta más de 500 en la ac­tua­li­dad. Los mo­nos do­ra­dos son la vi­da de Yu.

De ca­za­dor a guar­da­bos­que

El mono do­ra­do de Yun­nan es el pri­ma­te que ha­bi­ta a ma­yor al­ti­tud del mun­do. En Chi­na for­ma par­te de la lis­ta de primer ni­vel de ani­ma­les ba­jo pro­tec­ción. Pa­ra Yu Jian­hua son co­mo miem­bros de la fa­mi­lia. Ase­gu­ra que el mono do­ra­do tam­bién vi­ve co­mo una fa­mi­lia asu­mien­do la po­li­ga­mia. En el par­que na­cio­nal don­de re­si­de vi­ven nue­ve fa­mi­lias de mo­nos con más de 50 miem­bros. Se­gún sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas, los guar­da­bos­ques les han da­do nom­bres co­mo

“cuer­po gran­de”, “ca­ra ro­ja”, en­tre otros.

Ca­da ma­ña­na al­re­de­dor de las cin­co, Yu se di­ri­ge a la mon­ta­ña car­gan­do la co­mi­da fa­vo­ri­ta de los mo­nos. A pe­sar de que la car­ga pe­sa más de 15 ki­los, ca­mi­na muy rá­pi­do. Va ves­ti­do con tra­je de ca­mu­fla­je y bo­tas de go­ma. “A ve­ces me he gas­ta­do un par de za­pa­tos en so­lo una se­ma­na por ca­mi­nar de­ma­sia­do”, in­di­ca. Su es­po­sa se que­ja­ba en aque­lla épo­ca de la es­ca­sez de es­tos su­mi­nis­tros ma­te­ria­les.

Es di­fí­cil ima­gi­nar que es­te guar­da­bos­que, tan de­di­ca­do a pro­te­ger al mono de Yun­nan, an­te­rior­men­te se ha­ya de­di­ca­do a la ca­za, aun­que tam­bién vi­vió del cul­ti­vo de ce­rea­les. “Pe­ro nun­ca ca­za­mos mo­nos, ellos son nues­tros an­te­pa­sa­dos”, di­ce Yu. Ha­ce más de 20 años es­cu­chó que el Go­bierno iba a pro­te­ger al mono do­ra­do y se re­gis­tró in­me­dia­ta­men­te co­mo guar­da­bos­que. A pe­sar de re­ci­bir unos 6 yua­nes dia­ria­men­te y de te­ner un par de za­pa­tos gas­ta­dos, no se que­ja­ba de su tra­ba­jo, aun­que tu­vo que de­jar de fu­mar por­que “ya no te­nía di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra eso”. Po­co a po­co se es­ta­ble­ció un la­zo emo­cio­nal en­tre él y los mo­nos. Du­ran­te 12 años su sub­si­dio de 180 yua­nes al mes no cam­bió.

A pe­sar de eso, los po­bla­do­res tie­nen un afec­to muy es­pe­cial por los mo­nos do­ra­dos de Yun­nan. Aun­que el sub­si­dio men­sual ha au­men­ta­do ya a 1200 yua­nes, po­cos jó­ve­nes se in­tere­san por es­te pues­to. En com­pa­ra­ción con lo que pue­den ga­nar tra­ba­jan­do en las gran­des ciu­da­des, es­tos sub­si­dios son in­sig­ni­fi­can­tes. Es­to ha­ce di­fí­cil en­con­trar a nue­vos guar­da­bos­ques.

Ga­ran­ti­zar un en­torno se­gu­ro

Se­gún Yu, el au­men­to del sub­si­dio se debe a que el Par­que Na­cio­nal de Mo­nos Do­ra­dos de Yun­nan en Shan­gri-la ofre­ce op­cio­nes tu­rís­ti­cas, por lo que mu­chas per­so­nas lo vi­si­tan.

Los más de 50 mo­nos que Yu y su equi­po ali­men­tan to­dos los días son los que los tu­ris­tas ven en el par­que, pe­ro to­da­vía hay más de 400 fue­ra del par­que. Pa­ra com­pro­bar que es­tos mo­nos es­tán a sal­vo sa­le del par­que dos o tres ve­ces al mes.

Él y su equi­po de guar­da­bos­ques co­no­cen muy bien a los 50 mo­nos del par­que. Tie­nen que se­guir sus hue­llas pa­ra ali- men­tar­los y ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad. Los guar­da­bos­ques re­gre­san a ca­sa cuan­do los mo­nos duer­men. Sin em­bar­go, Yu se en­cuen­tra a me­nu­do en un di­le­ma. “El cre­cien­te ac­ce­so de tu­ris­tas alar­ma a los mo­nos, pe­ro los tu­ris­tas po­drían de­cep­cio­nar­se si no los ven. Sin em­bar­go, lo que me preo­cu­pa más es la ex­ci­ta­ción de los mo­nos”, ad­vier­te. Yu, por lo tan­to, ha­ce su ma­yor es­fuer­zo pa­ra ase­gu­rar la es­ta­bi­li­dad y el cre­ci­mien­to ade­cua­do de los mis­mos.

Tam­bién co­no­ce los be­ne­fi­cios evi­den­tes del ac­ce­so de tu­ris­tas. La al­dea an­ti­gua y ais­la­da re­ci­be a per­so­nas de to­do el mun­do. Los al­dea­nos ven­den sus pro­duc­tos co­mo cas­ta­ñas, nue­ces y pa­pa­yas a los tu­ris­tas, y ob­tie­nen bue­nos in­gre­sos.

Los mo­nos y los guar­da­bos­ques ya se han acos­tum­bra­do. A pe­sar del tra­ba­jo du­ro, Yu se sien­te in­có­mo­do y preocu- pa­do si no ve a los mo­nos du­ran­te unos días. En tem­po­ra­das agrí­co­las, los guar­da­bos­ques ali­men­tan a los mo­nos por tur­nos, in­clu­so en la Fies­ta de la Pri­ma­ve­ra ellos es­tán dis­po­ni­bles. “Nun­ca se han co­mi­do los cul­ti­vos de los agri­cul­to­res”, ex­pli­ca con or­gu­llo.

Se sien­te sa­tis­fe­cho por­que la po­bla­ción lo­cal es­tá cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de pro­te­ger a los ani­ma­les y el nú­me­ro de ca­za­do­res se ha re­du­ci­do. Ade­más, re­cuer­da que an­tes so­lía des­man­te­lar unas ocho tram­pas dia­ria­men­te, mien­tras que en la ac­tua­li­dad so­lo apa­re­cen unas 50 al año.

La­zos fa­mi­lia­res

Cuan­do el hi­jo de Yu se unió al equi­po, le dio una sor­pre­sa. Aun­que an­tes no en­ten­día a su pa­dre, ac­tual­men­te sir­ve co­mo guar­da­bos­que des­pués de ha­ber

tra­ba­ja­do mu­chos años en otra ciu­dad lla­ma­da Li­jiang. Yu Zhong­hua, de 28 años de edad, se ve más fuer­te que su pa­dre. Di­ri­ge un equi­po de 16 guar­da­bos­ques en su área.

Se­gún una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en 2013 por bió­lo­gos chi­nos y fran­ce­ses, más de 1800 mo­nos vi­ven en la Re­ser­va Na­cio­nal de la Mon­ta­ña Ne­va­da Bai­ma, lo que re­pre­sen­ta más del 60 % del to­tal mun­dial.

A Yu Zhong­hua no le gus­ta­ba es­te tra­ba­jo al prin­ci­pio, pe­ro a me­di­da que cre­ció, com­pren­dió a su pa­dre. Co­mo mu­chos otros jó­ve­nes del pue­blo, al gra­duar­se de la es­cue­la se­cun­da­ria de­ci­dió bus­car tra­ba­jo en la ciu­dad de Li­jiang. An­te­rior­men­te tra­ba­jó en una com­pa­ñía co­mo es­col­ta de mer­can­cías por unos 3000 yua­nes al mes, has­ta que un día de 2004 de­ci­dió re­gre­sar al pue­blo na­tal pa­ra pro­te­ger a los mo­nos. “En 2015 ins­ta­la­mos cá­ma­ras in­fra­rro­jas en el des­cam­pa­do y cap­tu­ra­mos imá­ge­nes de ani­ma­les, co­mo el oso ne­gro y pan­das, que so­lo exis­tían en los cuen­tos de los vie­jos”, co­men­ta Yu Zhong­hua sin po­der es­con­der su emo­ción. Cuan­do ter­mi­ne es­ta tem­po­ra­da, él y sus co­le­gas re­co­ge­rán las cá­ma­ras que pu­sie­ron en 2016. Es­tá muy de­seo­so de ver las fotos.

Los cam­bios en la vi­da de los po­bla­do­res tam­bién es­pe­ran­zan a Yu Zhong­hua. “El Go­bierno ha su­mi­nis­tra­do es­tu­fas aho­rra­do­ras y ca­len­ta­do­res so­la­res de agua en sus es­fuer­zos por de­te­ner la po­bre­za. Es­to re­du­ce en gran me­di­da la ta­la de ár­bo­les en las zo­nas de pro­tec­ción. Los po­bla­do­res pre­fie­ren re­co­ger le­ña se­ca”, di­ce Yu Zhong­hua. An­te­rior­men­te los al­dea­nos se re­sis­tían a usar ma­de­ra po­dri­da por­que es di­fí­cil en­cen­der­la y emi­tía mu­cho hu­mo. Des­de que el Go­bierno re­sol­vió el pro­ble­ma de las es­tu­fas, los al­dea­nos han coope­ra­do vo­lun­ta­ria­men­te con la pro­tec­ción eco­ló­gi­ca.

Yu Zhong­hua tra­ba­ja a 6 km de su ca­sa y via­ja en mo­to. Tam­bién se en­car­ga de es­cri­bir in­for­mes de in­ves­ti­ga­ción. “Me im­pre­sio­na la ca­pa­ci­dad de per­sis­ten­cia de mi pa­dre es­tos 20 años”. Sin em­bar­go, ha si­do tes­ti­go de los éxi­tos la­bo­ra­les de él: “An­tes, por lo ge­ne­ral, le cos­ta­ba una se­ma­na en­con­trar un mono, pe­ro aho­ra ya te­ne­mos una ma­na­da”.

En 2011, Yu Jian­hua fue pre­mia­do co­mo uno de los diez per­so­na­jes so­bre­sa­lien­tes du­ran­te la pri­me­ra jor­na­da del Pre­mio Me­dioam­bien­tal Co­lo­ri­do Yun­nan. Es uno de los po­cos que lo ha ga­na­do es­tos años. Sos­te­nien­do el tro­feo, ase­gu­ra que se sien­te sa­tis­fe­cho por­que es un re­co­no­ci­mien­to a sus 20 años de tra­ba­jo.

Yu Xiang­jun

Yu Jian­hua po­ne to­das sus ener­gías en la pro­tec­ción del mono do­ra­do de Yun­nan.

Di Xuan

Yu Jian­hua lle­va más de 20 años pro­te­gien­do al mono do­ra­do de Yun­nan.

Yu Xiang­jun

Yu Jian­hu se di­ri­ge a la mon­ta­ña car­gan­do la co­mi­da fa­vo­ri­ta de los mo­nos.

Di Xuan

Mo­nos do­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.