La ca­sa de to­dos

El tea­tro de­be ser un si­tio de en­cuen­tro don­de se pri­vi­le­gie no so­lo la pro­duc­ción de con­te­ni­dos, sino la crea­ción co­mo una ma­ne­ra de en­ten­der nues­tro lu­gar en el mun­do. Vien­tos de re­no­va­ción pa­ra una de las com­pa­ñías em­ble­má­ti­cas del país.

Arcadia - - OPINIÓN - Andrea Maus­sa* Bo­go­tá *Pe­rio­dis­ta.

El rum­bo pa­ra la com­pa­ñía ar­tís­ti­ca es­tá plan­tea­do. Pre­sen­tar los me­jo­res con­te­ni­dos de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, pe­ro so­bre to­do for­ta­le­cer­se co­mo una en­ti­dad cul­tu­ral de crea­ción. Esa am­bi­ción se ha tra­du­ci­do no so­lo en una pro­gra­ma­ción pen­sa­da pa­ra se­guir res­pe­tan­do la di­ver­si­dad de pú­bli­cos y de in­tere­ses dis­tin­tos que con­ver­gen en el tea­tro, sino en ejer­ci­cios y alian­zas con nue­vos ac­to­res.

Pa­re­cie­ra que el tea­tro es­tá en una re­vi­ta­li­za­ción cons­tan­te, y, por su­pues­to, to­do em­pie­za por la pro­gra­ma­ción. Las nue­vas pro­pues­tas ar­tís­ti­cas han da­do es­pa­cio in­clu­so a Mi pu­ta obra, de Daniel Sam­per Os­pi­na, una sá­ti­ra po­lí­ti­ca que ha re­sul­ta­do muy exi­to­sa, una obra per­ti­nen­te pa­ra la reali­dad po­lí­ti­ca ac­tual. El re­lan­za­mien­to de Fri­da, una pro­pues­ta de Flora Mar­tí­nez so­bre la vi­da de Fri­da Kah­lo, y Mu­je­res a la plan­cha, una pues­ta en es­ce­na que aho­ra cuen­ta con mú­si­ca en vi­vo, so­bre las can­cio­nes ro­mán­ti­cas de los años se­ten­ta y ochen­ta.

Pa­ra Ni­co­lás Montero, nue­vo di­rec­tor, el con­te­ni­do tea­tral que se pre­sen­ta es­tá en re­des­cu­bri­mien­to cons­tan­te. “Hay una fra­se de Jaume Vall­cor­ba –edi­tor fa­lle­ci­do de Acan­ti­la­do y Qua­derns Cre­ma–: “Mi tra­ba­jo co­mo edi­tor es pre­sen­tar­le al pú­bli­co un con­te­ni­do que to­da­vía no sa­be que le va a gus­tar, pe­ro que se­ría muy bueno que le gus­ta­ra”. En el tea­tro fun­cio­na de ma­ne­ra si­mi­lar: es una ten­sión cons­tan­te en­tre lo que se quie­re y lo que se pue­de pro­po­ner, se tra­ta de bus­car y cru­zar pú­bli­cos”.

Pe­ro es­te es un año de nue­vas apues­tas, una de las más im­por­tan­tes es con­fir­mar la im­por­tan­cia de la crea­ción en di­fe­ren­tes ám­bi­tos, ade­más del tea­tral. Así na­ció un pro­yec­to, en alian­za con la Se­cre­ta­ría Dis­tri­tal de Edu­ca­ción, que re­afir­ma a los pro­fe­so­res co­mo crea­do­res que se ven re­pre­sen­ta­dos e iden­ti­fi­ca­dos en su obra: el sa­lón de cla­se, sus alum­nos y to­do lo que su­ce­de allí.

En es­te pro­yec­to, el Tea­tro ka­cio­nal plan­teó una metodología de sie­te ta­lle­res ela­bo­ra­dos a par­tir de un len­gua­je crea­ti­vo dis­tin­to. La trans­for­ma­ción del cuer­po en la edu­ca­ción; los jue­gos tea­tra­les y la im­pro­vi­sa­ción co­mo una ma­ne­ra de pri­vi­le­giar el aquí y el aho­ra, un mo­men­to en el que se jue­ga y se apren­de; el len­gua­je au­dio­vi­sual que pro­po­ne apro­ve­char al má­xi­mo la ma­ne­ra en que hoy se cuen­tan las his­to­rias; un ta­ller de eco­lo­gía pa­ra en­ten­der que una re­la­ción sa­na con nues­tro en­torno es fun­da­men- tal; apre­ciar los co­no­ci­mien­tos y las his­to­rias lo­ca­les que hay en ca­da re­gión y apren­der de ellas; de­can­tar y ex­pli­car qué sig­ni­fi­ca la apues­ta del dis­tri­to: Bo­go­tá co­mo ciu­dad edu­ca­do­ra y la úl­ti­ma, es­ce­no­tec­nia: una sa­la de tea­tro y un au­la son es­pa­cios que pue­den trans­for­mar­se se­gún el con­te­ni­do que se quie­ra mos­trar.

Hoy, des­pués de una con­vo­ca­to­ria que tu­vo lu­gar a fi­na­les del año pa­sa­do, 169 maes­tros de dis­tin­tos co­le­gios re­ci­ben es­tos ta­lle­res. La idea es que co­noz­can to­das las pro­pues­tas, pe­ro pro­fun­di­cen en un so­lo len­gua­je, du­ran­te tres me­ses, y al fi­na­li­zar pre­sen­ten un pro­yec­to que desa­rro­lla­rán con sus alum­nos. Por ca­da len­gua­je se es­co­ge­rán dos pro­yec­tos que se pre­sen­ta­rán al pú­bli­co, en La Cas­te­lla­na, en una ac­ti­vi­dad si­mi­lar a una char­la ted, en la que los pro­fe­so­res ha­bla­rán so­bre los re­tos, las di­fi­cul­ta­des y los apren­di­za­jes ob­te­ni­dos al fi­na­li­zar es­ta ex­pe­rien­cia.

Re­con­quis­tan­do a la au­dien­cia

Que el tea­tro nos trans­for­me pue­de so­nar pa­ra mu­chos co­mo una re­dun­dan­cia. En teo­ría, los en­cuen­tros ar­tís­ti­cos nos cam­bian, pe­ro en la prác­ti­ca de­ben, al igual que otros sec­to­res, rein­ven­tar­se. Con es­te pro­pó­si­to na­cen pla­nes co­mo el pro­gra­ma de fi­de­li­za­ción del Tea­tro ka­cio­nal usan­do la pla­ta­for­ma de Leal, una ma­ne­ra de fi­de­li­zar la re­la­ción de los asis­ten­tes a sus tres sa­las: La Cas­te­lla­na, Fanny Mi­key y La Ca­sa del Tea­tro Na­cio­nal. Fun­cio­na con una tar­je­ta o con un có­di­go qr en la que los usua­rios pue­den acu­mu­lar pun­tos y re­di­mir­los en bo­le­te­ría de tea­tro. Des­de su inau­gu­ra­ción, en enero pa­sa­do, el pro­gra­ma cuen­ta ya con 7.394 sus­crip­to­res.

“Las tar­des de tea­tro y li­bro”, en alian­za con la edi­to­rial Pen­guin Ran­dom Hou­se, es otro de los pla­nes que in­cor­po­ra­rá el tea­tro. La idea es que cier­tos con­te­ni­dos de la edi­to­rial sean adap­ta­dos a obras y arran­ca­rá con Tra­ta­do de cu­li­na­ria pa­ra mu­je­res tris­tes, del es­cri­tor an­tio­que­ño Héc­tor Abad Fa­cio­lin­ce. Los asis­ten­tes po­drán es­cu­char al au­tor en un con­ver­sa­to­rio, ver la obra y ade­más te­ner ac­ce­so a sus li­bros, en un mis­mo es­pa­cio.

El ca­mino de trans­for­ma­ción, que ya re­co­rre el tea­tro, es­tá ba­sa­do en la so­li­da­ri­dad que es­tá de­trás de las alian­zas. Gra­cias a eso, es­te año ha si­do un se­mi­lle­ro de nue­vos em­pren­di­mien­tos, un tra­ba­jo que de­pen­de de ac­to­res, di­rec­to­res, asis­ten­tes y los pro­pios tra­ba­ja­do­res del tea­tro pa­ra lo­grar que el Tea­tro ka­cio­nal si­ga sien­do la ca­sa de to­dos. Co­mo lo di­ce Montero: “Mi re­to más gran­de al fren­te del tea­tro es que to­dos en­ten­da­mos que ne­ce­si­ta­mos ins­ti­tu­cio­nes co­mo es­ta, ne­ce­si­ta­mos de es­tos es­ce­na­rios for­ta­le­ci­dos don­de po­da­mos re­pre­sen­tar lo que nos di­vier­te, lo que nos an­gus­tia. La crea­ción es una de las po­cas co­sas que pue­de ga­ran­ti­zar que el si­glo xxi sea un po­co me­jor que el xx”.

(Vea la pro­gra­ma­ción com­ple­ta aquí: http://www. tea­tro­na­cio­nal.com.co/in­dex.php/en/) •

Nues­tras mu­je­res, de Ma­rio Mor­gan, con Ger­mán Ja­ra­mi­llo, Luis Fer­nan­do Hoyos y Víc­tor Ma­lla­rino.

Flora Mar­tí­nez es Fri­da en La Cas­te­lla­na, y John Álex To­ro y Cé­sar Mo­ra son Con­ver­sa­cio­nes con ma­má, en el Tea­tro Fanny Mi­key de la 71, en Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.