Men­sa­jes de fe­li­ci­dad

PU­BLI­CA­CIO­NES QUE LE PUE­DEN ORIEN­TAR PA­RA ES­TA BÚS­QUE­DA.

ADN Barranquilla - - LA VIDA - Ay­da Ma­ría Mar­tí­nez

● La bús­que­da de la fe­li­ci­dad es una ta­rea tan an­ti­gua co­mo el mis­mo ser hu­mano. Se tra­ta de un ca­mino pa­ra al­can­zar la ple­ni­tud y la tran­qui­li­dad, la ar­mo­nía y el equi­li­brio. Ca­da ser hu­mano lo re­co­rre de ma­ne­ra di­fe­ren­te.

Lo cier­to es que del te­ma ha si­do ob­je­to de ins­pi­ra­ción de di­fe­ren­tes cul­tu­ras, fi­lo­so­fías y au­to­res y son mu­chas las pá­gi­nas que so­bre el te­ma es­tán dis­po­ni­bles hoy pa­ra quie­nes quie­ren en­con­trar ins­pi­ra­ción en otras his­to­rias o for­mas de ver la vi­da.

Co­mo sos­tie­ne el doc­tor y ex­per­to en mo­ti­va­ción per­so­nal me­xi­cano, Cé­sar Lo­zano: “Se ha ha­bla­do tan­to so­bre la fe­li­ci­dad y son tan po­cas las per­so­nas que ver­da­de­ra­men­te pue­den afir­mar que son fe­li­ces, que mu­chas veces pa­sa sus días ima­gi­nan­do en qué con­sis­te la ale­gría, el amor, los an­he­los, ¡la fe­li­ci­dad!”.

El ca­so es que el pla­cer de vi­vir pue­de re­sul­tar tan sen­ci­llo co­mo ha­cer cons­cien­cia de ca­da día que se vi­ve y la ma­ne­ra co­mo se ha­ce.

En pa­la­bras de Juan Ma­nuel Co­rreal, Pa­pu­chis, au­tor de Las puer­tas es­tán abier­tas, “lo que fi­nal­men­te im­por­ta es que exis­te una co­ne­xión ín­ti­ma y di- rec­ta que pue­de pro­por­cio­nar­te, a tra­vés de la fe, es­ta­dos de paz y sa­bi­du­ría que po­de­mos lla­mar es­pi­ri­tua­li­dad per­so­nal”.

Pa­ra mu­chos, las fá­bu­las e his­to­rias tra­di­cio­na­les de di­ver­sas cul­tu­ras dan mu­chas lu­ces so­bre lo que pue­de ser la fe­li­ci­dad.

“Tú, aho­ra, es­tás vi­vo. Si no en­tien­des que es­te he­cho en sí mis­mo es una fuen­te de fe­li­ci­dad, aún te fal­ta una pie­za cla­ve del rom­pe­ca­be­zas”, con­si­de­ra Prem Ra­wat, tam­bién lla­ma­do Maha­ra­ji, quien bus­ca a tra­vés de sus ins­pi­ra­do­ras his­to­rias re­cor­dar a los adul­tos que de­ben com­par­tir con los ni­ños acer­ca de la im­por­tan­cia de es­tar vi­vos.

El ca­so es que la fe­li­ci­dad pue­den ser mo­men­tos co­mo la brisa ma­ti­nal, una ta­za de ca­fé, un cum­pli­do, un buen tra­ba­jo, una amistad du­ra­de­ra o bue­na sa- lud. Pa­ra mu­chos ja­po­ne­ses se tra­ta del Iki­gai, un ca­mino a la fe­li­ci­dad.

Co­mo lo ex­pli­ca el ja­po­nés Ken Mo­gi, quien tras eva­luar la his­to­ria, la fi­lo­so­fía y la cul­tu­ra de su país con la crea­ti­vi­dad, la au­to­acep­ta­ción y el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro, con­clu­yó que la fe­li­ci­dad se de­be ba­sar en ele­men­tos tan bá­si­cos co­mo va­lo­rar ca­da de­ta­lle sen­ci­llo del día y vi­vir el pre­sen­te sin egos.

123RF

Apre­ciar ca­da ins­tan­te y agra­de­cer el he­cho de es­tar vi­vos, la ru­ta a la fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.