¡Lle­gó el Mun­dial!

La fie­bre de fút­bol se to­ma to­do el pla­ne­ta. El cer­ta­men em­pie­za hoy en Rusia.

ADN Bucaramanga - - PORTADA - Jenny Gá­mez

● Un bu­lli­cio que atrae, que a na­die re­pe­le, que se­du­ce a pe­sar de la es­tri­den­cia. Eso es Mos­cú por es­tos días. Sue­na al­go ab­sur­do pe­ro pa­sa, y ca­si que so­lo pa­sa durante un Mun­dial de fút­bol. En vez de huir de la al­ga­ra­bía y la lo­cu­ra de las ca­mi­se­tas y los gri­tos, los ru­sos quie­ren unir­se, gra­bar con sus te­lé­fo­nos y con­tar­le al mun­do de la ma­ra­vi­llo­sa fies­ta.

Na­tas­ha y su ami­ga Ol­ga, por ejem­plo, no en­tien­den na­da de es­te de­por­te, ni les im­por­ta. Pe­ro cuan­do pa­sa el pe­ruano del pe­lo lar­go can­tan­do a to­do pul­món, ellas di­rec­ta­men­te vo­tan por él y le gri­tan: “¡Good Luck!”. Se jue­ga así la gen­te por un país o por otro, no por sus es­tre­llas, su cla­si­fi­ca­ción, su es­ca­la­fón Fifa o su his­to­ria. Se apun­tan a la ba­rra que me­jor can­ta.

La de Co­lom­bia sue­na con fuer­za, pe­ro sin mu­cha in­no­va­ción. El ‘Co­lom­bia, Co­lom­bia’ ya es co­no­ci­do, pe­ro no la fa­mo­sa al­can­cía de la Co­pa Mun­do, que se con­si­gue en los se­má­fo­ros de cual­quier ciu­dad y aquí va­le, li­te­ral­men­te, oro. El ru­so se po­ne la ca­mi­se­ta sin pen­sar­lo mu­cho. Ha­bla de Fal­cao más que na­die y al­guien más en­te­ra­do men­cio­na a Ja­mes. Otra vez, co­mo en Bra­sil, no fal­ta apo­yo.

Dis­tin­ta es la his­to­ria

con Pe­rú. Si se mi­die­ra en de­ci­be­les, se­ría cam­peón del mun­do con ven­ta­ja. Es­tán por to­das par­tes. “¿Có­mo no te voy a que­rer? ¿Có­mo no te voy a que­rer? Si eres mi Pe­rú que­ri­do, el país ben­di­to que me vio na­cer”, gri­tan.

Ellos, que son mu­chos, desafían a los bra­si­le­ños, que ape­nas lle­nan una me­sa: “Yo soy bra­si­le­ro, con mu­cho or­gu­llo, con mu­cho amor”, con­tes­tan, no sin

an­tes sol­tar un pe­que­ño in­sul­to co­mo apor­te del de­ba­te eterno en­tre Pe­lé y Ma­ra­do­na.

Y a ca­si na­die han pi­ca­do en la me­sa opues­ta, don­de otro pe­que­ño pe­ro rui­do­so gru­po de ar­gen­ti­nos res­pon­de ha­cien­do re­fe­ren­cia a su in­to­ca­ble Die­go: “Se co­mie­ron sie­te, les … el…”.

El mo­men­to de unión de los pue­blos ocu­rre al fi­nal, cuan­do to­dos se acuer­dan del au­sen­te y can­tan: “Chi, Chi, Chi, Le, Le, Le, que lo mi­ra por TV”.

El eco lle­ga a to­dos los rin­co­nes, lo bueno de es­te ‘ar­duo en­fren­ta­mien­to’ es que ocu­rre en ca­da ca­lle, en el res­tau­ran­te y en la Pla­za Ro­ja, allí a don­de va­ya al­guien ves­ti­do con la ca­mi­se­ta del país que sea.

Los uru­gua­yos, que pre­su­men de su his­to­ria mun­dia­lis­ta, ‘dis­pa­ran’ pri­me­ro: “Vol­ve­re­mo, vol­ve­re­mo (sin S, vos sa­bés), vol­ve­re­mo otra ve, vol­ve­re­mo a ser cam­peo­ne, co­mo la pri­me­ra ve”.

Y lue­go es­tán los emo­ti­vos hin­chas de Irán, pa­ra quie­nes no hay tra­duc­tor po­si­ble. Ade­más, es­tán los me­xi­ca­nos, a quie­nes a la ho­ra de ar­mar ba­ru­llo po­cos los su­pe­ran. “Can­ta y no llo­res, cie­li­to lin­do…” y asun­to re­suel­to a su fa­vor.

Un día en Mos­cú, a po­cas ho­ras de la inau­gu­ra­ción de la Co­pa, pa­sa así, en­tre gri­tos y ‘ofen­sas’ que no son nun­ca res­pon­di­das más que con pa­la­bras. Tie­nen eso los Mun­dia­les: su­ce­den co­sas ex­tra­or­di­na­rias al­re­de­dor.

EFE

Los hin­chas de la se­lec­ción Co­lom­bia han mar­ca­do la di­fe­ren­cia en las ca­lles de Mos­cú. Son ale­gría pu­ra, sus cán­ti­cos y bai­les han he­cho que per­so­nas de to­do el mun­do se en­fo­quen en su ac­cio­nar.

MAURICIO MO­RENO/ADN

Los hin­chas de Co­lom­bia se han he­cho sen­tir en Mos­cú. Son de los que más gri­tan, más vo­ces de alien­to tie­nen pa­ra la Se­lec­ción.

MAURICIO MO­RENO/ADN

Los ira­níes y los me­xi­ca­nos se mez­clan en las ca­lles de Mos­cú, pe­ro ca­da quien apo­ya a su equi­po.

EFE

Los pe­rua­nos se to­ma­ron Mos­cú. Tras 36 años de es­pe­ra la si­tua­ción no po­día ser di­fe­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.