EL LEN­GUA­JE DE LOS PÁJAROS

Arcadia - - OPINIÓN - Por Andrea Me­jía

Nues­tras ga­lle­tas de la for­tu­na son las lá­mi­nas de co­lo­res que vie­nen en las cho­co­la­ti­nas Jet. Las he leí­do co­mo un orácu­lo te­mi­ble y re­ve­la­dor, a ve­ces co­mo es­pe­jo del ca­rác­ter o so­lo co­mo un re­fle­jo de tri­bu­la­cio­nes pa­sa­je­ras o de fu­ga­ces mo­vi­mien­tos del áni­mo. Son lá­mi­nas ad­he­si­vas que pue­den ir for­man­do un ar­chi­pié­la­go or­de­na­do en un ál­bum que en

prin­ci­pio les co­rres­pon­de; pe­ro co­mo ca­si na­die tie­ne el ál­bum, lo que sue­le ver­se es que las pe­ga­ti­nas van que­dan­do por ahí, co­mo is­las flo­tan­tes, co­mo pe­da­ci­tos de una na­tu­ra­le­za tier­na y no­ble, pe­ro tam­bién te­rri­ble y cie­ga, que exis­te co­mo real­men­te exis­te la Na­tu­ra­le­za, es de­cir, prin­ci­pal­men­te en la ima­gi­na­ción y en el len­gua­je. Las lá­mi­nas jet son en to­do ca­so una for­ma de ar­te adi­vi­na­to­ria que re­em­pla­za, de mo­do más co­lo­ri­do, no so­lo las ga­lle­tas de la for­tu­na, sino téc­ni­cas de adi­vi­na­ción muy an­ti­guas, co­mo la in­ter­pre­ta­ción de se­ña­les en el cie­lo, la lec­tu­ra de las vís­ce­ras o del vue­lo de los pájaros. La lá­mi­na que ve­nía con mi úl­ti­ma cho­co­la­ti­na era la de un ave, un quet­zal, que en len­gua náhuatl sig­ni­fi­ca “co­la lar­ga de plu­mas bri­llan­tes”. Por el re­ver­so, la ima­gen es­tá be­lla­men­te des­cri­ta: “Pre­fie­re pa­sar su tiem­po en ra­mas ele­va­das, don­de per­ma­ne­ce ca­si in­mó­vil. No es fá­cil ver­la, ya que es muy si­len­cio­sa y sus plu­mas se con­fun­den con la ve­ge­ta­ción hú­me­da”. Qué pue­de ser tan be­llo co­mo es­te pá­ja­ro asus­ta­di­zo y ra­ro, ra­ro en el sen­ti­do de precioso y di­fí­cil de en­con­trar; y su­pe, aun­que no en se­gui­da, que era muy im­por­tan­te en­con­trar la se­me­jan­za de es­te pá­ja­ro con al­go, al­go que tam­bién, de otra for­ma, de otra for­ma qui­zá no sen­si­ble, tu­vie­ra plu­mas bri­llan­tes, al­go es­qui­vo, que se es­pan­ta con el rui­do, que anida en lo al­to, que so­lo se de­ja ver en la quie­tud y tie­ne un po­der mi­mé­ti­co tal, que sus plu­mas co­lo­ri­das se con­fun­den con plan­tas hú­me­das. ¿Qué pue­de ser co­mo es­ta ave dul­ce y sua­ve y con ge­nio mi­mé­ti­co? ¿Qué es co­mo ella?

¿Qué es lo que es­pan­ta a un pá­ja­ro co­mo es­te? Se es­pan­ta con el más le­ve su­su­rro de las pa­la­bras sin alma y sin be­lle­za, con el cru­ji­do de pá­gi­nas car­ga­das de opi­nión e in­for­ma­ción, de dispu­tas, de cla­ri­dad sin fuer­za, de pre­ci­sión se­ca y vir­tuo­si­dad me­cá­ni­ca. Es­cri­tos gla­cia­les, pre­ten­cio­sos o ce­re­mo­nio­sos. Ocu­rren­cias. El ave co­lo­ri­da se es­pan­ta con una sa­bi­du­ría pa­ra los dis­cur­sos que es ári­da y so­lo téc­ni­ca y en úl­ti­mas mor­tal. El pá­ja­ro de co­lo­res se

es­pan­ta con pájaros que es­tán muer­tos o que tie­nen el plu­ma­je gris y arru­ga­do.

Con es­ta ave hu­ye le­jos la ex­pe­rien­cia de las co­sas be­llas, la ex­pe­rien­cia in­ten­sa y ver­da­de­ra. Se ahu­yen­ta la ple­ni­tud del pen­sa­mien­to y la in­ten­si­dad del len­gua­je. Cuan­do ella se mues­tra, en cam­bio, al­go sue­na y can­ta por en­ci­ma de nues­tras ca­be­zas. Se­ría muy tris­te que aves co­mo es­ta de­ja­ran de ha­cer sus ni­dos en nues­tras ciu­da­des.

En su diá­lo­go más precioso, Pla­tón com­pa­ra las plu­mas del alma con plan­tas dur­mien­tes. El alma es un apa­ra­to ala­do que des­pier­ta y cre­ce ba­jo el ali­men­to ade­cua­do. El alma es un pá­ja­ro con plu­mas que son co­mo plan­tas dur­mien­tes. Por eso a lo me­jor las plu­mas de mi pe­que­ña apa­ri­ción co­lo­ri­da, el quet­zal, pue­den en­vol­ver­se has­ta ca­si des­apa­re­cer en­tre la ve­ge­ta­ción hú­me­da y al­ta.

El po­der de adi­vi­na­ción no es otra co­sa que el don de ver se­me­jan­zas, en­tre una fi­gu­ra en las es­tre­llas y nues­tro ca­rác­ter, o en­tre las lí­neas de la pal­ma de la mano o el tra­za­do del vue­lo de un pá­ja­ro y las for­mas in­to­ca­das de lo que no ha ocu­rri­do aún pe­ro es­tá má­gi­ca­men­te pre­fi­gu­ra­do en for­mas sen­si­bles. Cul­ti­var el ar­te de la adi­vi­na­ción es cul­ti­var el po­der pa­ra en­con­trar se­me­jan­zas. Y en­con­trar se­me­jan­zas es una for­ma de co­no­ci­mien­to. De­ci­mos que al­go es co­mo otra co­sa, avan­za­mos con pa­sos pe­que­ños o a vue­lo de pá­ja­ro en­tre si­mi­li­tu­des y afi­ni­da­des. Lee­mos, por ejem­plo, en un sal­mo que es una ple­ga­ria es­plén­di­da pa­ra tiem­pos de tris­te­za, “me pa­rez­co al pe­lí­cano del de­sier­to, soy co­mo el búho de las rui­nas, vue­lo y gi­mo co­mo un go­rrión so­li­ta­rio so­bre un te­ja­do”, y es­ta­mos co­no­cien­do. Co­no­ce­mos a tra­vés del len­gua­je que es el me­dio de co­no­ci­mien­to y de ex­pe­rien­cia más her­mo­so y co­lo­ri­do. Ejer­ce­mos un po­der po­ten­cial­men­te trans­for­ma­ti­vo. El alma se ele­va y es lle­va­da de una se­me­jan­za a otra. Y al­gu­nas fi­gu­ras, co­mo mi pá­ja­ro de plu­mas bri­llan­tes, des­pier­tan es­te po­der adi­vi­na­to­rio, una de las po­ten­cias dur­mien­tes del alma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.