PE­RROS FE­LI­CES, aunque es­tén so­los

Alo (Colombia) - - Mascotas -

Lle­gas a ca­sa des­pués de tra­ba­jar y ¡oh sor­pre­sa!… Des­cu­bres que tu

pe­rro des­tru­yó par­te del so­fá, se co­mió un co­jín, sa­có to­da la ba­su­ra

de la ca­ne­ca y des­tro­zó el con­trol re­mo­to. ¡Tran­qui­la! Por com­pli­ca­do que pa­rez­ca, es­tos com­por­ta­mien­tos tie­nen una ex­pli­ca­ción, pe­ro

tam­bién una so­lu­ción.

Jo pri­me­ro que se te pa­sa por la men­te es: “¿por qué se com­por­ta así?”, “¿qué le ha­ce fal­ta pa­ra ser una mas­co­ta fe­liz?” Na­da tie­ne que ver con que se sien­ta in­fe­liz, por el con­tra­rio, él ama tan­to pa­sar tiem­po a tu la­do que cuan­do sa­les ca­da ma­ña­na ex­pe­ri­men­ta epi­so­dios de an­sie­dad y de es­trés que lo lle­van a des­truir ob­je­tos, a la­drar in­can­sa­ble­men­te e in­clu­so a po­ner en ries­go su se­gu­ri­dad y su vi­da.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por científicos es­pe­cia­li­za­dos en com­por­ta­mien­to ca­nino de la BBC re­ve­ló que el 85 por cien­to de los ca­nes su­fre es­trés cuan­do se que­dan so­los en ca­sa. La in­ves­ti­ga­ción bus­ca­ba, ade­más, evi­tar las frus­tra­cio­nes tan­to de los pro­pie­ta­rios co­mo de los ani­ma­les.

Uno de los in­ves­ti­ga­do­res, el pro­fe­sor Da­niel Mills, ex­per­to en com­por­ta­mien­to ani­mal en la Uni­ver­si­dad de Lin­coln, en­con­tró tres mo­ti­vos prin­ci­pa­les por los que los pe­rros su­fren de­bi­do a nues­tra au­sen­cia: la ma­yo­ría sien­te pá­ni­co, lo que a me­nu­do es­tá aso­cia­do a una ex­ce­si­va de­pen­den­cia de su pro­pie­ta­rio; lo se­gun­do es mie­do, y el ter­cer fac­tor es la frus­tra­ción.

En­ton­ces, lo más im­por­tan­te es de­ter­mi­nar el sen­ti­mien­to que aque­ja a tu mas­co­ta y en­con­trar el tra­ta­mien­to ade­cua­do. Y aunque la me­jor so­lu­ción es en­se­ñar­les des­de la in­fan­cia a ju­gar so­los, a ha­cer sus ne­ce­si­da­des en los lu­ga­res co­rrec­tos, su­mi­nis­trar­les el ali­men­to, ju­gue­tes y si­tios de re­po­so có­mo­dos, tam­bién es po­si­ble co­rre­gir­los en la adul­tez cuan­do ve­mos que se pre­sen­tan al­gu­nos de los sín­to­mas des­cri­tos an­te­rior­men­te.

1.

Pa­seos Pro­duc­ti­vos: Son mo­men­tos que am­bos apro­ve­chan y que se con­vier­ten en es­pa­cios pa­ra ejer­ci­tar­se un po­co, pa­ra que el ani­ma­li­to se dis­trai­ga, com­par­ta con otros ca­nes y de pa­so se can­se pa­ra que al vol­ver a ca­sa to­me un sies­ta re­la­jan­te.

2.

Ju­gue­tes mul­tip­ropó­si­to: Por ejem­plo, aque­llos en los que se pue­den es­con­der ga­lle­ti­cas son per­fec­tos pa­ra que se en­tre­ten­gan so­los y al fi­nal ob­ten­gan una re­com­pen­sa, así aso­cia­rán el mo­men­to en que te vas de ca­sa con al­go po­si­ti­vo.

3.

¡Ju­gue­mos a las es­con­di­das! Otro tru­co va­lio­so es es­con­der al­gu­nos pre­mios en di­fe­ren­tes lu­ga­res de la ca­sa, co­mo snacks y ga­lle­tas, así no so­lo usa su po­ten­te sen­ti­do del ol­fa­to, sino que se en­tre­tie­ne bus­can­do sus de­li­cio­sos te­so­ros.

4.

cí­tri­co an­ti­rro­bos: Los pe­rros de­tes­tan los aro­mas cí­tri­cos, por eso si el tu­yo tie­ne por cos­tum­bre co­mer­se los ali­men­tos que de­jas en el me­són, pue­des po­ner cer­ca al­gu­nos pe­da­zos de na­ran­ja o li­món pa­ra ale­jar­lo.

5.

tu re­gre­so es una ce­le­bra­ción: Ellos per­ci­ben nues­tros es­ta­dos aními­cos, por eso es im­por­tan­te que siem­pre que vuel­vas a ca­sa lo sa­lu­des con emoción y le de­di­ques unos mi­nu­tos pa­ra mi­mar­lo y ju­gar con él, así sen­ti­rá que te sien­tes igual de fe­liz de ver­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.