VIVAMOS CA­DA SE­GUN­DO DE LA MA­TER­NI­DAD

Hoy me ur­ge gri­tar al vien­to que el amor ver­da­de­ro sí exis­te. Has­ta la lle­ga­da de Ma­tías no ha­bía sen­ti­do al­go si­mi­lar: los be­bés son maes­tros que arri­ban pa­ra mos­trar­nos que la vi­da es hoy, es aho­ra.

Alo (Colombia) - - Vitalmente -

Ho­la a to­das mis lec­to­ras, qué fe­li­ci­dad en­con­trar­nos de nue­vo en es­te es­pa­cio que tan­to ta quie­ro, Vi­tal­men­teCo­nCa­roC­ruz pa­ra la Re­vis­ta ALÓ.

En es­ta edi­ción quie­ro to­car un te­ma que es, hoy por hoy, el pi­lar de mi vi­da, y es el ser ma­dre: una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa e in­creí­ble. Dar vi­da, mi­rar a Ma­tías y pre­gun­tar­me: "¿Có­mo es po­si­ble que es­te chi­qui­to tan her­mo­so se ha­ya for­ma­do den­tro de mí y que e ese amor que ex­pe­ri­men­to se mul­ti­pli­que día a día?". Mu­chas ve­ces pien­so que me es­ta­ba p per­dien­do la po­si­bi­li­dad de ser ma­má, des­pués haa ha­go una pau­sa y en­tien­do que to­do lle­ga en el mo­men­to co­rrec­to y de la mano de Dios. Si huu hu­bie­ra te­ni­do un hi­jo an­tes tal vez no ten­dría la ma­du­rez que ten­go aho­ra pa­ra guiar­lo y no lo dis­fru­ta­ría tan­to co­mo lo ha­go. Ten­go cla­ro que ser ma­dre ha cam­bia­do mi pun­to de vis­ta fren­te a la vi­da y lo que me ro­dea; la sen­si­bi­li­dad que te da un hi­jo es úni­ca. Esa vi­da lle­ga pa­ra ilu­mi­nar­te, en­se­ñar­te y dar­te cá­te­dra de sen­ci­llez y agra­de­ci­mien­to; es la ben­di­ción más gran­de.

Hoy me ur­ge gri­tar al vien­to que el amor ver­da­de­ro sí exis­te. Has­ta la lle­ga­da de Ma­ti no ha­bía sen­ti­do al­go si­mi­lar: los be­bés son maes­tros que arri­ban pa­ra mos­trar­nos que la vi­da es hoy, es aho­ra, y que por eso hay que ex­pri­mir­la al má­xi­mo.

De es­ta her­mo­sa épo­ca que es­toy vi­vien­do ten­go mu­chas anéc­do­tas, unas más es­pe­cia­les que otras. Co­mo la gran ma­yo­ría de mu­je­res, sen­tí mie­do ape­nas su­pe que es­ta­ba em­ba­ra­za­da, ya que un hi­jo es una gran res­pon­sa­bi­li­dad y no sa­bía si iba a ser bue­na o ma­la ma­má, pe­ro les con­fie­so que los tiem­pos de Dios son tan per­fec­tos que ape­nas em­pe­cé a sen­tir sus mo­vi­mien­tos cre­cien­do den­tro de mí, to­do sur­gió na­tu­ral­men­te, co­men­cé a se­guir mi ins­tin­to y des­de ese mo­men­to des­cu­brí lo que de­bo y no de­bo ha­cer.

Tam­bién quie­ro con­tar­les que cuan­do na­ció vol­ví a sen­tir mie­do, no sa­bía có­mo ma­ne­jar ca­da se­gun­do al la­do de él y co­men­za­ron a sur­gir nue­vas pre­gun­tas: "¿Se­ré bue­na ali­men­tán­do­lo? ¿Voy a pro­du­cir le­che? ¿Me do­le­rá?". Tu­ve mu­chas du­das sin res­pues­ta, pe­ro es que to­da ex­pe­rien­cia es dis­tin­ta, y la res­pues­ta so­lo nos la da el tiem­po, que se con­vier­te en nues­tro gran alia­do.

Que se duer­me po­co, que due­le lac­tar, que es trau­má­ti­ca la ce­sá­rea... So­lo pue­do de­cir que to­do va­le la pe­na. Las mu­je­res so­mos unas be­rra­cas y te­ne­mos más po­der del que cree­mos, por eso el úni­co con­se­jo que les pue­do dar es que dis­fru­ten al má­xi­mo ca­da se­gun­do de la ma­ter­ni­dad, des­de el mes uno has­ta el mo­men­to de te­ner a nues­tros hi­jos en bra­zos y ca­mi­nar de la mano por es­te ma­ra­vi­llo­so uni­ver­so.

Las quie­ro mu­cho, ma­mi­tas. No se com­pa­ren con na­die por­que ca­da una es di­fe­ren­te, así que nues­tra his­to­ria se­rá úni­ca e irre­pe­ti­ble.

Ser­ma­máha­cam­bia­do vis­ta fren­te a la vi­da

mis­pun­tos­de ylo­que­me­ro­dea.

Mu­chas ve­ces pien­so que me es­ta­ba per­dien­do de la po­si­bi­li­dad de ser ma­dre.

POR

Ca­ro­li­na Cruz Vi­rrei­na na­cio­nal de la be­lle­za, se­mi­fi­na­lis­ta en Miss In­ter­na­cio­nal, pre­sen­ta­do­ra, mo­de­lo de gran­des li­gas y em­pre­sa­ria exi­to­sa. Hoy en día es la rei­na del Twit­ter por su fi­de­li­dad con sus se­gui­do­res y por sus opor­tu­nos y efec­ti­vos con­se­jos de beauty coach, mo­da y es­ti­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.