Cuí­de­se en épo­ca de in­fec­ción res­pi­ra­to­ria

AN­TE AU­MEN­TO DE LLU­VIAS, LA GRI­PA SE CON­VIER­TE EN UN RIES­GO.

ADN Bucaramanga - - LA VIDA - Re­dac­ción

● La tem­po­ra­da de llu­vias es­te año ha si­do más fuer­te y más pro­lon­ga­da de lo ha­bi­tual. De acuer­do con el Ideam, se pre­vé que el fe­nó­meno se ex­tien­da has­ta me­dia­dos de ju­nio, lo que ha­ce pre­ver que la pre­sen­cia de gri­pa tam­bién au­men­te en es­te pe­río­do.

An­te las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, ten­ga en cuen­ta que su con­ta­gio pue­de afec­tar a per­so­nas de cual­quier edad, aun­que los niños me­no­res de cin­co años y los ma­yo­res de 65 años, son de más al­to ries­go.

An­te ello, la pre­ven­ción es cla­ve. De acuer­do con la doc­to­ra Ma­ri­na Ro­sa Ma­no­tas, neu­mó­lo­ga pe­diá­tri­ca ads­cri­ta a Col­sa­ni­tas, an­te la pre­sen­cia de sín­to­mas co­mo ri­no­rrea (mo­cos), fie­bre, ma­les­tar ge­ne­ral, do­lor de ca­be­za y pér­di­da de ape­ti­to, “el cui­da­do se pue­de rea­li­zar en ca­sa has­ta que la in­fec­ción se au­to­li­mi­te en un tiem­po má­xi­mo de dos se­ma­nas”.

Al año se re­gis­tran dos pi­cos de in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias y, en reali­dad, se tra­ta de va­rios vi­rus que, de­pen­dien­do de la edad y con­di­cio­nes in­mu­no­ló­gi­cas, afec­tan de di­ver­sas ma­ne­ras.

Pa­ra pre­ve­nir com­pli­ca­cio­nes, lo ideal es se­guir me­di­das bá­si­cas de cui­da­do.

Una de las prin­ci­pa­les es guar­dar re­po­so, lo cual no só­lo evi­ta que se pro­pa­gue el con­ta­gio, sino que acor­ta­rá la in­ca­pa­ci­dad, ten­drá me­nos com­pli­ca­cio­nes y no asis­ti­rá al ser­vi­cio de ur­gen­cias.

Re­cuer­de usar el ta­pa­bo­cas, cui­dar la ali­men­ta­ción, a pe­sar de la inape­ten­cia que pro­du­ce la gri­pa y ha­ga per­ma­nen­te lim­pie­za de la na­riz.

En el ca­so de los niños ha­ga con­trol per­ma­nen­te de los ni­ve­les de fie­bre que no pue­de su­pe­rar 72 ho­ras, ni ser ma­yor a 38,5 gra­dos. Tam­bién se de­be ase­gu­rar de que el ni­ño no ten­ga dificultad pa­ra res­pi­rar, pa­ra lo cual de­be reali­ce los la­va­dos na­sa­les con so­lu­ción sa­li­na.

A es­to se su­man me­di­das co­mo el con­su­mo per­ma­nen­te de líquido y no usar fár­ma­cos no or­de­na­dos por el mé­di­co.

La ma­yo­ría de es­tas in­fec­cio­nes son le­ves, pe­ro de­pen­dien­do del es­ta­do ge­ne­ral de la per­so­na pue­den com­pli­car­se y lle­gar a ame­na­zar la vi­da, co­mo en el ca­so de las neu­mo­nías y la bron­qui­tis. Por ello, acu­da a ur­gen­cias an­te el au­men­to en la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria, hun­di­mien­to en las cos­ti­llas o rui­dos al res­pi­rar.

123RF

Cuan­do es­té ex­pe­ri­men­tan­do es­ta­dos gri­pa­les con­su­ma abun­dan­te agua, si­ga las re­co­men­da­cio­nes mé­di­cas y use el ta­pa­bo­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.